Saltar al contenido

Oliver, el chimpancé víctima de los humanos

Publicación: 18 febrero, 2021 |

Los rasgos y la forma de andar de Oliver le dieron fama internacional aunque el humancé pasó por infinidad de centros donde sufrió maltrato.

Oliver fue un chimpancé que durante años recorrió las televisiones estadounidenses e incluso internacionales siendo considerado un «humanzee», el nombre que recibe la hipotética hibridación de un ser humano y un gran simio. Pruebas de ADN descartaron este supuesto años más tarde, aunque sin resolver del todo su misterio ni evitar que durante su larga vida hasta su fallecimiento en 2012, Oliver soportara malos tratos y abuso de la mayoría de personas que se relacionaron con él.

Oliver fue adquirido cuando era joven en 1970 por los entrenadores Frank Berger y Janet Berger. Supuestamente, el chimpancé fue capturado en el Congo. Algunas pruebas físicas y de comportamiento llevaron a los Berger a creer que Oliver era una criatura distinta de un chimpancé, un híbrido humano-chimpancé.

Oliver tenía un rostro más plano que los chimpancés. Tenía la costumbre de caminar bípedo mucho más a menudo que los chimpancés. Le atraían más las hembras humanas que las hembras chimpancé. Oliver tenía desarrollado un gusto por el brandy y solía servirse una taza de brandy todas las noches mientras usaba una chaqueta de fumar.

En un especial de Discovery Channel del 16 de diciembre de 2006, Janet Berger declaró que Oliver comenzó a sentirse atraído por ella cuando cumplió 16 años. Finalmente trató de aparearse con ella, se hizo evidente que Oliver ya no podía quedarse con Janet y decidieron vender a Oliver al abogado de Nueva York Tori Aden G. Mallari.

La historia de Oliver

Oliver pasó sus últimos años con otro chimpancé, una dulce hembra conocida como Raisin. La colocaron con Oliver para que la acompañara ya que su avanzada edad y los años en el laboratorio de investigación lo dejaron artrítico, mayormente ciego e incapaz de interactuar a diario con chimpancés más jóvenes y juguetones en el santuario. Sus cuidadores solían publicar online noticias de Oliver, así como fotos, debido al interés público. Participó en actividades como una fiesta de aplastamiento de sandías documentada en el boletín online de Friends of Animals, e incluso le hacían pintar.

Aunque era mayor, Oliver tenía acceso al aire libre y vivió el resto de su vida en un retiro tranquilo. Oliver murió mientras dormía y fue encontrado el 2 de junio de 2012, con Raisin a su lado, tenía al menos 55 años. Stephen René Tello, director ejecutivo de Primively Primates, declaró que Oliver sería incinerado y sus cenizas esparcidas en los terrenos del santuario.

En 2007, PETA inició una campaña contra Wallace Swett Primarily Primates después de hacerse públicas unas imágenes donde aparecían varios simios enfermos y hacinados. La denuncia llegó a los tribunales donde se demostró que parte de las donaciones recibidas por el santuario no se habían usado para mejorar la vida de los simios.

Pruebas genéticas

En 1996, mientras Oliver todavía estaba alojado en Buckshire Corporation, un genetista de la Universidad de Chicago examinó partes de su ADN y reveló que tenía los 48 cromosomas de un chimpancé normal, refutando una afirmación anterior de que tenía 47. Los chimpancés normalmente tienen 48 y los humanos normalmente tienen 46 cromosomas.

En otro estudio, se encontró que la morfología craneal, la forma de las orejas, las pecas y la calvicie de Oliver se encontraban dentro del rango de variabilidad exhibido por un chimpancé común. Más pruebas genéticas, publicadas en el American Journal of Physical Anthropology, encontraron que el ADN mitocondrial de Oliver coincidía estrechamente con el de la subespecie central de chimpancés, que vive en la República del Congo, Gabón y otras áreas de África Central.

En la historia existen otros antecedentes similares. En la década de 1920, el biólogo ruso Ilya Ivanov intentó crear un super-soldado soviético por medio de esperma humano y una hembra chimpancé.

Lo mismo ocurrió en China en 1967, cuando una hembra primate quedó embarazada de un híbrido humano, falleciendo cuando los científicos encargados se vieron obligados a abandonar el proyecto tras el estallido de la Revolución Cultural. El psicólogo de la Univesidad de Albany especializado en comportamiento animal Gordon G. Gallup, y que también tuvo contacto con Oliver, reconoció en una entrevista que el primer híbrido humano-simio se había creado en un laboratorio de Florida en los años 30. 

Editorial Cultura Vegana
www.culturavegana.com

NOTAS BIBLIOGRÁFICAS

1- wikipedia.org/Oliver

2- latercera.com, «Científico asegura que un híbrido chimpancé/humano nació en un laboratorio hace 100 años», Francisco Aguirre A, La Tercera, 31 de enero de 2018

3- laopinion.com, «Muere a sus 55 años el chimpancé Oliver», AP, La Opinión, 4 de junio de 2012

4- losreplicantes.com, «Humanzee: así fecundó con éxito un laboratorio a un chimpancé con semen humano en 1920», Alba López García-Consuegra, Los Replicantes, 17 de febrero de 2018


Comparte este post sobre Oliver en redes sociales

Valora este contenido...

(Votos: 1 Promedio: 5)

...y compártelo