Saltar al contenido

«Un elefante en la habitación»

Publicación: 14 diciembre, 2020 |

Con cada año nuevo llega una nueva esperanza para lograr la paz esquiva que todos anhelamos.

Foto © James Hammond

Es un momento en el que muchos de nosotros nos preguntamos a nosotros mismos y a los demás por qué algo tan simple, tan desesperadamente necesario y que aparentemente está en nuestro poder de crear, permanece tan ausente de la realidad que es nuestra vida, año tras año.

Ahora, a principios de 2019, mientras trato de responder esa pregunta tan importante, encuentro un elefante enorme en la habitación que es nuestro mundo devastado por la guerra. Por mucho que tratemos de evitarlo fingiendo que no está allí, no podemos. Este enorme bloqueo en el camino de todos nuestros esfuerzos por hacer la paz es nuestro apoyo continuo a la industria animal, la violencia y crueldad inherentes a ella y la miseria incalculable que inflige.

Como lo describió elocuentemente Isaac Bashevis Singer, el narrador yiddish ganador del premio Nobel:

«En relación con los animales, todas las personas son nazis; para ellos, es un Treblinka eterno.»

La industria animal es un holocausto de enormes proporciones, en el que no hay razón, ni piedad ni escapatoria. Especies enteras tan inocentes como los corderos son criadas artificialmente, generación tras generación, de modo que toda su progenie se ve obligada a vivir y morir, sin haber conocido nunca nada de vida en la tierra fuera de los muros de sus campos de concentración.

Y no es menos infernal porque sus víctimas no son humanas.

No meramente de un tiempo y lugar, perpetrado por un pequeño grupo de maníacos que el resto del mundo reconoce como tales, esto ha existido desde que cualquiera de nosotros puede recordar, y es perpetuado por la mayor parte de la raza humana.

Este es el elefante en la habitación cuya existencia negamos, mientras buscamos en vano, año tras año, la paz que anhelamos. Debido a que nuestra participación en su continuación es demasiado horrible para que la acepte la mayoría de nosotros, que por lo demás somos personas de buen corazón, nunca ha habido un grupo de personas en ningún lugar del mundo que haya ofrecido asilo a sus víctimas.

Hasta ahora.

Por primera vez en la evolución de nuestra especie, hay un número cada vez mayor de nosotros que pensamos con nuestra propia mente y sentimos con nuestro propio corazón, lo suficiente como para liberarnos de la creencia programada de que nuestra autoproclamada superioridad sobre los no humanos los animales nos dan derecho a usar sus cuerpos como queramos, con el fin de proporcionar los placeres que consideremos necesarios para nuestra felicidad.

«Mientras la gente derrame sangre de criaturas inocentes, no puede haber paz, libertad ni armonía entre las personas. Los mataderos y la justicia no pueden vivir juntas.»

Isaac Bashevis Singer

Nos llaman veganos y, aunque venimos de diferentes naciones, culturas, religiones, posiciones económicas, géneros y edades, compartimos un vínculo poderoso. Todos hemos visto al elefante en la habitación y estamos de acuerdo en que la única respuesta humana es retirarle nuestro apoyo.

Coincidimos en que un holocausto es un holocausto, no determinado por quiénes son sus víctimas, sino por la brutalidad y la crueldad mostrada por ellos, sin otra razón que haber nacido quienes son.

Estamos de acuerdo en que todo el mundo es el único propietario legítimo de su cuerpo y que, por lo tanto, es moralmente incorrecto que alguien reclame por la fuerza la propiedad de cualquier cuerpo que no sea el suyo.

Nuestra esperanza para el próximo año es que la gran mayoría de las personas en el mundo que nunca apoyarían conscientemente un holocausto, se convenzan de abrir los ojos, ver la industria animal como es y unirse a nosotros en el movimiento para poner fin esta injusticia más antigua en la historia del mundo, con mucho.

Entonces, y solo entonces, el elefante desaparecerá de la habitación, revelando el camino hacia nuestra ansiada paz en la tierra.

SUN
Co-fundador de Gentle World

Editorial Cultura Vegana
www.culturavegana.com

NOTAS BIBLIOGRÁFICAS

1- Este artículo es una versión traducida del original «The Elephant in the Room» publicado en gentleworld.org el 30 de diciembre de 2018


Comparte este post Un Elefante en la Habitación en redes sociales

Valora este contenido...

(Votos: 0 Promedio: 0)

...y compártelo