Saltar al contenido

El primer paso

Última edición: 1 septiembre, 2022 | Publicación: 30 agosto, 2022 |

El ayuno es una condición indispensable para una buena vida; pero en el ayuno, como en el autocontrol en general, surge la pregunta: ¿con qué debemos comenzar?

Lev Tolstoy en la finca Yasnaya Polyana en la región de Tula

¿Cómo ayunar, con qué frecuencia comer, qué comer, qué evitar comer? Y así como no podemos hacer ningún trabajo seriamente sin tener en cuenta el orden necesario de la secuencia, tampoco podemos ayunar sin saber por dónde empezar, con qué comenzar el autocontrol en la comida.

¡Ayuno! ¡E incluso un análisis de cómo ayunar y por dónde empezar! La idea parece ridícula y descabellada para la mayoría de personas.

Recuerdo cómo, con orgullo por su originalidad, un predicador evangélico, que atacaba el ascetismo monástico, me dijo una vez: «El nuestro no es un cristianismo de ayunos y privaciones, sino de bistecs«. El cristianismo, es la virtud en general, ¡y bistecs!

Durante un largo período de oscuridad y falta de toda guía, Pagana o Cristiana, tantas ideas salvajes e inmorales se han abierto paso en nuestra vida (especialmente en esa parte inferior de los primeros pasos hacia una buena vida —nuestra relación con la comida, de la que nadie hizo caso), que nos cuesta hasta comprender la osadía y la insensatez de defender, en nuestros días, el Cristianismo o la virtud con bistecs.

No estamos horrorizados por esta asociación, únicamente porque nos ha sucedido algo extraño. Miramos y no vemos: escuchamos y no oímos. No hay mal olor, ni sonido, ni monstruosidad, a lo que el hombre no pueda acostumbrarse tanto que deje de observar lo que sorprendería a un hombre que no está acostumbrado. Precisamente así es en la región moral. ¡Cristiandad y moralidad con bistecs!

Hace unos días visité el matadero de nuestro pueblo de Toula. Se basa en el sistema nuevo y mejorado que se practica en las grandes ciudades, con miras a causar el menor sufrimiento posible a los animales. Fue un viernes, dos días antes del Domingo de Pascua. Había mucho ganado allí.

Mucho antes de esto, al leer ese excelente libro. La ética de la dieta, había querido visitar un matadero para ver con mis propios ojos la realidad de la cuestión que se plantea cuando se habla del vegetarianismo. Pero al principio me dio vergüenza hacerlo, como siempre se avergüenza uno de ir a ver un sufrimiento que uno sabe que va a ocurrir, pero que no puede evitar, y por eso seguí aplazando la visita.

Pero hace poco me encontré en el camino con un carnicero que regresaba a Toula después de una visita a su casa. Todavía no es un carnicero experimentado, y su deber es apuñalar con un cuchillo. Le pregunté si no sentía pena por los animales que mataba. Me dio la respuesta habitual: «¿Por qué debería sentir pena? Es necesario«. Pero cuando le dije que comer carne no es necesario, sino solo un lujo, estuvo de acuerdo; y luego admitió que sentía pena por los animales.

«¿Pero qué puedo hacer? Debo ganarme el pan«, dijo. «Al principio tenía miedo de matar. Mi padre, ni siquiera mató un pollo en toda su vida«. La mayoría de los rusos no pueden matar; sienten lástima y expresan el sentimiento con la palabra «miedo«. Este hombre también había tenido «miedo«, pero ya no lo tenía. Me dijo que la mayor parte del trabajo se hacía los viernes, cuando continúa hasta la noche.

No hace mucho también tuve una conversación con un soldado retirado, un carnicero, y él también se sorprendió de mi afirmación de que era una lástima matar, y dijo las cosas habituales sobre que se ordena; pero después coincidió conmigo: «Sobre todo cuando son ganados mansos y tranquilos. Vienen, pobres, confiando en ti. Es muy lamentable«.

¡Esto es terrible! No el sufrimiento y la muerte de los animales, sino que el hombre reprime en sí mismo, innecesariamente, la más alta capacidad espiritual —la de simpatía y piedad hacia las criaturas vivientes como él— y al violar sus propios sentimientos se vuelve cruel. ¡Y cuán profundamente asentado en el corazón humano está el mandato de no quitar la vida!

