Saltar al contenido

Barry Horne no ha muerto!

Publicación: 7 noviembre, 2020 |

El activista Barry Horne, un pionero de la lucha por los derechos animales y miembro activo de ALF perdura en la memoria de las personas comprometidas con la Liberación Animal

Barry Horne

El 5 de noviembre de 2001, el activista de los derechos de los animales Barry Horne murió a causa de las complicaciones de una huelga de hambre para presionar al gobierno del Reino Unido para que se comprometiera a detener las pruebas con animales en un plazo de 5 años.

Barry Horne [17 de marzo de 1952] fue un activista británico en favor de los derechos de los animales que murió a causa de una falla del hígado en el hospital Ronkswood, Worcester en noviembre de 2001, después de protagonizar 4 huelgas de hambre, mientras cumplía una sentencia de 18 años de cárcel por colocar dispositivos incendiarios. Horne dijo que su meta era persuadir al gobierno británico de llevar a cabo una discusión pública sobre las prácticas de prueba en animales en el Reino Unido, algo que el Partido Laborista prometió cuando llegó al poder en 1997

Barry Horne

Participó en 4 huelgas de hambre, la más larga que duró 68 días, mientras cumplía una sentencia de prisión de 18 años por una campaña de incendio provocado contra la industria de la piel. Barry era un activista que se involucró en una amplia variedad de tácticas, pero se hizo conocido por participar en acciones de alto perfil de ALF y ARM, Milicia de Derechos de los Animales, que finalmente lo llevaron a su arresto y una sentencia de 18 años.

«La lucha no es por nosotros, no por nuestros deseos y necesidades personales. Es por cada animal que alguna vez ha sufrido y muerto en los laboratorios de vivisección, y por cada animal que sufrirá y morirá en esos mismos laboratorios a menos que terminemos con este malvado negocio ahora. Las almas de los muertos torturados claman justicia, el clamor de los vivos es libertad. Podemos crear esa justicia y podemos brindar esa libertad. Los animales no tienen a nadie más que a nosotros. No les fallaremos.»

Barry Horne

Preocupación por los animales de Northampton

Horne se interesó por los derechos de los animales a la edad de 35 años, cuando su segunda esposa, Aileen, lo convenció de que asistiera a una reunión de liberación animal. Después de ver videos de pruebas con animales, decidió volverse vegetariano y saboteador. Se convirtió en miembro activo de Northampton Animal Concern en la primavera de 1987, que organizó una redada en un laboratorio de Unilever y formó piquetes contra Beatties, una tienda que vendía abrigos de piel.

Rocky el delfín

Horne llamó la atención del público por primera vez en 1988, cuando trató de rescatar a Rocky, un delfín mular capturado en 1971 frente al Panhandle de Florida y luego mantenido durante 20 años, la mayor parte del tiempo solo, en una pequeña piscina en Marineland, en Morecambe, Lancashire. Horne y otros cuatro activistas planearon trasladar a Rocky, que pesaba 290 kg, 200 yardas desde la piscina hasta el mar, usando una escalera, una red, una camilla casera y un Austin-Rover Mini Metro alquilado.

Horne y sus amigos ya habían estado visitando el delfinario en secreto por la noche, metiéndose en la piscina con el delfín en un esfuerzo por conocerlo. En la noche de la acción, después de llegar a la alberca con su equipo, se dieron cuenta de que la logística del operativo se les escapaba y se fueron sin Rocky. Un coche de la policía los detuvo en el camino de regreso a su automóvil, que contenía una gran camilla para delfines para la cual, como dijo uno de los activistas, «no teníamos una explicación legítima«. Después de un juicio de cinco días, fueron condenados por conspiración para robar el animal. Horne, Jim O’Donnell, Mel Broughton y Jim Buckner fueron multados con 500£, y Horne y Broughton recibieron una sentencia adicional condicional de seis meses.

«El capitalismo y la explotación animal van de la mano en el camino: entre ambos no hay ganancia en la vida sino sólo en la muerte; no se puede tener ganancia fácil con la comprensión, sino sólo con la destrucción de las cosas, no se puede hacer funcionarlas finanzas y jugar en la bolsa aplicando ideales de paz y compasión cuando el dinero viene del sufrimiento, del dolor y de la guerra. Algunos creen que como nos importan las cosas y estamos en lo justo, venceremos un día inevitablemente.»

