Saltar al contenido

El matarife de Limoges

Publicación: 7 octubre, 2021 |

Lo primero es el olor. Un olor a putrefacción y mierda, intenso, casi insoportable. El olor de la muerte.

Mauricio García Pereira es un gallego emigrado a Francia que aceptó un trabajo en el matadero de Limoges, el más grande de Francia, por la necesidad de conseguir empleo después de tres años en el paro. Estuvo trabajando durante casi siete años, aspirando la médula espinal de centenares de vacas y reventando cabezas de ternero con una pistola de aire comprimido, entre otras tareas.

El trabajo es duro, muy físico, los accidentes son continuos y la normativa no siempre se respeta. Las condiciones son precarias y los jefes presionan a los empleados hasta el límite de sus fuerzas.

Muchos trabajadores de mataderos recurren al alcohol y a las drogas para soportar el ritmo. Con la ayuda de la organización L214 hizo público uno de los mayores escándalos en mataderos en la historia de Francia.

«Prefería estar en la tripería, entre mierda, que descargar a los animales y verles en el pasillo de la muerte. Ellos tienen una capacidad olfativa mayor que nosotros y saben que van a morir. Las vacas no quieren bajar del camión

Un día, en el taller al que llegan las vísceras de los animales, Mauricio ve una placenta con un ternero casi formado dentro. Pese a sus protestas, le ordenan que lo tire a la basura. No es una excepción: pronto descubre que están sacrificando de forma sistemática, por razones de productividad, vacas con embarazos casi a término.

«Lo primero que se mata es a los terneros para que dejen de llamarse con las madres

Aquello le repugna, despierta algo en él. Decide instalar una cámara oculta y denunciarlo a cara descubierta. En el libro Maltrato animal, sufrimiento humano, destapa las malas prácticas de los mataderos. Es hora de abrir los ojos: ahora sabemos cómo mueren los animales que terminan en nuestros platos.

Después de abandonar el matadero comenzó a interesarse por la cultura vegana. Se trata de una industria extremadamente hermética: Es más difícil entrar en un matadero que en un submarino atómico. La industria cárnica solo busca trabajadores sin estudios, con fuerza física, que no hagan preguntas.

Editorial Cultura Vegana
www.culturavegana.com

FUENTES BIBLIOGRÁFICAS

1- publico.es, «El infierno del día a día en los mataderos: maltrato animal, alcohol, drogas y machismo», Alejandro Tena, Diario Público Madrid, publicado el 6 de junio de 2019, actualizado el 26 de junio de 2020

2- nuevarevolucion.es, «Entrevista a Mauricio García Pereira: Nunca antes la industria cárnica ha intentado esconder tanto la verdad», Daniel Seijo, Nueva Revolución, 22 de abril de 2020

3- igualdadanimal.org, «Lo primero que se mata es a los terneros para que dejen de llamarse con las madres», Igualdad Animal, 17 de septiembre de 2020

4- culturavegana.com, «Una vegana trabajando en un matadero», Cortnee Butler, Editorial Cultura Vegana, Última edición: 9 agosto, 2020 | Publicación: 8 agosto, 2020

5- vice.com, «Así se retrata la crueldad de los mataderos», Laura Muriel, Vice, 2 de marzo de 2018

6- culturavegana.com, «Trabajadores de mataderos ya pueden denunciar los abusos», Editorial Cultura Vegana, Publicación: 13 julio, 2020


Comparte este post sobre Mauricio García Pereira en redes sociales

Valora este contenido...

(Votos: 0 Promedio: 0)

...y compártelo