Saltar al contenido

INTEGRAL

6 octubre, 2018
5 (100%) 1 vote

¿Qué ocurre cuando te comes una manzana?

La respuesta es muchísimo más compleja de lo que te imaginas. Cada manzana contiene miles de antioxidantes cuyos nombres desconocemos, exceptuando unos pocos como la vitamina C. Cada una de esas poderosas sustancias químicas juega un papel importante en nuestra salud: influye en miles y miles de reacciones metabólicas en el interior del cuerpo humano.

Pero calcular la acción específica de cada una de esas sustancias químicas no es suficiente para explicar el efecto de la manzana como un todo. Hay un número casi infinito de consecuencias biológicas posibles, porque casi todas esas sustancias actúan entre sí, cada una de ellas interactúa con las demás. Y eso es solo lo que ocurre en una manzana. La ciencia nutricional, que ha estado estancada mucho tiempo en una mentalidad reduccionista, está en el umbral de una revolución.

El “patrón oro” tradicional de la investigación nutricional ha consistido en estudiar las sustancias químicas una por una, en un intento de calcular su impacto individual en el cuerpo humano. Esta clase de estudios es valiosa para las compañías alimentarias, que intentan demostrar que hay una sustancia en la leche o en las comidas preparadas y empaquetadas que nos “sienta bien”; pero estos estudios ofrecen pocos conocimientos sobre la complejidad de lo que verdaderamente ocurre en nuestro cuerpo, o sobre cómo contribuyen esas sustancias a nuestra salud.
T. Colin Campbell junto a su hijo, Thomas M. Campbell revolucionó con su libro El estudio de China nuestra manera de pensar en los alimentos, evidenciando que una dieta de alimentos integrales basada en plantas es la manera más sana de comer. Ahora en Integral Whole explica la ciencia que apoya esa evidencia, las maneras que tiene el paradigma científico actual de ignorar la fascinante complejidad del cuerpo humano y por qué lo hace. Y también las causas de por qué nuestros hábitos alimenticios no han cambiado ante una evidencia tan abrumadora de lo equivocados que estamos actualmente acerca de la nutrición. Integral es un viaje revelador y un cambio de paradigma sobre la nutrición: una hazaña científica que tendrá poderosas implicaciones en nuestra salud y en nuestro mundo.

La dieta humana ideal se parece a esto: consume alimentos basados en plantas que estén en formas lo más cercanas posible a su estado natural, alimentos “integrales”; come una variedad de verduras, frutas, frutos secos y semillas crudos, legumbres y cereales integrales; evita alimentos muy procesados y productos de origen animal; aléjate de la sal añadida, del aceite y del azúcar; intenta obtener un 80% de tus calorías de los carbohidratos, el 10% de las grasas y el otro 10% de las proteínas.

Comidas integrales sin refinar

Los alimentos integrales son alimentos vegetales sin procesar y sin refinar, o procesados ​​y refinados lo menos posible, antes de ser consumidos. Los ejemplos de alimentos integrales incluyen granos enteros, tubérculos, legumbres, frutas, verduras.

Existe cierta confusión sobre el uso del término que rodea la inclusión de ciertos alimentos, en particular los alimentos de origen animal. El uso moderno del término dieta de alimentos integrales ahora es ampliamente sinónimo de “dieta de alimentos integrales a base de plantas” con productos animales, aceite y sal que ya no constituyen alimentos integrales.

El primer uso del término en la era postindustrial parece ser en 1946 en The Farmer, una revista trimestral publicada y editada desde su granja por F. Newman Turner, un escritor y pionero de granjeros orgánicos. La revista patrocinó el establecimiento del Productor Consumer Whole Food Society Ltd, con Newman Turner como presidente y Derek Randal como vicepresidente. Los alimentos enteros se definieron como “productos maduros de campo, huerto o jardín sin sustracción, adición o alteración cultivados a partir de semillas sin aderezo químico, en suelo fértil criado únicamente con desechos animales y vegetales, y compuestos de los mismos, y suelo, roca cruda y sin abonos químicos, aerosoles o insecticidas “, con la intención de conectar a los proveedores y la creciente demanda pública de tales alimentos. Estas dietas son ricas en alimentos enteros y sin refinar, como cereales integrales, verduras y frutas de color verde oscuro y amarillo/naranja, legumbres, nueces y semillas.

Quién es Colin Campbell ?

Thomas Colin Campbell, nacido el 14 de marzo de 1934, es un bioquímico estadounidense que se especializa en el efecto de la nutrición en la salud a largo plazo. Él es el Profesor Emérito de Bioquímica Nutricional de Jacob Gould Schurman en la Universidad de Cornell.

Campbell se ha hecho conocido por su defensa de una dieta a base de plantas y alimentos integrales, bajos en grasa. Es autor de más de 300 artículos de investigación y tres libros, The China Study (2005, coautor con su hijo, Thomas M. Campbell II, que se convirtió en uno de los libros de nutrición más vendidos de Estados Unidos), Whole (2013) y El fraude bajo en carbohidratos (2014).  Campbell apareció en el documental estadounidense 2011 Forks Over Knives.

Campbell fue uno de los científicos principales del proyecto China-Cornell-Oxford sobre dieta y enfermedad, creado en 1983 por la Universidad de Cornell, la Universidad de Oxford y la Academia China de Medicina Preventiva para explorar la relación entre nutrición y cáncer, corazón y las enfermedades metabólicas. El estudio fue descrito por The New York Times como “El Gran Premio de la epidemiología“.

FUENTES

1 – INTEGRAL, T.Colin Campbell. Comprar ahora en Amazon 
2 – Vista previa del libro INTEGRAL en Google Books
3 – PLANT-BASED NUTRITION. eCornell Certificate Program
4 – The China Study


Editorial Cultura Vegana
www.culturavegana.com