Saltar al contenido

Árboles ó Tecnología

Publicación: 10 junio, 2020 |

Quizás estés a favor de la implantación generalizada de bosques alimentarios y a favor del secuestro de carbono en plantas y suelos.

Petra Nova Carbon Sequestration Project · Foto by Marble Street Studio

Quizás creas que es claramente necesario y deseable, y que las soluciones tecnológicas a gran escala, por ejemplo, Carbon dioxide Capture and Storage, CCS, la captura y el almacenamiento de dióxido de carbono, será esencial a corto y mediano plazo si se quiere evitar un daño ambiental y ecológico desastroso debido al calentamiento global y al cambio climático. Sin embargo, cada vez está más claro que es poco probable que las soluciones tecnológicas como CCS en concreto sean efectivas a gran escala y ya se consideran más como nuevas oportunidades comerciales para las compañías de combustibles fósiles que como parte de la solución a la crisis planetaria.

Bosques alimentarios, Food Forest

Un estudio presentado en una conferencia técnica de CCS en 2018 que establece los problema prácticos relacionados con un aspecto de dicha tecnología: establecer una línea de base ambiental efectiva para los embalses en alta mar, también proporciona información sobre la increíble complejidad del concepto. [1] Este estudio se basó en un reservorio geológico bajo el lecho marino en un campo de gas de Shell agotado en el Mar del Norte llamado Goldeneye. Aparentemente, este sitio fue elegido porque Shell ya disponía de información detallada sobre sus características físicas, bioquímicas y biológicas. Además, presumiblemente Goldeneye se había planeado como un proyecto de demostración a escala industrial para CCS pero (reveladoramente) «debido a cambios en la política del gobierno del Reino Unido y la financiación de estos planes aún no se han realizado». El estudio señala que «el ambiente marino que se encuentra por encima de un complejo típico de CCS en alta mar probablemente sea extremadamente grande, posiblemente cubriendo decenas a cientos de kilómetros cuadrados«. Recomienda usar ‘datos existentes, estudios acústicos, satélites, teledetección y datos derivados del modelo para mapear y describir distribuciones de hábitat, condiciones ambientales y funcionamiento del ecosistema en grandes áreas’ y que «los modelos biogeoquímicos de ecosistema acoplado también se pueden usar para extrapolar datos a través del espacio y el tiempo para determinar modos de variabilidad y tendencias mensuales, estacionales o interanuales en los parámetros bioquímicos y biológicos de estas áreas«. Esto es necesario para evaluar y monitorear el impacto general y la efectividad de la operación de un reservorio de CO2, que obviamente se establecería con la intención de almacenar CO2 de forma permanente. En particular, cualquier fuga, que podría ocurrir en cualquier lugar dentro de un reservorio, debe identificarse y remediarse rápidamente.

Uno tiene la impresión de que es muy poco probable que se lleve a cabo un proceso tan complejo y costoso de establecimiento de la línea de base y monitoreo regular.

Emisiones de CO2 a la atmósfera

Por supuesto, este estudio no examinó cómo el CO2 que ya está en la atmósfera, o que de otro modo está destinado a hacerlo, podría capturarse de manera eficiente y segura antes de su inyección sin fugas en un depósito geológico. Justo el mismo día que estaba escribiendo este artículo, el 8 de noviembre de 2019, aparecía un nuevo informe relevante en la web de Science News de una entrevista con Mark Jacobson, profesor de ingeniería civil y ambiental en la Universidad de Stanford, acerca del estudio que había realizado sobre un proyecto de demostración para eliminar el CO2 de los gases residuales de una central eléctrica de carbón en Texas [2]. La planta fue retroadaptada con un sistema de tratamiento de captura de carbono posterior a la combustión, y es una de las dos únicas centrales eléctricas con CCS en funcionamiento en el mundo. Jacobson informó que los datos de los primeros seis meses de operación mostraron que el proceso de captura de CO2 era solo un 55% eficiente en promedio, algo inferior al 85-90% que dicen asegurar las compañías que ofrecen esta tecnología. Pero además, Jacobson señala que los modelos industriales favorables al potencial de captura de carbono ignoran las emisiones del ciclo de vida completo y los impactos de la contaminación. En el caso de Petra Nova, esa es la emisión de emisiones y la contaminación del aire causada por todo lo que implica la construcción y el abastecimiento de combustible de la central eléctrica de gas que se construyó junto con la central de carbón para impulsar la tecnología de captura de carbono.

