Saltar al contenido

La dieta de Nicholson

Última edición: 11 noviembre, 2022 | Publicación: 7 noviembre, 2022 |

Entre los menos conocidos, pero sin embargo entre los más estimables, de los defensores de los derechos de las especies oprimidas y los heraldos del amanecer de un día mejor.

George Nicholson [1760–1825]

George Nicholson, el humilde impresor de Yorkshire, que emprendió la impopular y poco remunerada labor de publicar para el mundo las penas y sufrimientos de las razas no humanas, reclama nuestro gran respeto y admiración. Tiene también otro título (superior sólo a su mérito humanitario) a la gratitud de la posteridad por haber sido el creador de literatura barata de la mejor clase y de la clase más instructiva, que, tanto por el precio como por la forma, fue adaptada para amplia circulación.

Nicholson nació en Bradford. Pronto instaló una imprenta y comenzó la publicación de su Literary Miscellany, “que no es, como el nombre podría inducir a suponer, una revista, sino una serie de antologías variadas con algunas de las joyas de la literatura inglesa”. El tamaño es pequeño de 18 mo, apenas demasiado grande para el bolsillo del chaleco. La impresión fue un hermoso ejemplar del arte tipográfico, y para las ilustraciones buscó la ayuda de los mejores artistas. Fue uno de los patrocinadores de Thomas Bewick, algunos de cuyos trabajos más selectos se encuentran en los folletos publicados por Nicholson. También emitió 125 tarjetas, en las que se imprimieron sus piezas favoritas, luego incluidas en Literary Miscellany. Este «ensamblaje de bellezas clásicas para el salón, el armario, el carruaje o the shade» se hizo muy popular y se extendió a veinte volúmenes. El plan de emitirlos en números separados permitió a los individuos hacer su propia selección, y se encuentran encuadernados en todas las variedades posibles. Los juegos completos ahora son raros y muy apreciados por los coleccionistas”.

De sus muchas publicaciones útiles se pueden enumerar: Stenography: The Mental Friend and Rational Companion, que consta de máximas y reflexiones relacionadas con la conducta de la vida. 12mo. The Advocate and Friend of Woman. 12mo. Directions for the Improvement of the Mind. 12mo. Juvenile Preceptor. Tres vols., 12mo. Los libros que nos conciernen ahora son: On the Conduct of Man to Inferior Animals (Manchester, 1797: esta edición fue adornada con un grabado en madera de la mano de Bewick). Y su magnum opus, aparecida en el año 1801, bajo el título de The Primeval Diet of Man: Arguments in Favour of Vegetable Food; with Remarks on Man’s Conduct to [other] Animals; with Remarks on Man’s Conduct to [other] Animals (Poughnill, cerca de Ludlow).

El valor de The Primeval Diet fue realzado por la adición, en un número posterior, de un tratado On Food (1803), en el que se dan recetas para la preparación de “cien sustancias perfectamente apetecibles y nutritivas, que pueden obtenerse fácilmente en cualquier momento”. Un gasto muy por debajo del precio de las extremidades de nuestros compañeros animales… Algunas de las recetas, debido a su forma simple, no serán adoptadas ni siquiera por aquellos en el rango medio de la vida. Sin embargo, pueden ser valiosas para muchos de escasos ingresos, que desean evitar los males de la miseria, o hacer una reserva para la compra de libros y otros placeres mentales”. También publicó un tratado On Clothing, que contiene muchos consejos sensatos y prácticos sobre un tema importante.

Nicholson residió sucesivamente en Manchester, Poughnill y Stourport, y murió en el último lugar mencionado en el año 1825. «Poseía», dice un escritor en The Gentleman’s Magazine (XCV), «en un grado eminente, fuerza intelectual, con benevolencia universal y rectitud de conducta inquebrantable”. El erudito bibliógrafo, a quien estamos en deuda por este breve aviso, resume así el carácter de sus trabajos: “En todos sus escritos, la pureza y la benevolencia de sus intenciones se manifiestan de manera sorprendente. Cada tema que tomó a mano fue pensado de manera independiente y sin referencia a puntos de vista o prejuicios actuales”. [1]

En su breve prefacio, el autor expresa así su triste convicción de la probable inutilidad de sus protestas:

“Se comprenden plenamente las dificultades para remover prejuicios arraigados, y la ineficacia de la razón y el argumento, cuando se oponen a las opiniones habituales establecidas sobre la aprobación general. De ahí que la causa de la humanidad, por muy celosamente que se la alegue, no será promovida materialmente. No halagados por la esperanza de despertar una impresión en la mente del público, la siguiente compilación está dedicada a los Pocos generosos y comprensivos, cuyas opiniones no se han fundado en creencias implícitas y aceptación común: cuyos hábitos no están fijados por la influencia de falsas y perniciosas máximas o ejemplos corruptos: que no son sordos a los gritos de la miseria, despiadados a la inocencia doliente, ni indiferentes a los relatos de violencia, tiranía y asesinato”.