Una vez, cuando caminaba desde Moscú, me ofrecieron llevarme unos carreteros que iban de Serpouhof a un bosque vecino a buscar leña. Era el jueves antes de Pascua. Yo estaba sentado en el primer carro, con un carman fuerte, rojo y tosco, que evidentemente bebía. Al entrar en un pueblo, vimos que sacaban a rastras del primer patio a un cerdo rosado, desnudo y bien alimentado, para sacrificarlo. Chilló con una voz espantosa, parecida al chillido de un hombre. Justo cuando pasábamos empezaron a matarlo. Un hombre le cortó la garganta con un cuchillo. El cerdo chilló aún más fuerte y penetrante, se separó de los hombres y salió corriendo cubierto de sangre. Siendo miope no vi todos los detalles. Solo vi el cuerpo rosado de aspecto humano del cerdo y escuché su chillido desesperado; pero el carretero vio todos los detalles y lo observó de cerca. Atraparon al cerdo, lo derribaron y terminaron de degollarlo. Cuando cesaron los chillidos, el carretero suspiró profundamente. «¿Realmente los hombres no tienen que responder por tales cosas?», dijo.

Fuerte es la aversión del hombre a toda matanza. Pero con el ejemplo, con el fomento de la codicia, con la afirmación de que Dios lo ha permitido y sobre todo, con la costumbre, se pierde por completo este sentimiento natural.

El viernes decidí ir a Toula y, al encontrarme con un conocido mío manso y amable, lo invité a acompañarme.

Sí, he oído que los arreglos son buenos, y he estado deseando ir a verlo; pero si están matando, no entraré.
¿Por qué no? ¡Eso es justo lo que quiero ver! Si comemos carne, debemos matarlos.
¡No, no, no puedo!

Vale la pena señalar que este hombre es un deportista y él mismo mata animales y pájaros.

Así que fuimos al matadero. Incluso en la entrada se notaba el olor pesado, repugnante, fétido, como a cola de carpintero, o a pintura sobre cola. Cuanto más nos acercábamos, más fuerte se volvía el olor. El edificio es de ladrillo rojo, muy grande, con bóvedas y chimeneas altas. Entramos por las puertas. A la derecha había un espacioso patio cerrado, de tres cuartas partes de un acre de extensión —dos veces a la semana se lleva ganado aquí para la venta— y junto a este recinto estaba la cabaña del portero. A la izquierda estaban las cámaras, como se les llama, es decir, cuartos con entradas arqueadas, pisos de asfalto inclinados y artilugios para mover y colgar los cadáveres. En un banco adosado a la pared de la portería estaban sentados media docena de carniceros, con delantales ensangrentados, las mangas remangadas dejaban ver sus musculosos brazos también ensangrentados. Habían terminado su trabajo media hora antes, por lo que ese día solo pudimos ver las cámaras vacías. Aunque estas cámaras estaban abiertas por ambos lados, había un olor opresivo a sangre caliente; el suelo era marrón y brillante, con sangre negra coagulada en las cavidades.

Uno de los carniceros describió el proceso de sacrificio y nos mostró el lugar donde se hacía. No le entendí del todo y me formé una idea equivocada, pero era muy horrible la forma en que se sacrifican los animales; y supuse que, como suele ser el caso, la realidad muy probablemente me produciría una impresión más débil que la imaginación. Pero en esto me equivoqué.

La siguiente vez que visité el matadero lo hice a tiempo. Era el viernes anterior a Pascua, un cálido día de junio. El olor a pegamento y sangre era aún más fuerte y penetrante que en mi primera visita. La obra estaba en su apogeo. El patio de servicio estaba lleno de ganado, y los animales habían sido conducidos a todos los recintos al lado de las cámaras.

En la calle, antes de la entrada, había carretas a las que se amarraban bueyes, terneros y vacas. Otros carros tirados por buenos caballos y llenos de terneros vivos, cuyas cabezas colgaban y se balanceaban, se detuvieron y fueron descargados; y carros similares que contenían cadáveres de bueyes, con patas temblorosas que sobresalían, con cabezas y pulmones rojos brillantes e hígados marrones, se alejaron del matadero. Los propios traficantes, con sus largos abrigos, con sus látigos y kouts en las manos, se paseaban por el patio, ya sea marcando con alquitrán el ganado perteneciente al mismo propietario, o regateando, o bien guiando bueyes y toros desde el gran patio hasta el patio del recinto que conduce a las cámaras. Evidentemente, estos hombres estaban todos preocupados por asuntos de dinero y cálculos, y cualquier pensamiento sobre si estaba bien o mal matar a estos animales estaba tan lejos de sus mentes como las preguntas sobre la composición química de la sangre que cubría el suelo de las cámaras.