Horne y los demás continuaron con su misión de liberar a Rocky, y en 1989 lanzaron la Campaña del Delfinario de Morecambe, formando piquetes en el delfinario, repartiendo folletos a los turistas, organizando manifestaciones y presionando al consejo local. Al perder la venta de boletos, la administración de Marineland finalmente acordó vender el delfín por 120.000£, dinero que se recaudó con la ayuda de varias organizaciones benéficas de animales, incluida la Fundación Born Free, y con el apoyo del periódico Sunday, que lanzó el » Into the Blue «para liberar a los delfines cautivos de Gran Bretaña. En 1991, Rocky fue trasladado a una reserva de 80 acres, 320.000 m2 en las Islas Turcas y Caicos, y después liberado. En unos días se le vio nadando con una manada de delfines salvajes. Peter Hughes, de la Universidad de Sunderland, cita la campaña de Horne como un ejemplo de cómo la promoción de la perspectiva de los derechos de los animales creó un cambio de paradigma en el Reino Unido hacia ver a los delfines como «actores individuales» que deberían ser vistos en la naturaleza si los turistas quieren interactuar con ellos. Como resultado, escribe Hughes, ahora no hay delfines cautivos en el Reino Unido.

Incursión de Harlan Interfauna

Junto con Keith Mann y Danny Attwood, Horne formó parte de una pequeña célula del Frente de Liberación Animal que allanó Harlan Interfauna, una empresa británica en Cambridge que suministra órganos y animales de laboratorio, el 17 de marzo de 1990, cuando Horne cumplía 38 años. Los activistas ingresaron a las unidades de animales de Interfauna a través de agujeros que perforaron en el techo, sacando 82 cachorros beagle y 26 conejos. También eliminaron documentos que listaban a los clientes de Interfauna, que incluían Boots, Glaxo, Beechams y Huntingdon Research Center, así como varias universidades. Un veterinario que era partidario de ALF quitó los tatuajes de las orejas de los perros y los dispersó a nuevos hogares en todo el Reino Unido. Como resultado de las pruebas encontradas en el lugar y en una de las casas de los activistas, Mann y Attwood fueron condenados por conspiración para robar y fueron condenados a nueve meses y 18 meses respectivamente.

Una foto del Frente de Liberación Animal después de una redada de Keith Mann y Barry Horne sacando 82 beagles y 26 conejos de Interfauna en Cambridge en la Noche de San Patricio, 1990. PD/ALF

Redada de Exeter College

Horne fue uno de los manifestantes que atacaron una conferencia de investigación animal en Exeter College, Oxford. Volcaron mesas y rompieron 50 botellas de clarete añejo, después de luchar con la policía para invadir la sala de conferencias. Horne y otras cinco personas fueron acusadas de desorden violento.

1991: Encarcelamiento

En 1991, Horne fue condenado a tres años por posesión de sustancias explosivas. Su actitud pareció endurecerse mientras estaba en la cárcel. En junio de 1993, escribió en el Boletín Support Animal Rights Prisoners: «Los animales continúan muriendo y la tortura continúa en una medida cada vez mayor. ¿La respuesta de la gente a esto? Más hamburguesas vegetarianas, más cerveza especial y más apatía. No hay ya ningún Movimiento de Liberación Animal. Eso murió hace mucho tiempo. Todo lo que queda son muy pocos activistas que se preocupan, que entienden y que actúan … Si no actúas, entonces toleras. Si no luchas, entonces no no ganarás. Y si no ganas, serás responsable de la muerte y el sufrimiento que seguirá y seguirá«.

Bombardeo y arresto

Después de su liberación en 1994, Horne supuestamente comenzó a operar solo. Keith Mann señaló que la naturaleza del interés de la policía en los activistas por los derechos de los animales era tal que trabajar solo era más seguro, y Horne era de todos modos un hombre reservado, feliz de salir solo y «hacer cosas«, como él dijo.