En toda la literatura del humanitarismo, nada puede ser más impresionante para el lector simpatizante que este dejar constancia por parte de estos espíritus más nobles de su profunda conciencia del letargo moral del mundo que los rodea, y su triste convicción de lo prematuro de su intento de regenerar eso. En sus dos obras principales, elige juiciosamente, en su mayor parte, el método de compilación y de presentar de forma concisa y completa las opiniones de sus antecesores humanos, de diversas mentes y épocas, en lugar de la presentación de su propia obra individual. sentimientos Con razón creía que la gran mayoría de los hombres se deja influir más por la autoridad de grandes nombres que por argumentos dirigidos simplemente a su conciencia y razón. Intercala, sin embargo, reflexiones filosóficas propias, siempre que se presenta la ocasión. Así, bajo el título de “Remarks on Defences of Flesh-eating” (Observaciones sobre las defensas del consumo de carne), se deshace bien de las excusas comunes:

“El lector reflexivo no esperará una refutación formal de las objeciones comunes, que no significan nada, como, ‘Habría más infelicidad y matanza entre los animales si no los mantuviéramos bajo las regulaciones y el gobierno adecuados’. ¿Dónde encontrarían pastos si no abonásemos y cerrásemos la tierra para ellos? & c.» La siguiente objeción, sin embargo, puede merecer atención: «Los animales deben morir, y no es mejor para ellos vivir un corto tiempo en la abundancia y la comodidad, que estar expuestos a sus enemigos, y sufrir en la vejez para arrastrar ¿sobre una vida miserable?» La vida de los animales en estado natural es muy rara vez miserable, y se argumenta una disposición bárbara y salvaje a cortarlos prematuramente en medio de una existencia agradable y feliz; especialmente cuando reflexionamos sobre los motivos que la inducen. En lugar de una preocupación amistosa por promover su felicidad, su objetivo es la gratificación de sus propios apetitos sensuales. Cuán inconsistente es vuestra conducta con el principio fundamental de la pura moralidad y la verdadera bondad (que algunos de vosotros profesáis ridículamente): todo lo que queráis que los demás os hagan, hacédselo también vosotros a ellos. Ningún hombre se convertiría voluntariamente en alimento de otros animales; por lo tanto, no debe aprovecharse de ellos. Los hombres que se consideran miembros de la naturaleza universal y eslabones de la gran cadena del Ser, no deben usurpar el poder y la tiranía sobre los demás, seres naturalmente libres e independientes, por inferiores que sean en intelecto o fuerza… Argumentó que ‘el hombre tiene un permiso, probado por la práctica de la humanidad, para comer la carne de otros animales y, en consecuencia, para matarlos; y como hay muchos animales que subsisten enteramente de los cuerpos de otros animales, la práctica está sancionada entre la humanidad.’ Debido al estado actual muy bajo de moralidad de la raza humana, hay muchos males que es el deber y negocio de las edades ilustradas para erradicar. Los diversos refinamientos de la sociedad civil, las numerosas mejoras en las artes y las ciencias y las diferentes reformas en las leyes, la política y el gobierno de las naciones, son pruebas de esta afirmación. Es obvio que la humanidad, en la etapa actual de vida pulida, actúa en violación directa de los principios de justicia, misericordia, ternura, simpatía y humanidad, en la práctica de comer carne. Quitar la vida a cualquier ser feliz, cometer actos de depredación y ultraje, y abandonar todo sentimiento y sensibilidad refinados, es degradar a la especie humana por debajo de su profesa dignidad de carácter; pero devorar o comer cualquier animal es una violación adicional de esos principios, porque es el extremo de la ferocidad brutal. Tal es la conducta de la más salvaje de las fieras y de la más inculta y bárbara de nuestra propia especie. ¿Dónde está la persona que, con serenidad, puede oírse comparar en disposición con un león, una hiena, un tigre o un lobo? Y, sin embargo, cuán exactamente similar es su disposición.