No se veían carniceros en el patio; estaban todos en las cámaras trabajando. Ese día se sacrificaron unas cien cabezas de ganado. Estaba a punto de entrar en una de las cámaras, pero me detuve en la puerta. Me detuve porque la cámara estaba repleta de cadáveres que se movían y también porque la sangre fluía por el suelo y goteaba desde arriba. Todos los carniceros presentes estaban manchados de sangre, y si hubiera entrado yo también habría quedado cubierto de sangre. Un cadáver suspendido estaba siendo descolgado, otro era movido hacia la puerta, un tercero, un buey sacrificado, yacía con sus patas blancas levantadas, mientras un carnicero con mano fuerte desgarraba su piel estirada.

Por la puerta opuesta a la que yo estaba parado, entraron un buey grande, colorado y bien alimentado. Dos hombres lo arrastraban, y apenas había entrado, vi que un carnicero levantaba un cuchillo sobre su cuello y lo apuñalaba. El buey, como si de repente le hubieran fallado las cuatro patas, cayó pesadamente sobre su vientre, inmediatamente se volteó sobre un lado y comenzó a mover sus patas y todos sus cuartos traseros. Otro carnicero se arrojó inmediatamente sobre el buey desde el lado opuesto a las piernas que se retorcían, lo atrapó por los cuernos y le retorció la cabeza hasta el suelo, mientras que otro carnicero le cortó la garganta con un cuchillo. De debajo de la cabeza fluía un chorro de sangre negruzca-roja, que un muchacho embadurnado recogió en una palangana de hojalata. Todo el tiempo que esto sucedía, el buey no dejaba de mover la cabeza como si quisiera levantarse, y agitaba las cuatro patas en el aire. La palangana se estaba llenando rápidamente, pero el buey aún vivía y, con el estómago agitado, las patas traseras y delanteras se movían con tanta violencia que los carniceros se mantuvieron al margen. Cuando una palangana estuvo llena, el niño la llevó sobre su cabeza a la fábrica de albúmina, mientras otro niño colocaba una palangana nueva, que también comenzó a llenarse pronto. Pero aun así el buey agitó su cuerpo y movió sus patas traseras.

Cuando la sangre dejó de fluir, el carnicero levantó la cabeza del animal y comenzó a desollarlo. El buey siguió retorciéndose. La cabeza, despojada de su piel, se mostró roja con venas blancas, y mantuvo la posición que le dio el carnicero; a ambos lados colgaba la piel. Aún así el animal no dejaba de retorcerse. Entonces otro carnicero agarró una de las piernas, la rompió y la cortó. En las piernas restantes y en el estómago aún continuaban las convulsiones. Las otras patas fueron cortadas y arrojadas a un lado, junto con las de otros bueyes pertenecientes al mismo dueño. Luego, el cadáver fue arrastrado hasta el montacargas y colgado, y las convulsiones terminaron.

Así miré desde la puerta al segundo, tercero, cuarto buey. Era lo mismo con cada uno: el mismo corte de cabeza con la lengua mordida, y los mismos miembros convulsos. La única diferencia era que el carnicero no siempre golpeaba a la vez para provocar la caída del animal. A veces fallaba su puntería, entonces el buey saltaba, bramaba y, cubierto de sangre, trataba de escapar. Pero luego le metieron la cabeza debajo de una barra, lo golpearon por segunda vez y cayó.

Después entré por la puerta por donde entraban los bueyes. Aquí vi lo mismo, sólo que más cerca, y por lo tanto más claramente. Pero principalmente vi aquí, lo que no había visto antes, cómo los bueyes fueron obligados a entrar por esta puerta. Cada vez que se agarraba un buey en el recinto y se tiraba de él con una cuerda atada a los cuernos, el animal, oliendo sangre, se negaba a avanzar y, a veces, bramaba y retrocedía. Habría estado más allá de la fuerza de dos hombres arrastrarlo por la fuerza, por lo que uno de los carniceros dio la vuelta cada vez, agarró la cola del animal y la retorció con tanta violencia que el cartílago crujió y el buey avanzó.

