Saltar al contenido

El movimiento Anonymous for the Voiceless

Publicación: 16 marzo, 2018

Anonymous for the Voiceless un movimiento mundial que se extiende por todos los continentes cuyo fin es defender a los animales y promover el veganismo difundiendo información.

Anonymous for the Voiceless es una organización por los derechos de los animales que está especializada en el activismo callejero. Surgió en abril de 2016 y ya se han hecho más de 2.200 demostraciones en diferentes ciudades del mundo (al menos 376 ciudades diferentes). Su fin es abolir la explotación animal, así como su consumo, defendiendo a los que no tienen voz para hacerlo. A través de imágenes, datos, vídeos y charlas han conseguido que más de 7.000 personas dejen de consumir productos que provienen del maltrato a los animales. Emplean la acción directa a través de distintos recursos: contacto directo, proyección de vídeos, imágenes, infografías, etc. Mediante estas acciones se informa del calvario que viven los animales por ser vistos como parte de nuestra alimentación.

ENTREVISTA A MERY COLLINS, ACTIVISTA DE ANONYMOUS FOR THE VOICELESS.

Mery Conlin es una de las activistas, junto con Yolanda Guirao, que ha traído el cubo de la verdad de Anonymous for the Voiceless a Murcia. Hemos querido hablar con ella para que nos guíe un poco en este movimiento.

P. Eres una de las organizadoras que trajo Anonymous for the Voiceless en Murcia, ¿cómo y cuándo surgió la idea de traerlo?

R. En 2016 conocí a Anonymous for the Voiceless por un video en una página de Facebook, por aquel entonces solo estaban en Australia. Yo pensé que sería una gran idea hacerlo en Murcia, pero no me sentí valiente para tomar la iniciativa de organizarlo yo. Después de una pausa bastante larga en el activismo en Murcia, me lancé en agosto del año pasado. Desde que contacté con ellos hasta ahora hay casi 200 grupos nuevos en distintas ciudades alrededor del mundo. Crece rápido.

P. ¿Qué es Anonymous for the Voiceless?

R. Es una organización internacional que se especializa en el activismo a pie de calle por los derechos animales. Nuestro icono es el Cubo de la Verdad, evento donde activistas con máscaras se colocan formando un cuadrado sosteniendo pantallas, otros activistas se encargan de estar fuera del cubo hablando con la gente que se interesa.

P. ¿Cuál es vuestro objetivo?

R. Nuestro principal objetivo es dar el mensaje de veganismo como forma de vida justa y sana para todos. Hacer pensar a las personas sobre que no debemos conformarnos con jaulas más grandes ni matarles de forma menos dolorosa, ya que el consumo y uso de animales es innecesario para nuestra vida y felicidad, la explotación animal es injusta y cruel para los animales. Enseñamos la verdad sobre las prácticas estandarizadas que viven los animales “de consumo” cada segundo de cada día. Queremos hacer reflexionar a la gente sobre el daño que les estamos haciendo a los animales innecesariamente, además de a nuestra salud y al medio ambiente.

P. ¿Desde cuándo eres vegana? ¿Qué te hizo tomar la decisión?

R. Me hice vegana en julio de 2014, ya llevaba unos meses planteándomelo pero no tenía ni idea de lo que podía comer y en las etiquetas de las cosas que yo consumía todo llevaba productos de origen animal menos la verdura, fruta y el pan. Un día conocí a un vegano en mi universidad, me explicó qué podía comer y ese mismo día me hice vegana.

P. ¿Crees que la gente es consciente de lo que consume a diario?

R. Creo que en nuestra mente nos saltamos algunos pasos, los más importantes. Por un lado tenemos en nuestra mente al animal en la granja (que además las granjas no son como nos las hacen ver en la publicidad y en los medios) y por otro lado cuando lo vemos ya en bandejas envuelto en papel de film en el supermercado. O los huevos en cajitas de 12 y de 6, la leche en tetrabricks. Hay una conexión entre esos miles de millones de animales y esos productos tan perfectamente vendidos al público, es la conexión que ayudamos a hacer.

P. ¿Cómo suele responder la gente ante las imágenes y la información que lleváis?

R. Hay respuestas de todo tipo. Lo normal de la gente que se para es sorpresa y tristeza, muchos se interesan por saber más. Tenemos unas gafas de realidad virtual que las usa bastante la gente más joven. La mayoría se marchan pensativos, sabemos que hemos plantado algunas semillas y que quizá más adelante den el paso. Algunos sí que se van convencidos, eso yo creo es lo que más nos motiva a los activistas.