“La humanidad finge rebelarse ante los asesinatos, ante el derramamiento de sangre y, sin embargo, con entusiasmo y sin remordimientos, se alimenta del cadáver después de que ha pasado por el proceso culinario. ¡Qué ceguera mental se apodera de la raza humana, cuando no percibe que todo festín de sangre es un estímulo tácito y una licencia para el mismo crimen que su fingida delicadeza aborrece! Digo fingida delicadeza, porque lo fingido es lo más evidente. La profesión de sensibilidad, humanidad, etc., en tales personas, por lo tanto, es una locura atroz. ¡Y, sin embargo, hay personas respetables entre los conocidos de todos, amables en otras disposiciones y defensores de lo que comúnmente se llama la causa de la humanidad, que son lo suficientemente débiles o prejuiciosos como para estar satisfechos con tales argumentos, en los que fundamentan las disculpas por su práctica! La educación, el hábito, el prejuicio, la moda y el interés han cegado los ojos de los hombres y chamuscado sus corazones.

“Los que se oponen a la compasión instan: ‘Si debemos vivir de alimentos vegetales, ¿qué haremos con nuestro ganado? ¿Qué sería de ellos? Serían tan numerosos que serían perjudiciales para nosotros; nos devorarían si no los matáramos y nos los comiéramos’. Pero hay abundancia de animales en el mundo a quienes los hombres no matan ni comen; y, sin embargo, no nos enteramos de que dañen a la humanidad, y se encuentra suficiente espacio para su morada. Por lo general, los caballos no se matan para comerlos y, sin embargo, no hemos oído hablar de ningún país con exceso de ellos. Rara vez se mata al cuervo y al petirrojo y, sin embargo, no llegan a ser demasiado numerosos. Si se requiriera una disminución de vacas, ovejas y otros, la humanidad encontraría fácilmente la manera de reducirlos. El ganado es en la actualidad un artículo de comercio, y su número se promueve industriosamente. Si las vacas se crían únicamente por el bien de la leche, y si sus crías llegaran a ser demasiado numerosas, que el mal sea cortado de raíz. Apenas sufren los jóvenes inocentes para sentir el placer de respirar. Que se inflija el menor dolor posible; que su cuerpo sea depositado entero en el suelo, y que se descargue un suspiro por la necesidad calamitosa que indujo el acto doloroso… La autoconservación justifica que un hombre dé muerte a animales nocivos, pero no puede justificar el menor acto de crueldad. a cualquier ser. Al despachar repentinamente a alguien cuando se encuentra en extrema miseria, hacemos un oficio amable, un oficio que la razón aprueba y que concuerda con nuestros mejores y más amables sentimientos, pero que (tal es la fuerza de la costumbre) se nos niega mostrar, aunque se nos solicite, a nuestra propia especie. Cuando ya no puedan disfrutar de la felicidad, quizás se vean privados de la vida. No supongas que en este razonamiento se incluye una intención de naturaleza pervertida. ¡No! algunos animales son salvajes e insensibles; pero que su ferocidad y brutalidad no sean la norma y el patrón de la conducta del hombre. Debido a que algunos de ellos no tienen compasión, sentimiento o razón, ¿vamos a tener compasión, sentimiento o razón?”

En otra sección de su libro, Nicholson se compromete a exponer las inconsistencias de los carnívoros, y la extraña falta de lógica de la posición de muchos manifestantes contra diversas formas de crueldad, que aprueban la mayor crueldad de todas: el salvajismo (necesario) de los carniceros:

“Las incongruencias de la conducta y opiniones de la humanidad en general son evidentes y notorias; pero cuando los escritores ingeniosos caen en los mismos errores flagrantes, nuestro arrepentimiento y sorpresa se excitan justa y fuertemente. Anexo a las impresionantes observaciones de Soame Jenyns, que se insertarán a continuación, al examinar la conducta del hombre hacia [otros] animales, nos encontramos con el siguiente pasaje:

“‘Dios se ha complacido en crear innumerables animales destinados a nuestro sustento, y de que son así, el agradable sabor de su carne a nuestro paladar, y el saludable nutrimento que administra a nuestro estómago, son pruebas suficientes; éstos, como están formados para nuestro uso, propagados por nuestra cultura y alimentados por nuestro cuidado, ciertamente tenemos derecho a privarlos de la vida, porque se les da y conserva con esa condición.