Cuando acabaron con el ganado de un dueño, trajeron el de otro. El primer animal de su siguiente lote no fue un buey, sino un toro, una criatura hermosa y bien educada, negra, con manchas blancas en las patas, joven, musculosa, llena de energía. Fue arrastrado hacia adelante, pero bajó la cabeza y resistió con firmeza. Entonces el carnicero que iba detrás agarró la cola, como un maquinista agarra el mango de un silbato, la retorció, el cartílago crujió y el toro se lanzó hacia adelante, volcando a los hombres que sostenían la cuerda. Luego se detuvo, mirando de soslayo con sus ojos negros, cuyo blanco se había llenado de sangre. Pero nuevamente la cola crujió, y el toro saltó hacia adelante y alcanzó el lugar requerido. El delantero se acercó, apuntó y golpeó. Pero el golpe no dio en el blanco. El toro dio un salto, sacudió la cabeza, bramó y, cubierto de sangre, se soltó y corrió hacia atrás. Todos los hombres de la puerta se hicieron a un lado de un salto, pero los carniceros experimentados, con la audacia de los hombres acostumbrados al peligro, agarraron rápidamente la cuerda; de nuevo se repitió la operación del rabo, y de nuevo el toro estuvo en la cámara, donde fue arrastrado bajo la barra, de la que no volvió a escapar. El golpeador rápidamente apuntó al lugar donde el pelo se divide como una estrella y, a pesar de la sangre, lo encontró, golpeó, y el hermoso animal, lleno de vida, se desplomó, con la cabeza y las piernas retorciéndose mientras estaba sangrando y la cabeza. desollado

«¡Ahí, el demonio maldito ni siquiera ha caído de la manera correcta!» gruñó el carnicero mientras cortaba la piel de la cabeza.

Cinco minutos después la cabeza estaba erguida, roja en lugar de negra, sin piel; los ojos, que habían brillado con tan espléndido color cinco minutos antes, fijos y vidriosos.

Después entré en el compartimiento donde se sacrifican los animales pequeños, una cámara muy grande con piso de asfalto y mesas con respaldo, en la que se sacrifican ovejas y terneros. Aquí el trabajo ya estaba terminado; en la larga sala, impregnada de olor a sangre, sólo había dos carniceros. Uno estaba soplando en la pierna de un cordero muerto y acariciando el estómago hinchado con la mano; el otro, un joven con un delantal manchado de sangre, fumaba un cigarrillo torcido. No había nadie más en la cámara larga y oscura, llena de un fuerte olor. Después de mí entró un hombre, aparentemente un ex soldado, trayendo un carnero joven de un año, negro con una marca blanca en el cuello, y las patas atadas. Este animal lo colocó sobre una de las mesas, como sobre una cama. El viejo soldado saludó a los carniceros, a quienes evidentemente conocía, y comenzó a preguntar cuándo les permitiría irse su amo. El tipo del cigarrillo se acercó con un cuchillo, lo afiló en el borde de la mesa y respondió que estaban libres en vacaciones. El carnero vivo yacía tan quieto como el muerto inflado, excepto que movía enérgicamente su pequeña cola corta y sus costados se movían más rápido de lo normal. El soldado presionó suavemente, sin esfuerzo, su cabeza levantada; el carnicero, continuando todavía la conversación, agarró con su mano izquierda la cabeza del carnero y le cortó la garganta. El carnero tembló, y la pequeña cola se puso rígida y dejó de moverse. El tipo, mientras esperaba que le brotara la sangre, empezó a encender de nuevo su cigarrillo, que se había apagado. La sangre fluyó y el carnero comenzó a retorcerse. La conversación continuó sin la menor interrupción. Fue horriblemente repugnante.

