Saltar al contenido

El Manifiesto animalista de Corine Pelluchon sonroja a la clase política

Última edición: 14 noviembre, 2020 | Publicación: 18 septiembre, 2020 |

Manifiesto animalista es un breve ensayo de poco más de un centenar de páginas en el que la pensadora francesa Corine Pelluchon realiza un vigoroso alegato a favor de conducir la causa de la defensa de los derechos de los animales al plano de la acción política.

Corine Pelluchon sostiene que politizar la causa animalista es un cometido urgente, debido a los graves desafíos a los que se enfrenta el planeta y la humanidad con motivo del cambio climático y la crisis demográfica que ya se ha puesto de manifiesto.

«Corine Pelluchon lo explica todo absolutamente bien en apenas un centenar de páginas: para ser una alternativa válida, politizar la causa animal es imprescindible.»

Luce Lapin, Charlie Hebdo

La violencia contra los animales es un ataque directo a nuestra humanidad. Eso demuestra Pelluchon en su breve ensayo, Manifiesto animalista, pragmático, controvertido y que supone una contribución radical a la ética y a la filosofía política de todos los partidos.

Organizado en tres partes, el libro comienza con una exposición de la causa animal en nuestros días e introduce, en la primera de ellas, una sugestiva expresión: «la edad de lo viviente», para referirse a un tiempo nuevo en el que ya estamos entrando, que se caracteriza por un cambio profundo, basado en el respeto y la alteridad, en las relaciones de coexistencia e interdependencia de nuestra especie con otros seres vivos.

«Una perspectiva bella y ambiciosa.»

Isabelle Gravillon, Femme Majuscule

En la segunda parte expone las razones que justifican la politización de la cuestión animal clarificando en qué sentido debe entenderse a los animales como «sujetos políticos» aunque no como «ciudadanos». En este punto recupera la expresión –acuñada por Jennifer Wolch en 1998– «zoópolis» para designar una ética ambiental urbana que pone el acento en la comunidad mixta formada por humanos y no humanos. Finalmente, Pelluchon desgrana una serie de iniciativas políticas concretas que, a su juicio, pueden concitar un amplio consenso.

Se trata de una lectura recomendable para cualquier persona –afín al animalismo o no– interesada en conocer los nuevos movimientos sociales que, en el contexto de múltiples crisis de dimensión global como la crisis climática, la crisis demográfica, la crisis tecnológica ,… se esfuerzan por conquistar terreno en el espacio público haciendo valer perspectivas morales, culturales y políticas relativamente novedosas.

«Una de las muchas y grandes cualidades de este Manifiesto animalista es que, en todo momento, su proyecto está expuesto de manera perfectamente creíble y realizable. Precisamente por eso, la autora no se hace ninguna ilusión sobre la dificultad que supone introducir la cuestión animal en el debate político.»

Hicham-Stéphane Afeissa, Non Fiction

Luchar contra el maltrato animal es rebelarse contra una sociedad basada en la explotación, y por ello la causa animalista es una cuestión política mayor que nos concierne a todos, más allá de ideologías o conflictos de intereses. Con un estilo vivo, persuasivo e inspirador, la autora propone un camino posible y factible para llevar el debate a la esfera política con tanta claridad y urgencia como sea posible.

Corine Pelluchon nació en Barbezieux-Saint-Hilaire, Francia, en 1967. En su Manifiesto animalista sostiene que la causa animal no es sólo ética, sino algo que nos afecta como sociedad y que, por nuestro bien, debería convertirse en cuestión política.

¿En qué consiste politizar la causa animal?
Si no nos preocupamos por ellos, nos afectará tarde o temprano. Muchas de nuestras prácticas hacia los animales no sólo no son justas, sino que nos perjudican. Deberíamos cambiar, por nuestro bien.

¿Me puede poner un ejemplo?
El consumo de carne. Yo no lo criminalizo. Me molesta cuando un vegano acusa a un carnicero de ser un asesino. Pero pensemos en el consumo de carne no como un cuestión ética, sino económica: producir carne en un mundo en el que ya vivimos 8.000 millones de personas empieza a ser insostenible.

«El objetivo principal de la autora está completamente logrado en este Manifiesto animalista: le da al lector las claves que le permitirán ampliar el radio de acción del humanismo a los animales.»

Philippe Douroux, Libération

Y eso sólo se puede afrontar desde la política. Le corresponde a los gobiernos.
Si la causa animalista se queda en el activismo, no irá a ninguna parte. Necesita algo más. Además, es una estrategia equivocada.