“Ahora bien, ya se ha argumentado que los cuerpos de los animales no están destinados al sustento del hombre; y las opiniones decididas de varios escritores médicos eminentes y otros refutan suficientemente las afirmaciones en favor de la salubridad de la carne de los animales. El sabor agradable de los alimentos no siempre es prueba de sus propiedades nutritivas o saludables. Esta verdad se experimenta con demasiada frecuencia en los errores cometidos por ignorancia o por accidente, en particular por parte de los niños, al comer el fruto de la mortífera belladona, cuyo sabor se asemeja a las grosellas negras y es extremadamente tentador por la belleza de su color y forma. [2]

“Que tenemos derecho a atacar la existencia de cualquier ser porque lo hemos asistido y alimentado, es una afirmación contraria a todo principio establecido de justicia y moral. Una ‘condición’ no puede hacerse sin el consentimiento mutuo de las partes y, por lo tanto, lo que este escritor denomina ‘una condición’ no es nada menos que una imposición injusta, arbitraria y engañosa. ‘Tal es la influencia mortal y estupefaciente del hábito o la costumbre’, dice el Sr. Lawrence, ‘de una cualidad tan venenosa y embrutecedora es el prejuicio, que los hombres, tal vez de ninguna manera inclinados por naturaleza a los actos de barbarie, pueden vivir sin embargo insensibles a los actos de barbarie. comisión constante de los actos más flagrantes.’… Una cocinera llorará ante una historia de aflicción, mientras está desollando una anguila viva; ¡y el devoto se burlará de la Deidad pidiendo una bendición sobre la comida suministrada por los ultrajes asesinos contra la naturaleza y la religión! Incluso las mujeres educadas, que lloran fácilmente mientras leen un cuento moral conmovedor, limpiarán la sangre coagulada, aún caliente por la vida difunta, cortarán la carne, desarticularán los huesos y arrancarán los intestinos de un animal, sin sensibilidad, sin simpatía, sin miedo, sin remordimiento. ¿Qué es más común que escuchar a este sexo más suave hablar y ayudar en la cocina de un ciervo, una liebre, un cordero o un ternero (esos reconocidos emblemas de la inocencia) con perfecta compostura? Así, el carácter femenino, por naturaleza suave, delicado y susceptible de impresiones tiernas, es degradado y hundido. Se sostendrá que en otros aspectos aún poseen las características de su sexo, y son humanos y compasivos. La inconsistencia entonces es más evidente. Ser virtuoso en algunos casos no constituye el carácter moral, sino serlo uniformemente”.

Sólo podemos permitirnos espacio para una o dos citas más de este excelente escritor. Las observaciones sobre el uso común del lenguaje, por el cual se piensa en vano ocultar la verdadera naturaleza de los platos servidos en las mesas de los ricos, son particularmente notables, porque la expresión inexacta condenada es casi universal, y que incluso, desde fuerza de la costumbre, entre los mismos dietistas reformados:

“Hay un horror natural al derramamiento de sangre, y algunos tienen aversión a la práctica de devorar el cadáver de un inocente que sufre, que los malos hábitos, la educación inadecuada y los prejuicios tontos no han superado. Lo prueba su afectado y absurdo refinamiento de llamar carne a los cadáveres de los animales. Si se ha de considerar el significado de las palabras, se trata de un grave error; porque la palabra carne es un término universal, que se aplica por igual a todas las sustancias nutritivas y sabrosas. Si se pretende expresar que todas las demás clases de alimentos son comparativamente diferentes a la carne, la intención es ridícula. Lo cierto es que la expresión propia, carne, transmite ideas de asesinato y muerte. Tampoco puede olvidarse fácilmente que, al moler el cuerpo de un compañero animal, se mastican las sustancias que constituyen los cuerpos humanos. Esta reflexión llega un poco a casa, y los comedores de carne recurren a ella a pesar de sí mismos, pero recurren a ella a regañadientes. Intentan, por lo tanto, pervertir el lenguaje para hacerlo agradable al oído, como disfrazan la carne animal con la cocina para hacerlo agradable al paladar”.

Sus reflexiones sobre la injusticia esencial (para no usar un término más fuerte) de delegar el trabajo de matar a una clase particular de hombres (a la que ya se ha hecho referencia frecuente en estas páginas) son igualmente admirables:

“Entre los carniceros, y aquellos que califican las diferentes partes de un animal como alimento, sería fácil seleccionar personas mucho más alejadas de aquellas virtudes que deben resultar de la razón, la conciencia, la simpatía y las sensaciones animales, que cualquier salvaje en la cara. ¡de la tierra! Para evitar todas las simpatías generosas y espontáneas de la compasión, se encomienda el oficio de derramar sangre a manos de un grupo de hombres que han sido educados en la inhumanidad, y cuya sensibilidad ha sido embotada y destruida por hábitos tempranos de barbarie. Así, los hombres aumentan la miseria para evitar verla, y como no pueden soportar ser ellos mismos manifiestamente crueles, o cometer acciones que hieren dolorosamente sus sentidos, encargan que las cometan aquellos que están formados para deleitarse en la crueldad, y a quienes ¡La miseria, la tortura y el derramamiento de sangre son una diversión! No aparecen ni una sola vez para reflejar que todo lo que hacemos por otro lo hacemos nosotros mismos”.

