Saltar al contenido

Los 6 principios del enfoque abolicionista de los derechos de los animales

Última edición: 7 octubre, 2020 | Publicación: 6 octubre, 2020 |

Para adoptar un enfoque abolicionista de los derechos de los animales, no es necesario que seas espiritual o religioso, ni seas ateo.

Photo by Clement Martz

Puedes ser una persona espiritual o religiosa, o puedes ser ateo, o cualquier otra cosa. No importa. Lo que importa es que tienes una preocupación moral por los animales y que quieres hacer lo correcto con los animales. Esa preocupación o impulso moral puede provenir de cualquier fuente, espiritual o no espiritual; y que considera válidos los argumentos lógicos de que nuestra preocupación moral no debe limitarse a algunos no humanos, sino que debe extenderse a todos los seres sintientes y que debemos abolir, y no regular, la explotación animal.

Principio 1

Los abolicionistas sostienen que todos los seres sintientes, humanos o no humanos, tienen un derecho: el derecho básico a no ser tratados como propiedad de otros.

Los animales se clasifican como propiedad y se utilizan exclusivamente como recursos para los humanos. Aunque afirmamos que consideramos que los animales tienen valor moral y no sólo cosas, su condición de propiedad significa que no tienen valor moral; solo tienen valor económico. Reconocemos que tratar a los seres humanos como propiedad es incompatible con reconocer a los seres humanos como miembros de la comunidad moral. Aceptamos como principio moral fundamental que todos los seres humanos, independientemente de sus características particulares, deben recibir el derecho moral básico de no ser propiedad. Sobre este principio descansa la condena universal de la esclavitud humana. El estatus de propiedad de los animales significa que los animales se consideran cosas, independientemente de lo que digamos en sentido contrario. No hay forma de distinguir a los humanos de los no humanos que pueda justificar negar a todos los no humanos sensibles el mismo derecho que otorgamos a todos los humanos. Debemos reconocer que todos los seres sintientes son iguales con el propósito de no ser utilizados exclusivamente como recursos humanos. El Enfoque Abolicionista sostiene que todo uso de animales, aunque sea supuestamente “humano“, es moralmente injustificado.

Principio 2

Los abolicionistas sostienen que nuestro reconocimiento de este derecho básico significa que debemos abolir, y no simplemente regular, la explotación animal institucionalizada, y que los abolicionistas no deben apoyar campañas de reforma del bienestar o campañas de un solo tema.

Reconocer el derecho de los animales a no ser utilizados como propiedad requiere que eliminemos la explotación institucionalizada de animales no humanos, y no solo la regulemos para hacerla más “humana“. Los abolicionistas rechazan las campañas de bienestar animal. También rechazan las campañas de un solo tema, un tipo particular de campaña reguladora que caracteriza ciertas formas de explotación animal como diferentes y peores que otras formas de explotación y que sugiere, por implicación, que otras formas de explotación son aceptables. Tanto las campañas de bienestar como las campañas de un solo tema promueven la explotación animal y dan como resultado asociaciones entre supuestos defensores de los animales y explotadores institucionalizados.

Principio 3

Los abolicionistas sostienen que el veganismo es una base moral y que la educación vegana creativa y no violenta debe ser la piedra angular de la defensa racional de los derechos de los animales.

Los abolicionistas abrazan la idea de que existe el veganismo y la explotación animal: no hay una tercera opción. No ser vegano es participar directamente en la explotación animal. Los abolicionistas promueven el veganismo como una base moral o un imperativo moral y como la única respuesta racional al reconocimiento de que los animales tienen valor moral. Si los animales importan moralmente, entonces no podemos tratarlos como mercancías y comerlos, vestirlos o usarlos. Así como alguien que promovió la abolición de la esclavitud no podía poseer esclavos, un abolicionista con respecto a la esclavitud animal no puede consumir productos animales. Para un abolicionista, el veganismo es una cuestión fundamental de justicia. Dado que el enfoque abolicionista es un movimiento de base, defender el veganismo como un principio fundamental de la justicia no es algo que requiera organizaciones benéficas y “líderes” grandes y ricos. Es algo que todos podemos y debemos hacer como movimiento de base. Cada uno de nosotros debe ser un líder.

Principio 4

El Enfoque Abolicionista vincula el estatus moral de los no humanos con la sensibilidad sola y no con ninguna otra característica cognitiva; todos los seres sensibles son iguales con el propósito de no ser utilizados exclusivamente como recurso.