«Es demasiado fácil decir simplemente que la culpa de todos los asesinatos y de todo el sufrimiento es de ellos, que está grabada sobre sus conciencias y que pagarán todo un día. Todavía más fácil es volverse a la otra parte y no hacer absolutamente nada para pararlos. La vida no es tan simple, sobre todo para quien se preocupa de la suerte de los animales y sabe que debe hacer cualquier cosa ahora y no esperar cualquier mística y lejana fecha fatídica.»

Durante los dos años siguientes, se llevaron a cabo varios ataques nocturnos con bombas incendiarias, utilizando dispositivos incendiarios caseros, en Oxford, Cambridge, York, Harrogate, Londres, Bristol, así como en Newport y Ryde en la Isla de Wight. Los ataques se dirigieron a tiendas Boots, Halfords, tiendas que venden artículos de cuero y tiendas administradas por organizaciones benéficas de investigación del cáncer. Algunos de los ataques fueron reivindicados por Animal Rights Militia, un nombre utilizado por activistas que no están dispuestos a acatar la política de no violencia del Animal Liberation Front. Mann escribe que «no era ciencia de cohetes» deducir que Horne tuvo algo que ver con los ataques, porque muy pocos activistas estaban dispuestos a plantar dispositivos incendiarios, y se sabía que Horne era uno de los más duros que lo haría. Por lo tanto, la policía lo observaba de cerca. Según Mann, Horne sabía que lo atraparían, pero veía el activismo por los derechos de los animales como una guerra y estaba dispuesto a convertirse en una víctima. La policía allanó su casa en Swindon, Wiltshire después de la campaña de bombardeos en la Isla de Wight, y al parecer encontró material que abogaba por tales ataques, pero no fue acusado. La policía lo mantuvo bajo vigilancia y fue arrestado en julio de 1996 y acusado de colocar dos artefactos incendiarios en el centro comercial Broadmead en Bristol, uno en una tienda benéfica y el segundo en British Home Stores, que iba a explotar a medianoche, cuando supuso estarían vacíos. La policía encontró otros cuatro dispositivos en sus bolsillos.

1997: sentencia de 18 años

El juicio de Horne por incendio provocado comenzó el 12 de noviembre de 1997, seis semanas después del final de la segunda huelga de hambre, en Bristol Crown Court. Se declaró culpable de intento de incendio provocado en Bristol, pero negó su participación en los ataques de la Isla de Wight. Aunque no hubo evidencia directa que vincule a Horne con los incidentes de la Isla de Wight, la fiscalía argumentó con éxito que los dispositivos utilizados en Bristol y la Isla de Wight eran tan similares que Horne debería ser considerado responsable de ambos. Fue sometido a 14 ruedas de identificación, pero no fue acusado en ninguno de ellos.

«Cada día de cada mes de cada año hay personas que abandonan su tranquila seguridad y deciden emprender el arduo camino que lleva a la liberación de todos los animales. Un camino lleno de obstáculos y trampas que es ése de la acción directa por la liberación de los animales. El largo camino hacia la victoria que es única visión para poner fin al sufrimiento y parar esta masacre.»

El juez Simon Darwall-Smith lo describió como un «terrorista urbano«, aunque también dijo: «Acepto que no tuvo la intención de atacar la vida humana«. El 5 de diciembre de 1997, el juez dictó una sentencia de 18 años, la más larga impuesta a cualquier manifestante por los derechos de los animales. Debido a la similitud entre los dispositivos de Bristol y otros usados ​​en la Isla de Wight, Horne también fue acusado de haber causado daños estimados en 3 millones de £ en 1994 al destruir una sucursal de Boots the Chemists en Newport, porque la compañía testea sus productos en animales. Además, fue acusado de haber prendido fuego a grandes almacenes de la isla que vendían abrigos de piel. En su juicio, admitió los cargos de Bristol, pero negó su participación en los ataques de la Isla de Wight, que habían sido reclamados por Animal Rights Militia. Robin Webb de Animal Liberation Press Office escribió que él mismo escapó por poco de un cargo de conspiración por los mismos incidentes.