P. De toda la información que manejáis y difundís, ¿cuál tiene mayor impacto?

R. La de la industria del huevo. Tenemos los videos de los trabajadores sexando a los pollitos recién nacidos en la cinta transportadora, cuando la gente ve como desechan a los pollitos macho por no servir para la industria se llevan las manos a la cabeza. Algunas personas gritan o lloran. Es increíble que mantengan todo esto oculto, la gente si supiera esto probablemente no lo financiaría.

P. ¿Habéis conseguido que alguien deje de comer animales?

R. Sí, es lo mejor de este tipo de activismo. Hacemos un recuento de la gente que se ha ido convencida, por el feedback y sus gestos se puede intuir. De momento llevamos 127 personas que se han tomado el veganismo en serio con 5 eventos en Murcia. En la mayoría de casos no lo sabemos a ciencia cierta, pero algunos se han unido al grupo de activismo, algún mensaje diciendo que le hemos hecho replantearse su forma de consumir… Estas cosas te hacen querer seguir con más ánimos y esperanza.

P. A nivel organizativo, ¿cómo funcionáis? ¿Sois una organización abierta?

R. Nos organizamos mediante un grupo de Facebook llamado AV Murcia, Spain. Todo el mundo es bienvenido a ser voluntario en nuestros eventos. Las personas que están fuera del cubo hablando con la gente deben ser veganas para poder explicar desde la experiencia algunas cuestiones importantes y para no dar mensajes contradictorios, pero para formar parte del equipo solo hace falta motivación, buena actitud y ganas de ser la voz de los animales.

P. ¿Cómo tendría que hacerlo alguien que no sea de aquí para apuntarse?

R. Actualmente hay grupos además de Murcia en Almería, Barcelona, Madrid, Murcia, Valencia y Vigo. Para ser voluntario puedes buscar “AV (Nombre de la ciudad), Spain”. Si alguien no tiene grupo en su ciudad y quiere ser organizador/a, puede hacerlo mandando un mensaje a la página de Facebook de Anonymous for the Voiceless – Español y allí dan todo lo que se necesita para empezar, además de apoyo continuo durante el proceso. El equipo es increíble.

¿Quieres estar activo y unirte a un club?
Si está interesado en involucrarse con Anonymous para los sin voz y unirse a un Cube of Truth cerca de usted, ¡hágamelo saber! También puede consultar el sitio web y Facebook para obtener más información. Recomiendo este tipo de activismo a cualquiera. Si eres nuevo en el activismo o eres un veterano experimentado, ¡hay un lugar para ti!

JOSHUA ENTIS, activista y mentor: Asegúrate de seguirme en INSTAGRAM y suscríbete a mi canal YOUTUBE para estar al día con The Compassion Tour. Además, ¡no dude en inscribirse en mi lista de correo electrónico semanal en la parte superior (derecha) de la página!

Mucho amor, ¡Este pequeño vegano!

Fuente: https://www.vegaffinity.com

Editorial Cultura Vegana
www.culturavegana.com

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios (2)

¡Excelente! A pesar de haber muchas palabras lo he analizado de
un tirón y he bajado a la zona de comentarios directamente para agradecerte esta
entrada, impresionante ! Saludos

Responder

Hola. Acabo de ver un grupo de Anonymous for the Voiceless en mi ciudad y puesto que su web está en inglés y desconozco ese idioma, escribo aquí mi comentario. Mi pregunta es ¿y las plantas? ¿quién defiende a los vegetales que torturamos y matamos para alimentarnos y que, como los peces, no tienen voz? Supongo que como parece que no se mueven, que no miran, que no oyen, no merecen el mismo respeto que los animales. ¿Y las plantas y animales que han muerto bajo el hormigón y el asfalto de las ciudades donde vivimos? ¿Quién los recuerda? ¿Y los que han muerto por culpa de la contaminación producida por las fábricas en las que se producen los aparatos electrónicos de los que se servía Anonymous for the Voiceless en su propaganda callejera?
Yo como de todo y procuro saber de dónde viene y cómo se ha obtenido la comida que consumo. Y no es tan difícil. La compro dónde sé que se ha producido de manera natural, sin usar productos químicos y con el menor sufrimiento posible de plantas y animales. Y no consumo plantas ni animales no criados y/o cultivados para servir de alimento.

Responder