Saltar al contenido

Agricultura Animal y Hambre Mundial

Última edición: 7 junio, 2020 | Publicación: 30 mayo, 2020 |

Las sociedades que explotan a los animales como alimento son la principal causa del hambre en el mundo.

Dedicamos un porcentaje desproporcionado de los cultivos del planeta para alimentar a 60 mil millones de animales terrestres que anualmente son asesinados por las industrias de carne, lácteos y huevos y alimentamos a decenas de miles de millones de animales marinos, y sí, tenemos granjas de peces hoy en día, ¡en lugar de alimentar a 7,5 billones de personas en el planeta!

«Aunque tú no adoptes un estilo de vida vegano, tus descendientes se verán obligados a hacerlo.»

Cultura Vegana

Haz el cálculo. No tienes que ser Einstein para resolver la ecuación. Cada dos o tres segundos, un humano, probablemente niña o niño, muere de hambre, mientras que los cerdos y las vacas engordan sin cesar. Incluso el Consejo de Agricultura, Ciencia y Tecnología, un grupo compuesto por personas involucradas en la agricultura animal, reconoce que 10 mil millones de personas podrían ser alimentadas con las tierras de cultivo disponibles en Estados Unidos si todos sus habitantes se volvieran veganos. Un acre de tierra puede producir 30.000 libras de zanahorias, 40.000 libras de papas o 50.000 libras de tomates. Sin embargo, un acre de tierra puede producir solo 250 libras de carne. ¿Por qué? Dependiendo del animal en cuestión, se requieren de tres a veinte libras de proteína vegetal para producir una libra de proteína animal. Por lo tanto, como se ha dicho en muchos lugares, la agricultura animal funciona como «una fábrica de proteínas a la inversa«. Además, este proceso no solo desperdicia los recursos proteicos; también elimina los carbohidratos , la fibra, los antioxidantes, los fitoquímicos y muchos otros nutrientes por completo.

Jeremy Rifkin, un autor ampliamente respetado en temas de suministro de alimentos en todo el mundo, rastrea los casos de hambruna directamente proporcionales a nuestra creciente tendencia a utilizar recursos alimenticios preciosos como alimento para animales. En su artículo editorial There’s a Bone to Pick With Meat Eaters, publicado en Los Angeles Times en mayo de 2002, Rifkin afirma que el 36% de todos los granos del mundo se usan para alimentar a los animales; en EEUU, el porcentaje es de un asombroso 70%. Muchas estimaciones tienen una media mundial de hasta el 65%. Cualquiera de las estimaciones es obscena y demuestra que comer alimentos de origen animal es la peor forma de abuso humano y animal. En países emergentes como China, Egipto, México y Tailandia, la porción de tierra cultivable utilizada para la alimentación animal ha aumentado desde 1950 desde 3 a 30 veces dependiendo del país.

Un acre dedicado a producir cereales produce cinco veces más proteína que un acre dedicado a la producción de carne; un acre de legumbres como frijoles, guisantes o lentejas, puede producir 10 veces más proteínas; y un acre de vegetales de hoja, 15 veces más proteínas; sin olvidar la producción de cantidades vergonzosas de excedentes de grano en EEUU. Con frecuencia resulta ser un intercambio obsceno e injusto de recursos alimenticios. Y esto pasa en muchos países latinoamericanos. Si la soja, las verduras y los granos se usaran para alimentar directamente a los humanos, en lugar de a los animales, cuyas vidas fueron forzadas a existir, podríamos aliviar mucha hambre en el mundo poniendo fin a estas transacciones injustas. Esta es la razón por la cual la organización más grande del mundo para alimentar a los hambrientos, Food for Life Global, ¡alimenta diariamente a millones de personas hambrientas con comidas veganas gratuitas!

No es casualidad que muchos de los mismos factores que hacen de la agricultura basada en animales un desastre ambiental también la hagan desastrosa cuando se trata de alimentar a la población humana. Como se señaló en el post, La agricultura animal y la destrucción del medio ambiente, el mantenimiento de una cultura de carne, lácteos y huevos requiere 20 veces más tierra, 14 veces más agua y de 10 a 20 veces más consumo de combustibles fósiles y otras fuentes de energía, que serían necesarias para mantener una cultura puramente vegana del mismo tamaño. Vale la pena señalar que el pueblo estadounidense, la cultura más derrochadora del planeta, comprende menos del cinco por ciento de la población mundial, pero consume el 20% de los animales del mundo criados para la alimentación. La agricultura animal no solo es perjudicial para los animales que viven aprisionados, esclavizados, torturados y asesinados; es nefasto cuando consideramos el daño que causa en el medio ambiente, en la salud de las personas y su impacto devastador en los sistemas de atención médica en todo el mundo y, por último, sus efectos exacerbantes en la hambruna mundial y el hambre. ¡Seamos TODOS VEGANOS! simplemente es lo correcto.

Editorial Cultura Vegana
www.culturavegana.com

NOTAS BIBLIOGRÁFICAS

1- Este artículo es una versión traducida de «Animal Agriculture and World Hunger«, de Gary Yourofsky

2- Visita Food for Life Global y descubre por qué esta organización mundial sólo sirven una dieta basada en plantas.


Comparte este artículo con tus amigos en redes sociales

Valora este contenido...

(Votos: 0 Promedio: 0)

...y compártelo