La carta de Barry

Siempre es más fácil ver las razones por las que no podemos tener éxito. Siempre es más fácil encogernos de hombros y creer que lo mejor que podemos hacer es intentarlo, casi como un gesto simbólico. Sin creer en el éxito, el éxito se vuelve tan difícil de lograr, casi imposible. Un poco como Animal Liberation realmente, un concepto imposible. Sabemos que no es así, ¿o por qué estamos luchando? Nunca debemos tener miedo de tener éxito o creer que podemos tener éxito. ¿Y nunca deberíamos tener miedo de alcanzar las estrellas? si eso es lo que se necesita. Con esta huelga de hambre le estamos diciendo al gobierno de este país que lo queremos todo y no aceptaremos nada menos que el éxito. ¿Cómo podemos pedir menos? Hacerlo es condenar a tantos animales a una vida de sufrimiento y muerte. Créame, ha llegado el momento de alcanzar esas estrellas y creer que es posible.

«Y gracias al sacrificio y al empeño de todas estas personas, el camino se hace siempre más breve, la victoria se avecina y el movimiento para la Liberación de Animales se vuelve siempre más fuerte y determinado, mientras quien abusa de los animales es atemorizado por la resuelta fe en la victoria de aquéllos.»

Mucha gente dice que esta protesta no puede tener éxito porque al gobierno no le importa, no cederán y no sienten nada por los animales. Otros dicen que el objetivo que pedimos es demasiado, deberíamos pedir menos, apuntar a un objetivo más fácilmente alcanzable. Dicen que no se puede esperar todo; vamos a dar un paso a la vez. Mi respuesta a esta última es que hemos hecho exactamente eso durante años. Hemos dado un paso a la vez en el largo camino que hemos recorrido por la justicia en los laboratorios. Y ahora hemos llegado al punto en el que estamos a la vista de nuestro objetivo. No hay más pasos que tomar excepto este, el paso final para la abolición total de la vivisección. No cometer errores. El objetivo de esta huelga de hambre no es exigir algo que no se puede dar. Porque somos personas razonables y, como tales, no exigimos una solución instantánea. En cambio, decimos «dentro de un período de tiempo acordado«. Eso significa exactamente lo que dice, sin dobleces, sin promesas vacías, sin tratos secretos. Danos un límite de tiempo que sea aceptable y danos tu palabra.

Al gobierno laborista le diría esto; has tratado al movimiento de los derechos de los animales, a los miles y miles de amantes de los animales en este país de la manera más miserable. En los meses previos a las elecciones, dijiste tantas cosas buenas, nos hiciste promesas y promesas, nos aseguraste una y otra vez tus honorables intenciones hacia los animales. Y te creímos. Por eso miles y miles de personas votaron por ti con gusto creyendo que por fin había un gobierno que cumpliría su palabra y ayudaría a los animales. Nos has defraudado y has traicionado a los animales a los que prometiste ayudar. No olvidaremos esto; no es suficiente decir que aún no ha tenido tiempo para hacer lo que prometió. Sus palabras desde la elección lo demostraron, sólo nos hablan de una falta de sentimiento por los animales. Nos dices que no son una prioridad. Para los miles que le dieron sus votos, son de hecho una prioridad y sería prudente recordar esto. Así que demuéstranos ahora que sois hombres y mujeres de honor, que tenéis compasión, que estáis comprometidos a acabar con el sufrimiento de los animales en los laboratorios de vivisección. Sobre este tema habla con nosotros y te escucharemos pero no vuelvas a traicionar a los animales ni a nosotros, o no lo olvidaremos.

Para la Liberación Animal siempre !!

Barry Horne

Editorial Cultura Vegana
www.culturavegana.com

FUENTES BIBLIOGRÁFICAS

1- news.bbc.co.uk, «Barry Horne: the background«, BBC News, 11 de marzo de 2003

2- theguardian.com, «To the death«, The Guardian, 7 de noviembre de 2001

3- publico.es, «Barry Horne, un activista animal a prueba de bombas«, Henrique Mariño, 5 de noviembre de 2009

4- lluviacontruenosradio.org, «Barry Horne (segunda parte)«, Radio, 13 de marzo de 2020

5- upi.com, «Fox developing eco-terrorism drama«, Kristen Butler, 11 de septiembre de 2013


Comparte este post sobre Barry Horne en redes sociales

Valora este contenido...

(Votos: 0 Promedio: 0)

...y compártelo