Jacobson dijo que cuando se tuvieron en cuenta estos impactos, el proyecto redujo las emisiones totales de la caldera de carbón en solo un 10%. Esta es una ganancia tan pequeña que sería más seguro y más efectivo simplemente construir energía renovable para producir la energía equivalente que proporciona la planta a carbón. O dicho de otra manera, Jacobson dice que sería mejor no hacer nada más que aumentar las entradas de contaminación del aire con proyectos ineficientes de captura de carbono.

Los Bosques alimentarios son el futuro del planeta

La instalación del sistema de reducción de emisiones de carbono de Petra Nova costó aproximadamente mil millones de dolares, sí, 1.000.000.000$, recibiendo subvenciones y préstamos de fuentes estadounidenses y japonesas, incluida una subvención de 170 millones del gobierno de EEUU bajo la ‘Iniciativa de carbón limpio‘. Está diseñado para capturar aproximadamente el 90% del CO2 emitido por los gases de combustión desviados, o aproximadamente el 33% de las emisiones totales de solo una de las calderas de la central eléctrica (aproximadamente 1,6 millones de toneladas por año de CO2). El enorme costo se justifica porque, irónicamente, el CO2 se utiliza para aumentar considerablemente la producción en un campo petrolero cercano. El gas se enfría y se comprime a un líquido supercrítico que luego se transporta a lo largo de una tubería de 81 millas al campo petrolífero West Ranch. Se bombea 5.000 pies bajo tierra donde se combina con el petróleo, disminuyendo su densidad. El petróleo extraído se procesa a través de un separador de CO2 que devuelve el gas a la formación rocosa que contenía el petróleo. Hasta ahora, la producción ha aumentado de 300 barriles a más de 4.000 barriles por día y puede alcanzar hasta 15.000. ¡Esto es locura ambiental!

Mientras tanto, las fuentes de la industria predicen que los combustibles fósiles se seguirán utilizando para producir más de la mitad de la energía mundial en 2060, [3] lo que, de ser cierto, significa que la tecnología CCS será difícil de ignorar. Pero en el caso del proyecto Petra Nova queda claro por la forma en que se describe que toda la razón de ser es ganar dinero y prolongar el uso continuo de la generación de energía a carbón.

Es evidente que la captura tecnológica de carbono es favorecida por las compañías de combustibles fósiles ricas y políticamente influyentes, sus asesores e investigadores académicos asociados. Estas compañías controlan gran parte de la tecnología involucrada en la captura de carbono. Además, los sindicatos que representan a los trabajadores en este sector ven la captura de carbono como un salvavidas que reemplaza los empleos relacionados con combustibles fósiles que se convertirán en redundantes. Por lo tanto, los activistas ambientales y otros críticos de la captura de carbono están preocupados de que la tecnología usurpe fondos públicos y privados que de otro modo podrían usarse para energía renovable, así como afianzar aún más los intereses de la industria de los combustibles fósiles.

Conclusión

Hace tres años, Plants For A Future comenzó el proyecto que ahora llamamos «Plantas para salvar el planeta«. Nos dimos cuenta de que la información sobre plantas y las motores de búsqueda que proporcionamos podrían ser parte de un movimiento global para cambiar el enfoque público de los problemas relacionados con las personas y los animales para reconocer el poder y la importancia de las plantas. Las plantas tienen el potencial de salvar al planeta a través del proceso de fotosíntesis que elimina el dióxido de carbono de la atmósfera, revirtiendo la acumulación de la quema de combustibles fósiles que está causando el calentamiento climático. Las plantas leñosas perennes, como los árboles y los arbustos, almacenan el carbono a largo plazo, especialmente si forman parte de ecosistemas permanentes donde se minimiza la alteración del suelo, de modo que el carbono también se almacena a largo plazo en los suelos. El potencial de ahorro de planeta de los árboles y los suelos se está volviendo ampliamente reconocido, y se están promoviendo esquemas de plantación y reforestación de árboles para la compensación de carbono. El concepto de bosque de alimentos, que implica la siembra mixta de plantas y árboles perennes, que luego son atendidos por personas que viven en o cerca de cada sitio, es especialmente valioso como un plan para formas de vida genuinamente sostenible para este siglo y más allá .