¿Y qué hay de esas gallinas y pollos que diariamente, en miles de cocinas, con la cabeza cortada y chorreando sangre, cómicamente, espantosamente, se revolcan, agitando sus alas? Y mira, una dama amable y refinada devorará los cadáveres de estos animales con plena seguridad de que está haciendo lo correcto, al mismo tiempo que afirma dos proposiciones contradictorias:

Primero, que es, como le asegura su médico, tan delicada que no puede sustentarse sólo con alimentos vegetales, y que para su débil organismo la carne es indispensable; y en segundo lugar, que es tan sensible que es incapaz, no sólo de infligir sufrimiento a los animales, sino incluso de soportar la vista del sufrimiento.

Considerando que la pobre señora es débil precisamente porque se le ha enseñado a vivir con alimentos que no son naturales para el hombre; y no puede evitar causar sufrimiento a los animales, porque se los come.

Sólo quiero decir que para una buena vida es indispensable cierto orden de buenas acciones; que si las aspiraciones de un hombre hacia la vida correcta son serias, inevitablemente seguirán una secuencia definida, y en esta secuencia lo primero será el autocontrol en la alimentación: el ayuno.

Y en el ayuno, si de veras y en serio procurare vivir una buena vida, lo primero de que se abstendrá será siempre el uso de alimentos animales, porque, sin hablar de la excitación de las pasiones causada por tales alimentos, su uso es simplemente inmoral, ya que implica la realización de un acto contrario al sentimiento moral: matar.

No podemos pretender que no lo sabemos. No somos avestruces, y no podemos creer que si nos negamos a mirar lo que no queremos ver, no existirá. Este es especialmente el caso cuando lo que no deseamos ver es lo que deseamos comer. ¡Si fuera realmente indispensable, o, si no indispensable, al menos de alguna manera útil! Pero es totalmente innecesario y sólo sirve para desarrollar sentimientos animales, excitar el deseo y promover la fornicación y la embriaguez. Y esto se confirma continuamente por el hecho de que gente joven, amable, no depravada, especialmente mujeres y niñas, sin saber cómo se sigue lógicamente, sienten que la virtud es incompatible con los bistecs y, tan pronto como quieren ser buenos, abandonan comiendo carne

«Pero, ¿por qué, si la humanidad conocía la maldad de la comida animal hace tanto tiempo, la gente aún no ha llegado a reconocer esta ley?» la preguntarán quienes están acostumbrados a dejarse llevar por la opinión pública más que por la razón. La respuesta a esta pregunta es que el progreso moral de la humanidad —que es el fundamento de todo otro tipo de progreso—  es siempre lento; pero que el signo del progreso verdadero, no casual, es su ininterrumpida y su aceleración continua.

Y el progreso del vegetarianismo es de este tipo. Ese progreso se expresa en la vida real de la humanidad, que por muchas causas está pasando involuntariamente cada vez más de los hábitos carnívoros a la alimentación vegetal, y también está siguiendo deliberadamente el mismo camino en un movimiento que muestra una fuerza evidente, y que se hace cada vez más grande y más grande. más grande – a saber. vegetarianismo. Ese movimiento ha avanzado durante los últimos diez años cada vez más rápidamente. Cada año aparecen más y más libros y periódicos sobre este tema; uno se encuentra con más y más personas que han dejado la carne; y en el extranjero, especialmente en Alemania, Inglaterra y América, el número de hoteles y restaurantes vegetarianos aumenta año tras año.

Este movimiento debería causar una alegría especial a aquellos cuya vida se basa en el esfuerzo por traer el reino de Dios a la tierra, no porque el vegetarianismo sea en sí mismo un paso importante hacia ese reino (todos los pasos verdaderos son importantes y no importantes), sino porque es señal de que la aspiración del hombre a la perfección moral es seria y sincera, pues ha tomado el único e inalterable orden de sucesión que le es natural, comenzando por el primer paso.

Uno no puede dejar de regocijarse por esto, como no podría dejar de regocijarse la gente que, después de esforzarse por llegar al piso superior de una casa intentando en vano y al azar escalar las paredes desde diferentes puntos, finalmente se reúne en el primer escalón de la escalera y se agolpan hacia ella, convencidos de que no hay otro camino que subir sino subiendo este primer peldaño de la escalera.

Lev Tolstoy
1891

Prefacio de la traducción rusa de «The Ethics of Diet: A Catena of Authorities Deprecatory of the Practice of Flesh-eating» de Howard Williams, —La ética de la dieta: una cadena de autoridades desaprobadoras de la práctica de comer carne— que Tolstoy tradujo al ruso.