“Cuando un Buey grande y manso, después de haber resistido una fuerza de golpes diez veces mayor que la que habría matado a sus asesinos, cae al fin aturdido, y su cabeza armada es atada al suelo con cuerdas; tan pronto como se hace la herida ancha y se cortan las venas yugulares, ¿qué mortal puede, sin horror ni compasión, oír los dolorosos bramidos, interceptados por su flujo de sangre, los amargos suspiros que hablan de la agudeza de su angustia, y los gemidos profundos con fuerte ansiedad, traídos desde el fondo de su corazón fuerte y palpitante. Mira las convulsiones temblorosas y violentas de sus miembros; mira, mientras su sangre apestosa brota de él, sus ojos se vuelven oscuros y lánguidos, y contempla sus luchas, jadeos y últimos esfuerzos por la vida.

“Cuando un ser ha dado pruebas tan convincentes e innegables de terror y de dolor y agonía, ¿hay discípulo de Descartes tan curtido a la sangre, que no refute, con su conmiseración, la filosofía de ese vanidoso razonador?”. [3]

En su ensayo anterior, On the Conduct of Men to Inferior Animals, Nicholson ha recopilado de varios escritores, tanto humanos como inhumanos, un temible catálogo de atrocidades de diferentes tipos perpetradas sobre sus desvalidos dependientes por el ser que se deleita en jactarse (al menos en los países civilizados) para ser hechos “a imagen y semejanza de Dios”. Entre éstos, las infernales torturas de los vivisectores y «patólogos» tienen, quizás, la mala preeminencia, pero las crueles torturas del Matadero se acercan mucho a ellas en una atrocidad desenfrenada.

Howard Williams
The ethics of diet, 1883

NOTAS BIBLIOGRÁFICAS

1— En un esbozo de la vida de George Nicholson, contribuido a una revista de Manchester, por el Sr. W. E. A. Axon.

2— Tal vez la falacia de esta línea de apología, por parte de los dietistas ordinarios, no pueda ilustrarse mejor que con el ejemplo de las tribus devoradoras de hombres de Nueva Zelanda, África Central y otras partes del mundo, que confesamente son (o fueron) homínívoros, y que han sido citados por los viajeros como algunas de las mejores razas de hombres en el mundo. El “nutrimento saludable” de su comida humana era un argumento tan poderoso para su estómago como el “sabor agradable” era atractivo para sus paladares. Esta flagrante falacia podría ilustrarse aún más con el ejemplo del tigre devorador de hombres que, podemos imaginarnos con justicia, usaría disculpas similares para su práctica.

3— On the Conduct, &c., y The Primeval Diet of Man, &c., de George Nicholson, Manchester y Londres, 1797, 1801. El autor adopta como lema para la portada las palabras de Rousseau:

Hommes, soy humains! C’est votre premier devoir. Quelle sagesse y a-t-il pour vous hors de l’humanité?

¡Humanos, sean humanos! Es vuestro primer deber. ¿Qué sabiduría hay para vosotros sin la humanidad?


Editorial Cultura Vegana
www.culturavegana.com

FUENTES BIBLIOGRÁFICAS

1— culturavegana.com, «La ética de la dieta», Howard Williams, Editorial Cultura Vegana, Publicación: 7 julio, 2022. En la actualidad, en todas las partes del mundo civilizado, las antaño ortodoxas prácticas del canibalismo y los sacrificios humanos son contempladas universalmente con perplejidad y con horror.

2— culturavegana.com, «La dieta primigenia del hombre», George Nicholson, Editorial Cultura Vegana, Publicación: 11 noviembre, 2022. Jamás por el hombre primitivo fueron violados los derechos de hospitalidad; nunca, en su seno inocente, surgió la meditación asesina; nunca, contra la vida de sus invitados, sus amigos o sus benefactores, levantó el hacha de carnicero.

Comparte este post sobre la dieta de Nicholson en redes sociales

Nuestra puntuación
(Votos: 0 Promedio: 0)

Valora este contenido...

(Votos: 0 Promedio: 0)

...y compártelo