Saltar al contenido

El sueño de Fruitlands

Última edición: 28 diciembre, 2023 | Publicación: 15 octubre, 2022 |

La comuna agraria utópica que seguía una dieta basada en plantas.

Fruitlands fue una comuna agraria utópica establecida en Harvard, Massachusetts, por Amos Bronson Alcott y Charles Lane en la década de 1840, basada en principios trascendentalistas. [1]

Se puede encontrar un relato de la actividad de Fruitlands en Transcendental Wild Oats de la hija de Alcott, Louisa May Alcott. Charles Lane compró lo que se conocía como la granja Wyman y sus 90 acres (36 hectáreas), que también incluían una casa y un granero en ruinas.

Los residentes de Fruitlands no comían sustancias animales, solo bebían agua, se bañaban en agua sin calentar y «ninguna luz artificial prolongaría las horas de oscuridad ni les costaría el brillo de la mañana«. [2]

La propiedad de Fruitlands era comunal y no se utilizó mano de obra animal. La comunidad fue efímera y duró solo siete meses. Dependía de la agricultura, que resultó ser demasiado difícil. La granja original, junto con otros edificios históricos de la zona, ahora forma parte del Fruitlands Museum.

Amos Bronson Alcott, profesor y miembro de la New England Non-Resistance Society, se le ocurrió la idea de Fruitlands en 1841. Viajó a Inglaterra al año siguiente, donde esperaba encontrar apoyo y gente que participara con él en el experimento. Inglaterra fue el hogar de su grupo más fuerte de seguidores, un grupo de educadores que habían fundado Alcott House, una escuela basada en su filosofía de enseñanza. Uno de sus seguidores fue Charles Lane, quien viajó con él a los EEUU el 21 de octubre de 1842.

Aunque a Alcott se le ocurrió la idea de Fruitlands, no participó en la compra de la tierra, en gran parte porque no tenía un centavo después del fracaso de su Temple School y sus años posteriores en Concord, Massachusetts como agricultor. En julio, Alcott anunció sus planes en The Dial: «Hemos llegado a un acuerdo con el propietario de una finca de unos cien acres, que libera esta extensión de la propiedad humana«. Se habían mudado oficialmente a la granja el 1 de junio y con optimismo la llamaron «Fruitlands» a pesar de que solo había diez manzanos viejos en la propiedad. [3]

En principio, los reformadores de Fruitlands no creían en la compra de propiedades. Lane dijo lo siguiente sobre el tema:

«No reconocemos la compra de tierra; pero su redención del estado degradante de proprium, o propiedad, a usos divinos, lo entendemos claramente; donde aquellos a quienes el mundo estima dueños se encuentran cediendo su derechos individuales al Propietario Supremo» [4]

Charles Lane

La comuna atrajo a 14 residentes, incluidas las familias Alcott y Lane. Para julio, la comunidad había logrado plantar 8 acres (3,2 ha) de cereales, una de hortalizas y otra de melones. El 8 de julio, Ralph Waldo Emerson visitó junto con Ellery Channing. Aunque quedó impresionado por la serenidad del sitio y la idea del trabajo duro, registró con cautela: «No los prejuzgaré como exitosos … Se ven bien en julio. Los veremos en diciembre«.

Alcott y Lane colaboraron en una carta que se publicó en el New York Evening Tribune el 1 de septiembre y pronto se volvió a publicar en otros lugares. En el artículo, titulado «La vida familiar consociada», [5] el dúo explicó que su objetivo principal era mejorar la sociedad a través de «la sencillez en la dieta, vestimenta sencilla, baños puros, viviendas inmaculadas«.

Fruitlands finalmente fracasó el invierno después de su apertura, en gran parte debido a la escasez de alimentos y al malestar que acompañó a los habitantes. Los rigores del invierno de Nueva Inglaterra resultaron demasiado severos para los miembros de Fruitlands.

Estilo de vida y dieta

Los residentes de Fruitlands comenzaban sus días con una ducha purgante de agua fría y subsistían con una dieta simple que no contenía estimulantes ni productos animales.

Eran veganos, excluyendo incluso la leche y la miel de sus dietas. “Ni el café, el té, la melaza ni el arroz nos tientan más allá de los límites de la producción indígena”, escribió Lane. “Ninguna sustancia animal, ni la carne, la mantequilla, el queso, los huevos, ni la leche contaminan nuestras mesas, ni corrompen nuestros cuerpos”. La dieta generalmente consistía en frutas y agua, muchas verduras, —incluidas las zanahorias, las remolachas y las patatas—, estaban prohibidas porque mostraban una naturaleza inferior al crecer hacia abajo.

Los miembros de Fruitlands vestían solo ropa de lino y zapatos de lona; la tela de algodón estaba prohibida porque explotaba mano de obra esclava y la lana estaba prohibida porque provenía de ovejas. Alcott y Lane creían que los animales no deberían ser explotados por su carne o su trabajo, por lo que no utilizaron animales para la agricultura. Esto surgió de dos creencias: que los animales eran menos inteligentes que los humanos y que, por lo tanto, era deber de los humanos protegerlos; y que el uso de animales «contaminaba» su trabajo y comida, ya que los animales no estaban ilustrados y por lo tanto eran impuros. Eventualmente, cuando se acercaba el invierno, Alcott y Lane se comprometieron y permitieron un buey y una vaca. [6]

El libro Fruitlands

Massachusetts, finales de 1840. Los Lamb acaban de llegar por fin a su edén particular: una comuna que profesa la filosofía de los trascendentalistas, la de Thoreau y Emerson.

Comprar Fruitlands en Amazon

Allí, planean vivir apartados del resto de la sociedad, alimentándose de la tierra y siguiendo los principios de la belleza, la virtud, la justicia y el amor, en su búsqueda de una existencia perfectamente armonizada con su entorno y las demás criaturas de Dios. Todo parece sencillo y amigable en ese bosque lleno de intelectuales bienintencionados, pero quizá necesiten algo más que filosofía para sobrevivir: ¿cómo harán frente al crudo invierno de Nueva Inglaterra? ¿Acaso saben algo sobre el mundo del pastoreo y la agricultura? ¿Qué ocurrirá cuando lleguen las primeras tormentas?

Louisa May Alcott autora de Fruitlands

Louisa May Alcott, la aclamada autora de «Mujercitas», se inspira en su propia infancia para esbozar un magistral retrato del sueño de una familia que no dudó en unir sus fuerzas para hacer realidad lo irrealizable.

Editorial Cultura Vegana
www.culturavegana.com

FUENTES BIBLIOGRÁFICAS

1— Web de Fruitlands Museum

2— Delano 2004, p. 118.

3— Packer 2007, p. 148.

4— Gordon, Jessica (2012-02-06). «Transcendental Ideas: Social Reform; History of Fruitlands». Virginia Commonwealth UniversityArchived del original de 2012-02-08.

5—Francis, Richard (2010). Fruitlands : the Alcott family and their search for utopia. New Haven, CN: Yale University Press.

6— Hankins, Barry (2004). The Second Great Awakening and the Transcendentalists. Westport, CN: Greenwood Press.

7— elperiodico.com, «El extraño cuarto de atrás de Mujercitas», Elena Hevia, El Periódico, 21 de mayo del 2019. Actualizada 08 de junio del 2019


Comparte este post sobre Fruitlands en redes sociales

Nuestra puntuación
(Votos: 0 Promedio: 0)

Valora este contenido...

(Votos: 0 Promedio: 0)

...y compártelo