Cultura Vegana
www.culturavegana.com

FUENTES BIBLIOGRÁFICAS

  • «El primer paso», The Morals of Diet [1] es un artículo de Leo Tolstoy que aboga principalmente por el vegetarianismo, pero al mismo tiempo también menciona brevemente temas relacionados con el anarquismo y el pacifismo.

Este artículo de Tolstoi es de 1891 y defiende la no violencia total, derivada del vegetarianismo. Fue traducido del ruso al inglés en 1909 por Aylmer Maud. Tenemos en cuenta que hay muchas versiones con alteraciones de este ensayo publicadas online. Para garantizar la exactitud de esta versión, deberíamos ir a la versión escrita en ruso de nuevo.

Según el novelista sudafricano Imraan Coovadia, que escribió en 2020, el artículo comienza con una vívida descripción de la matanza de un cerdo por parte de un carnicero armado con un cuchillo de carnicero. Coovadia señala que esto está claramente en línea con el estilo de «sencillez y fuerza» de Tolstoy. [2] Si bien es un libro sobre los derechos de los animales, también adopta un tono decididamente religioso, invocando que uno debe practicar la abnegación, el ayuno, y renunciando a la mundanalidad [3]. Ronald D. Leblanc, profesor de la Universidad de New Hampshire, dice que el ensayo se divide en dos mitades desiguales, la primera sobre las razones religiosas y ascéticas del vegetarianismo, mientras que la segunda mitad trata sobre las razones humanitarias y éticas del vegetarianismo.[4] Además, Tolstoy sugiere que el vegetarianismo le da a uno la fuerza suficiente para resistir los impulsos sexuales, lo que ha generado críticas de psicólogos contemporáneos que describen la pieza como «pseudo-erótica». [5] Tolstoy termina la pieza con un enfoque más psicológico, sugiriendo que el matar y comer animales ensordece el sentido de los seres humanos para sentir simpatía, lástima y compasión por los que los rodean.[6]

Este trabajo fue considerado fundamental para convencer a Gandhi de mantener su dieta vegetariana [7]. Según Charlotte Alston, profesora de la Universidad de Northumbria, Tolstoy había planeado establecer una revista vegetariana en 1893, con el mismo título, El primer paso [8]. En 1900, fue traducido al inglés por los famosos traductores de Tolstoy. Louise Maude y Aylmer Maude [9], y en 1905 fue traducido nuevamente por Leo Wiener.[10]

BIBLIOGRAFÍA

1— Leo Tolsoty (1900). «The Morals of Diet», ó «The First Step». Free Age Press.

2— Imraan Coovadia (2020). Revolution and Non-Violence in Tolstoy, Gandhi, and Mandela. Oxford University Press. p. 210. ISBN 9780192609090.

3— Musya Glants, Joyce Stetson Toomre (1997). Food in Russian History and Culture. Indiana University Press. p. 88. ISBN 9780253211064.

4— Ronald D. LeBlanc. Slavic Sins of the Flesh: Food, Sex, and Carnal Appetite in Nineteenth-Century Russian Fiction. University of New Hampshire Press. ISBN 9781584658245.

5— Daniel Rancour-Laferriere (1998). Tolstoy on the Couch: Misogyny, Masochism and the Absent Mother. Palgrave Macmillan UK. p. 116. ISBN 9781349147793.

6— Donna Tussing Orwin (ed.). Anniversary Essays on Tolstoy. Cambridge University Press. p. 56.

7— Martin Green, William C. Green (1983). Tolstoy and Gandhi, men of peace: a biography. Basic Books. p. 8. ISBN 9780465086313.

8— Charlotte Alston (2013). Tolstoy and His Disciples: The History of a Radical International Movement. Bloomsbury Publishing. p. 32. ISBN 9780857724786.

9— Leo Tolstoy (1900). The First Step: An Essay on the Morals of Diet, to which are Added Two Stories. Translated by Louise Maude, Aylmer Maude. Albert Broadbent. p. cover.

10— Colm McKeogh (2009). Tolstoy’s Pacifism. Cambria Press. p. 218. ISBN 9781604976342.


Comparte este post sobre La Ética de la Dieta en redes sociales

Valora este contenido...

(Votos: 0 Promedio: 0)

...y compártelo