La introducción generalizada de los bosques alimentarios y el secuestro de carbono en plantas y suelos son claramente una parte necesaria y deseable de los esfuerzos para combatir el calentamiento global y la alteración del clima. Pero dado que implican cambios en el uso del suelo y la práctica agrícola, es probable que tomen tiempo para ponerse en marcha y que representen una diferencia significativa en las emisiones o en los niveles de gases de efecto invernadero en la atmósfera. Esto me llevó a pensar en soluciones tecnológicas a gran escala, como CCS, que podrían replicarse rápida y ampliamente y que, por lo tanto, podrían tener un papel que desempeñar en el corto y mediano plazo. Confieso que tenía dudas sobre estas tecnologías, pero mi limitada investigación inicial resultó ser muy alarmante y una llamada de atención.

Mirando específicamente la captura de CO2 de los gases residuales de las plantas de energía, a estas alturas uno podría haber esperado que hubiera docenas o cientos de proyectos en marcha. Descubrir que solo hay dos en todo el mundo, y que el que examiné fue construido principalmente para permitir aumentos en el rendimiento de un campo petrolero vecino, fue bastante impactante. Claramente, queda mucho más por aprender sobre el potencial de esta y otras tecnologías de captura de carbono, pero parece que no sería prudente depender de soluciones tecnológicas para cambiar las cosas hasta que se conviertan en nuevas formas menos destructivas y contaminantes de vivir a la ligera en el planeta. Como hemos señalado, los gobiernos y los líderes empresariales los ven en primer lugar como nuevas oportunidades comerciales en lugar de ser parte de la solución a la crisis planetaria. Su complejidad y costo (incluso si se reducen en el futuro por una tecnología mejorada) significa que es poco probable que se introduzcan rápidamente o a gran escala, y que su efectividad no se controle cuidadosamente, por lo que se reducirán los inconvenientes y su contribución a la reducción de gases de efecto invernadero. Es difícil de determinar. Para mí, esto significa que los bosques de alimentos y el secuestro de carbono en plantas y suelos tienen una vital importancia para salvar el planeta.

David Gearing
Editorial Cultura Vegana
www.culturavegana.com

Este artículo es una versión traducida del original: «Trees or Technology?» publicado en Plants For A Future el 15 de noviembre de 2019

NOTAS BIBLIOGRÁFICAS

1- Steve Widdicombe et al, «Establishing an effective environmental baseline for offshore CCS«, presentado en The 14th International Conference on Greenhouse Gas Control Technologies 21-25 October 2018, Melbourne, Australia.

2- Sciences News, Upi.com, «Carbon capture could be climate change solution, or a waste of time«, Brooks Hays, 8/11/2019

3- Power Engineering website

4- Petra Nova, «El proyecto Petra Nova es un proyecto del sector de la energía del carbón/energía limpia diseñado para reducir las emisiones de carbono de una de las calderas de una central eléctrica de carbón en Thompsons, Texas

5- Food Forest Grow, «Michael Geselbracht es un residente de toda la vida de Nanaimo, Columbia Británica. En reconocimiento a las tierras tradicionales de la Nación Snu’ney’muxw (Nanaimo) donde Michael vive y creció, se esfuerza por conectarse con el área local de una manera curativa y restauradora. Michael ve la importancia de los bosques alimentarios como una solución para honrar nuestros ecosistemas forestales locales y crear nuestros hábitats humanos que nos alimentan de manera abundante.«

6- Permacultura es un sistema de principios de diseño agrícola y económico, político y social basado en los patrones y las características del ecosistema natural. Tiene muchas ramas, entre las que se incluyen el diseño ecológico, la ingeniería ecológica, diseño ambiental, la construcción y la gestión integrada de los recursos hídricos, que desarrolla la arquitectura sostenible y los sistemas agrícolas de automantenimiento modelados desde los ecosistemas naturales.

7- Plants For A Future, «Las plantas tienen el potencial de salvar al planeta a través del proceso de fotosíntesis que elimina el dióxido de carbono de la atmósfera, revirtiendo la acumulación de la quema de combustibles fósiles que está causando el calentamiento climático. Las plantas leñosas perennes, como los árboles y los arbustos, almacenan el carbono a largo plazo, especialmente si forman parte de ecosistemas permanentes donde se minimiza la alteración del suelo, de modo que el carbono también se almacena a largo plazo en los suelos. El potencial de ahorro de planeta de los árboles y los suelos está siendo ampliamente reconocido, y se están promoviendo esquemas de plantación y reforestación de árboles para la compensación de carbono


Comparte este post en redes sociales

Valora este contenido...

(Votos: 0 Promedio: 0)

...y compártelo