¿Cree que podrá haber algún día grandes mayorías parlamentarias que promuevan estos cambios? En España el PACMA no tiene ni un solo diputado.
Soy optimista, porque al menos en Francia, cada vez hay más diputados sensibles al problema. Los ecologistas, muchos socialistas y algunos del partido de Macron.

Pero Macron a título personal no.
Cierto, él no está interesado en la causa animal, pero su ministro de ecología sí. Es un camino lento, pero hay avances, porque los jóvenes crecen cada vez más concienciados con el problema.

«Un libro de intervención política, tan comprometido como lúcido.»

Robert Jules, La Tribune

¿Cree que es sólo cuestión de tiempo?
Es difícil y será lento, pero no puede ser de otra manera. La politización de la causa animal exige paciencia y estrategia. Hay muchos activistas que deberían dejar de usar un lenguaje tan violento, porque no ayudan. Se trata de cambiar conciencias con argumentos y diálogo, no con insultos.

Los animalistas y sus contrarios son como el agua y el aceite, cierto es.
Hay que hablar. En Francia, los veganos y los cazadores no se hablan ni se respetan. No puedes condenar a las personas por sus decisiones o sus tradiciones. Escribí el Manifiesto animalista porque la atmósfera de violencia verbal me parecía tóxica.

En el libro compara el animalismo con la abolición de la esclavitud de Lincoln.
No son lo mismo, pero sí que me parece que hay que seguir la misma estrategia: legislar en beneficio de la mayoría, del progreso y de la justicia moral con la fuerza de los argumentos, habiendo convencido a la mayoría.

¿Le parece bien que se hagan experimentos con animales?
No estoy en contra, pero hay avances tecnológicos que hacen que a veces sea innecesario. ¿Por qué tenemos que diseccionar animales en las universidades si podemos generar un modelo 3D perfecto?

¿Qué haría con las corridas de toros?
Cambiar poco a poco. Comprendo la tradición, y que mucha gente lo siente como parte de su identidad. Pero a la vez, pediría a los taurinos que pensaran en el animal y en su subjetividad, en que siente y recibe dolor. Y en qué ayudan los toros a la sociedad.

Le dirán que el toro genera trabajo.
En Francia ocurre lo mismo con los circos o los delfinarios. ¿Pero qué clase de trabajo? ¿Y a costa de qué? Hay prácticas que ya no son útiles a la sociedad. Llevar pieles, por ejemplo. La acción política aquí sería conciliar el compromiso moral con los animales y ayudar a estos sectores a transformarse.

¿Es lo mismo un mamífero que un insecto?
Defino animal como un ser sintiente: el que puede sufrir dolor y miedo, sentirse vulnerable y experimentar alegría. Es un ser que quiere vivir. ¡Incluso los mosquitos quieren vivir! Ahora bien, es obvio que resulta más fácil empatizar con un mamífero que con un insecto.

Siempre defiende que ni los ganaderos, ni los mataderos, ni los peleteros son el enemigo. Tenemos que trabajar con ellos para ofrecerles una alternativa y hacer una transición hacia un modelo que comience a mejorar desde ya la vida de los animales, con hitos asequibles. Nuestro objetivo debe ser hacer el mínimo daño posible y, quizás algún día, en un futuro, los que vendrán después de nosotros podrán construir un mundo sin explotación animal.

Editorial Cultura Vegana
www.culturavegana.com

FUENTES BIBLIOGRÁFICAS

1- la.network, «Meditaciones sobre el manifiesto animalista de Corine Pelluchon«, Gino Servato, 29 de marzo de 2020

2- clarin.com, «Corine Pelluchon: “El coronavirus nos muestra vulnerables, pero puede traer una toma de conciencia”, Hector Pavon, 24 de abril de 2020

4- Amazon.com, «Manifiesto animalista«, Corine Pelluchon, traductor: Juan Vivanco Gefaell, Editorial : RESERVOIR BOOKS, 18 de enero de 2018

5- elperiodico.com, «La intensidad del sufrimiento animal es una vergüenza«, Núria Marrón, 24 de febrero de 2018

6- lavanguardia.com, «Hemos silenciado la voz de la piedad«, Ima Sanchís, 31 de enero de 2018

7- elmundo.es, «Comer es en un acto político«, Laura Fernández, 6/02/2018

8- culturavegana.com, «Lo que está en juego en el maltrato animal«, Capítulo I de Manifiesto Animalista de Corine Pelluchon, Editorial Cultura Vegana, Publicación: 14 noviembre, 2020 


Comparte este post sobre Corine Pelluchon en redes sociales

Valora este contenido...

(Votos: 0 Promedio: 0)

...y compártelo