Saltar al contenido

Compasión vs Consumo

10 noviembre, 2018
5 (100%) 1 vote

La codicia humana y la avaricia han estado matando el planeta y este ha sido el caso durante mucho tiempo. Y ahora se ha incrementado a un punto álgido con el advenimiento de la revolución industrial. Siempre impulsado por una sucia y ambientalmente catastrófica sociedad de pilas de humo con países capitalistas y comunistas atrapados en una espiral de muerte por el consumo de la Tierra; despojándola de toda la “materia prima” y arrojando productos químicos, contaminación y enfermedades a un ambiente donde antes había vitalidad y crecimiento.

Todo este “desarrollo” -realmente destrucción cuando se mira con los ojos abiertos- ha puesto a nuestra especie en desacuerdo con todas las especies. Todo por la mezquindad del consumo por el bien de los consumos. Nuestra forma de vida, comer a los muertos, lamer su leche y robar sus huevos no solo ha envenenado el medio ambiente a través de la industria del matadero mecanizado, para dar solo uno de varios ejemplos, sino que también ha envenenado nuestros ideales.

Este debilitamiento de la empatía por la apatía ha creado una perspectiva egoísta y completamente egoísta que, en pocas generaciones, ha hecho casi imposible para 9 de cada 10 de adultos que viven en los países económicamente más viables muestren una seria consideración por cualquier ser fuera de la humanidad. Tan prevalente es esta visión miope del mundo que simplemente tener una preocupación genuina por los menos afortunados entre nosotros se considera heroicamente altruista. Este consumo excesivo, este exceso fomenta un “sistema de valores distorsionado” donde los deseos y deseos más tontos y triviales son vistos como derechos. Esto se debe al fuerte condicionamiento de la publicidad que comienza en la cuna y termina en una tumba temprana.

¿Un animal tiene derecho a vivir?
¿Eso no supera tu deseo de comida rápida?
¿Es correcto que los animales vivan para tu entretenimiento?
¿Tu moda?
¿Tu margen de beneficio?

Para nosotros, para la comunidad ética de veganos, la respuesta es enfática: ¡SÍ! Pero somos una pequeña minoría incluso entre los herbívoros. La mayoría repele la idea de que la consideración por los animales o por la Madre Tierra debería interferir con el flujo del comercio sagrado. Su lógica, -la de los mundos no veganos- es atrasada y retorcida, así como auto perpetuada. Cuanto más nos entregamos a los productos de la muerte y el asesinato, y cuanto más nos sentemos y permitamos pasivamente la matanza, más ansia y la pasividad más crece y más débil se vuelve nuestra determinación de ponerle fin.

Esta falsa idea que nos vendió, esta fe en el consumo colectivo, nos deja desprovistos de amor y paz interior y, por el contrario, nos consumen los productos de nuestro diseño. Nos volvemos incapaces de experimentar la serenidad, la satisfacción de ser, y sin embargo no sabemos por qué. Es solo cuando aprendemos a poner a los demás por delante de nosotros mismos y de la comunidad de la vida antes de nuestro propio deseo de carne como alimento que comenzamos a obtener una visión de nuestra igualdad con los animales y la Tierra.

A partir del día en que nos hacemos veganos, podemos comenzar, por primera vez, a ver objetivamente la difícil situación de los animales sin que los prejuicios de nuestro paladar afecten nuestra mejor naturaleza. Por primera vez podemos ver sin un interés personal en justificar su profunda pérdida para nuestro pequeño beneficio. Por supuesto, el capitalismo ahora está manchando todo el punto del veganismo con su modificación conjunta, con sus Borg como una forma de asimilar todo en una cáscara vacía.

¿Cuántos de nosotros somos realmente veganos por los animales?
¿Cuántos de nosotros todavía estamos obligados por nuestra conciencia?

¿Cuántos más son simplemente veganos de la comida que alguna vez se obsesionaron con otro manjar, otro producto horrible producido por las mismas corporaciones que nos traen partes de cuerpos de animales muertos? Solo que ahora los paquetes de cartón tienen enormes V verdes y dibujos de verduras animadas bailando en lugar de vacas.

¿Estamos contentos ahora?
¿Somos cariñosos y compasivos porque nuestra comida cuesta el doble?

Tal vez, solo tal vez, volvemos a perder el punto cuando internalizamos un mensaje dirigido a quienes están fuera de nosotros. Porque se supone que se trata de ellos, del pollito en el molinillo, debajo del alambre caliente, y atestado en condiciones de vida sucias. O la cabra que ha sido descornada con una broca en el cráneo, arruinando la cutícula que permite un crecimiento normal de los cuernos. Un proceso de descornado que se realiza sin anestesia y, a menudo, deja cuernos remanentes que se deforman y se vuelven a doblar hacia los ojos de los animales. Se trata del conejo quemado y quemado para pruebas químicas o cegado al tener un limpiador de hornos en sus ojos durante una prueba de Draize. El veganismo trata de sacarte del ciclo del abuso. Pero es solo el punto de partida y no un destino final. No comer ni usar nada que haya sido probado en un animal es lo menos que puedes hacer, si te importa.

Entonces, ¿tu veganismo va a ser un trampolín, el primer paso crucial en un viaje por la Liberación de los Animales y del Planeta Tierra?
¿O simplemente se convertirá en otra forma de contraer diabetes comiendo pastelitos de azúcar de caña en lugar de esas cosas chamuscadas de huesos viejos y nauseabundos?

Saludos,

Walter Edmund Bond
ALF POW
12/10/2018 9:19:23 AM

FUENTE ORIGINAL

[1] – supportwalter.org

Esta traducción es original de Google Translate con modestas modificaciones que pueden no coincidir con la verdadera intención del autor. Si quieres colaborar mejorando la traducción no dudes contactar con nuestro equipo editorial.