Saltar al contenido

Conciencia de cuervo

Última edición: 3 noviembre, 2020 | Publicación: 2 noviembre, 2020 |

Lo vi mientras conducíamos por un tramo remoto de la carretera durante nuestra primera semana en Alaska.

«Hay un águila«, grité. Detuvimos la casa rodante para tomar fotografías de la magnífica ave y sus compañeros, encaramados en las copas de los árboles con vista al río. Poco más de una semana después, estábamos de gira cerca de Seward. Cuando nuestro guía señaló otro de los pájaros imperiales, todos comenzamos a tomar más fotografías con entusiasmo.

Pero cuando pasamos por delante de algunos cuervos, el guía se movió como si no existieran. Ayer me comporté exactamente igual. Al visitar Homer Spit en Kachemak Bay, vi un par de cuervos. ¿Pero le dije a alguien? No. Sin embargo, cuando vi más de nuestras famosas aves nacionales, mi reacción inmediata fue: «¡Hay algunas águilas!»

Cuando le mencioné este favoritismo aviar a mi hija, ella respondió: «¡Por supuesto que somos parciales! ¡Los cuervos están en todas las películas de terror!» Eso hizo preguntarme: ¿A los cuervos les importa que seamos indiferentes y temerosos de ellos? Con un poco de investigación, encontré una respuesta que invita a la reflexión.

Los cuervos probablemente no se preocupan por esas cosas, pero sí se preocupan por mucho más de lo que la mayoría de nosotros creemos. Science publicó dos estudios sobre su inteligencia la semana pasada. Las aves tienen corteza cerebral, y piensan y tienen un circuito canónico similar a una corteza en el prosencéfalo aviar, ambos encontraron marcadores que en realidad indican la posibilidad de «conciencia de cuervo«.

En el primero, los investigadores de la Universidad de Tübingen concluyeron:

«Los humanos han tendido a creer que somos la única especie que posee ciertos rasgos, comportamientos o habilidades, especialmente con respecto a la cognición. De vez en cuando, extendemos esos rasgos a primates u otros mamíferos, especies con las que compartimos similitudes cerebrales fundamentales. Con el tiempo, han caído cada vez más de estos supuestos pilares del excepcionalismo humano.»

El neurobiólogo de la Universidad Andreas Nieder afirmó en una entrevista con Stat News: «Además de los cuervos, este tipo de evidencia neurobiológica de la conciencia sensorial solo existe en humanos y monos macacos«. Stat News observa además que los estudios científicos respaldan la investigación publicada en 2014. Demostró que los cuervos resolvieron el «desafío de la fábula de Esopo arrojando piedras en un tubo lleno de agua para llevar un poco de comida flotando al alcance«.

Los autores de ese estudio afirmaron que los cuervos fueron los primeros animales «no humanos» en dominar el desafío, que la mayoría de los niños no pueden resolver antes de los 7 años. Aunque John Marzluff de la Universidad de Washington no participó en ninguno de los estudios, dijo a los periodistas: “¡Ha sido una buena semana para los cerebros de las aves! Esta investigación es pionera«.

Los cuervos no son las únicas criaturas que no reciben suficiente crédito; la mayoría de los animales tienen mucha más inteligencia y conciencia de lo que creemos. Entonces, ¿por qué nuestra supuesta mayor conciencia no influye en nuestro tratamiento de ellos? ¡Ciertamente creo que debería! Y sé que la próxima vez que vea uno, probablemente gritaré: «¡Mira! ¡Hay un CUERVO!«.

Gregg Rozeboom
October 1, 2020

Editorial Cultura Vegana
www.culturavegana.com

FUENTES BIBLIOGRÁFICAS

1- plantbased.com, «Crow Consciousness«, Gregg Rozeboom, 1 de octubre de 2020. Gregg Rozeboom es un activista y emprendedor plant-based. Es propietario del Restaurante Fruitive a base de plantas inagurado en Washington D.C. y Virginia.

2- science.sciencemag.org, «Birds do have a brain cortex—and think«, Suzana Herculano-Houzel, 25 de septiembre de 2020. El término «cerebro de pájaro» solía ser despectivo. Pero los humanos, con su limitado tamaño cerebral, deberían haber sabido que no usar las escasas proporciones del cerebro de las aves como un insulto. Parte de la causa de la burla es que el manto, o palio, del cerebro de las aves carece de las capas obvias que le valieron al palio de los mamíferos su etiqueta de «corteza cerebral». Sin embargo, las aves, y particularmente los córvidos (como los cuervos), son tan capaces cognitivamente como los monos (1) e incluso los grandes simios (2). Debido a que sus neuronas son más pequeñas, el palio de los pájaros cantores y los loros en realidad comprende muchas más unidades neuronales de procesamiento de información que las cortezas de mamíferos de tamaño equivalente (3). En la página 1626 de este número, Nieder et al. (4) demuestro que el palio de las aves tiene neuronas que representan lo que percibe, un sello distintivo de la conciencia. Y en la página 1585 de este número, Stacho et al. (5) establezcan que el palio de las aves tiene una organización similar a la corteza de los mamíferos.

3- science.sciencemag.org, «A cortex-like canonical circuit in the avian forebrain«, Martin Stacho, Christina Herold, Hermann Wagner, Markus Axer, Katrin Amunts, Onur Güntürkün. Publicado el 25 de septiembre de 2020. 25 Sep 2020: Vol. 369, Issue 6511, eabc5534, DOI: 10.1126/science.abc5534. Aunque el palio aviar parece carecer de una organización similar a la de la corteza cerebral, las aves exhiben habilidades cognitivas extraordinarias que son comparables a las de los mamíferos. Analizamos la arquitectura de la fibra del palio aviar con imágenes tridimensionales de luz polarizada y posteriormente reconstruimos circuitos paliales locales y asociativos con técnicas de rastreo. Descubrimos un circuito neuronal en forma de columna repetido iterativamente a través de los límites nucleares en forma de capa del hiperpallium y la cresta sensorial ventricular dorsal. Estos circuitos están conectados a columnas vecinas y, a través de conexiones en forma de capa tangencial, a áreas asociativas y motoras superiores. Nuestros hallazgos indican que este circuito canónico de aves es similar a su contraparte de mamíferos y podría constituir la base estructural de la computación neuronal.

Valora este contenido...

(Votos: 1 Promedio: 5)

...y compártelo