La sensibilidad es conciencia subjetiva; hay alguien que percibe y experimenta el mundo. Un ser sensible tiene intereses; es decir, preferencias, deseos o deseos. Si un ser es sensible, entonces eso es necesario y suficiente para que el ser tenga derecho a no ser utilizado como medio para fines humanos. El reconocimiento de este derecho impone al ser humano la obligación moral de no utilizar ese ser como recurso. No es necesario que un ser sensible tenga características cognitivas similares a las humanas para que se le conceda el derecho a no ser utilizado como propiedad.

Principio 5

Los abolicionistas rechazan todas las formas de discriminación humana, incluido el racismo, el sexismo, el heterosexismo, la discriminación por motivos de edad, las capacidades y el clasismo, así como rechazan el especismo.

El enfoque abolicionista de los derechos de los animales rechaza el especismo porque, como el racismo, el sexismo, el heterosexismo y otras formas de discriminación humana, utiliza un criterio moralmente irrelevante (“especie“) para descartar y devaluar los intereses de los seres sintientes. Pero cualquier oposición al especismo sólo tiene sentido como parte de una oposición general a todas las formas de discriminación. Es decir, no podemos oponernos al especismo, pero afirmar que, como defensores de los animales, no tenemos una posición sobre estas otras formas de discriminación. No podemos decir que rechazamos las especies como un criterio moralmente objetable para descontar o devaluar los intereses de los no humanos, pero que no tenemos una posición sobre si la raza, el sexo o la orientación/preferencia sexual son criterios moralmente objetables cuando se usan para descontar o devaluar a los humanos. Nuestra oposición al especismo requiere que nos opongamos a toda discriminación.

Principio 6

Los abolicionistas reconocen el principio de no violencia como un principio central del movimiento por los derechos de los animales.

El enfoque abolicionista promueve la no violencia porque ve el movimiento por los derechos de los animales como una extensión del movimiento por la paz para incluir preocupaciones sobre los animales no humanos. Además, dado que la mayoría de las personas se dedican a la explotación animal, no existe una manera basada en principios para distinguir a los explotadores con el fin de justificar la violencia. Finalmente, debido a que existe una explotación generalizada, la violencia no puede entenderse más que como una reacción patológica a lo que se considera normal. La única opción real es, a nivel individual, adoptar el veganismo como base moral y, a nivel social, participar en una educación vegana creativa y no violenta desde una perspectiva abolicionista.

Sobre los autores

Anna Charlton es abogada y profesora adjunta de Derecho en la Escuela de Derecho de la Universidad de Rutgers. Es cofundadora y codirectora junto con Francione de la Rutgers Animal Rights Law Clinic desde 1990 hasta el 2000

Gary Lawrence Francione, nacido el 24 de mayo de 1954, es profesor de Derecho en la Universidad Rutgers de Nueva Jersey, EEUU. Fundador y director del Rutgers Animal Rights Law Centre, es especialista en derechos de los animales y uno de los pioneros en la teoría abolicionista de derechos de los animales no humanos. Considera que el movimiento reformista por el bienestar de los animales no humanos es erróneo en la teoría y la práctica, pues los animales son en la actualidad considerados como una propiedad más.

Los principios que defienden para el movimiento de derechos animales podrían resumirse en 3 puntos:

1- El derecho fundamental que todos los animales merecemos es el de no ser considerados propiedades.

2- La abolición de la explotación animal debe ser el objetivo de las campañas en defensa de los demás animales.

3- La promoción del veganismo como actitud de rechazo a la explotación es fundamental para la defensa de los derechos de los animales.


Editorial Cultura Vegana
www.culturavegana.com

FUENTES BIBLIOGRÁFICAS

1- Este artículo es una versión traducida del original publicado en abolitionistapproach.com, “The Six Principles of the Abolitionist Approach to Animal Rights“, Gary L. Francione, Anna Charlton, Consultado el 6 de octubre de 2020

2- culturaVegana.com, “¿Y si mejoramos el trato hacia los animales que comemos?“, Editorial Cultura Vegana, 26 agosto, 2020.

3- culturaVegana.com, “¿Y si tratamos a los animales de consumo tal como tratamos a nuestras mascotas?“, Editorial Cultura Vegana, 28 agosto, 2020.

4- culturaVegana.com, “Por favor, hazte vegano“, Gary Lawrence Francione. «Cada vez que tomas un vaso de leche o comes un trozo de queso, lastimas a una madre. Por favor, hazte vegano.» Publicación: 1 junio, 2020

5- culturavegana.com, “Come con conciencia“, Gary L. Francione, Anna Charlton, 21 de agosto de 2020

[ratings]


Comparte este post sobre abolicionismo en redes sociales

Valora este contenido...

(Votos: 1 Promedio: 5)

...y compártelo