Saltar al contenido

¿Es la liberación animal un oxímoron¹?

Última edición: 27 julio, 2022 | Publicación: 26 julio, 2022 |

Un hecho es que el capitalismo trata a los animales horriblemente.

Si bien muchas civilizaciones han normalizado el comportamiento abusivo hacia los animales, el capitalismo las supera a todas en la intensidad, frecuencia e invisibilidad de la explotación apática mezclada con repetidos momentos de crueldad sádica. Y aunque muchas civilizaciones también han destruido sus entornos locales, el capitalismo, como sistema global con un nivel de poder tecnológico sin precedentes, es el primero en llevar el ecocidio a una escala global. Claramente en términos cuantitativos discretos, la biodiversidad y la biomasa del Planeta Tierra hoy en día es la más baja que jamás haya existido en la historia de la humanidad. Obviamente, existe una conexión entre el abuso de los animales por parte del capitalismo, su destrucción del medio ambiente y su opresión y abuso de los humanos.

No creo que los defensores de la liberación animal crean que van a acabar con la vivisección y las industrias cárnicas rescatando animales encarcelados más de lo que los anarquistas creen que vamos a abolir el estado con el nivel actual de actividad del que somos capaces. Así que permítanme ser inequívoco al señalar los muchos puntos fuertes de las acciones de liberación animal. Estas acciones son valientes y, más que nada, hoy en día la gente necesita inspiración. Estas acciones son pasionales, otra necesidad revolucionaria. A pesar de que las liberaciones salvarán a una pequeña cantidad de animales de las cintas transportadoras [2] de una gran máquina de muerte, vale la pena salvar a cada animal individual. Tal lógica no cuantitativa es valiosa en la lucha por un mundo anarquista libre de dominación. En tercer lugar, el movimiento de liberación animal ha desarrollado importantes innovaciones tácticas que se han extendido a medios y movimientos adyacentes. También son importantes para difundir la conciencia de la maldad de nuestra civilización hacia otros seres vivos.

Mi crítica a la liberación animal es menor, y en su mayoría pretende ser motivo de reflexión. A diferencia del veganismo, la liberación animal es, en mi opinión, una parte importante de un movimiento anarquista completo. Como movimiento separado, enfrenta el peligro de caer en actividades repetitivas y fetichizadas llevadas a cabo solo por sus valores morales internos en lugar de trabajar en conjunción con enfoques estratégicos a más largo plazo, pero creo que hay suficiente intercambio entre los liberacionistas animales y otros tipos. de radicales para casar la liberación animal con la necesidad de abolir el capitalismo.

Más problemática es la relación de la liberación animal con las falsas visiones de solidaridad que ya predominan en muchos círculos activistas, especialmente en los más privilegiados. Técnicamente, aunque al principio el punto parece casi insignificante, la liberación animal es un oxímoron [2]. La liberación, a menos que la entendamos de la manera en que lo hace George W. Bush, solo puede lograrse mediante su sujeto. En otras palabras, la gente debe liberarse. Los animales, en cambio, no pueden. Desafortunadamente, de aquí a la eternidad los animales nunca organizarán una fuerza social capaz de acabar con el capitalismo o incluso con la vivisección. Los animales nunca escribirán cartas ni recaudarán dinero para la fianza de los defensores de la liberación animal encarcelados. En un sentido democrático, los seres humanos y los animales no son iguales porque no pueden ser copartícipes de la sociedad civil con los mismos derechos y responsabilidades. Pues entonces, a la mierda la democracia. La autonomía es un concepto más coherente, y todos los seres vivos merecen autonomía y control sobre cualquier elección que sean capaces de hacer. (Esto plantea una pregunta moral con respecto a la domesticación, ya que muchos animales han participado en su propia domesticación como una adaptación evolutiva, y bien tratados, especialmente los animales domesticados que pastan libremente no huirán, incluso si han visto sacrificar a sus compañeros de prole. En su lugar, eligen quedarse con sus compañeros humanos ¿Qué hacemos entonces con su igualdad o autonomía?).

Los animales no se liberarán solos, hay que salvarlos. El planeta también debe ser salvado, pero esto no significa que estos sean proyectos misioneros sin esperanza, ya que con “salvar” básicamente queremos decir que debemos dejar de torturar y destruir a los animales y la naturaleza. A través de esta necesidad, la liberación animal promueve una falsa idea de solidaridad que crea un modelo muy condescendiente, a menudo racista, cuando los activistas que se mojan los pies con las actividades de liberación animal intentan trabajar junto con otros grupos humanos en lucha, si por razones de privilegio pueden hacerlo, también son capaces de imaginarse a sí mismos como salvadores. Esta no es una debilidad inevitable de la liberación animal, solo una consecuencia potencial dentro de los círculos revolucionarios donde la actividad de liberación animal está mucho más desarrollada y enfatizada que la solidaridad internacional o entre razas. En otras palabras, la liberación animal obviamente no es responsable del impulso misionero que está culturalmente arraigado en la blancura. Más bien, la liberación animal puede ser tan atractiva para muchos radicales blancos porque no desafía sino que puede promover el enfoque misionero de la solidaridad, en el que un ser más poderoso salva a un ser inocente pero indefenso del daño.

En conclusión

A nivel individual, muchos veganos se han involucrado en un trabajo vital para aumentar la conciencia ambiental y han experimentado su dieta como un medio para alcanzar la coherencia ética y la autodisciplina. Pero su dieta no ha sido un activo en la lucha. Para muchos de nosotros es importante vivir de una manera que consideramos éticamente coherente e intentar prefigurar el mundo que luchamos por crear. Sin embargo, un veganismo absolutista no es necesario para ninguna de estas tareas y en cambio, impide una comprensión precisa de la ecología y el capitalismo, al tiempo que desalienta un movimiento pluralista y unido contra el capitalismo.

Peter Gelderloos
Veganism is a consumer activity
2008

Este artículo es una versión traducida del original publicado en theanarchistlibrary.org, «Veganism is a consumer activity», Peter Gelderloos, The Anarchist Library, 2008.

Editorial Cultura Vegana
www.culturavegana.com

FUENTES BIBLIOGRÁFICAS

1— Oxímoron: Del griego ὀξύμωρον, oxymoron, en latín contradictio in terminis. Figura retórica de pensamiento que consiste en complementar una palabra con otra que tiene un significado contradictorio u opuesto. Ejemplos: muerto viviente, explotación compasiva, bienestar animal, pájaro enjaulado, huevos de gallinas libres, silencio atronador, vista ciega, luz oscura, gloria triste, …

2— culturavegana.com, «Vida en la cinta transportadora», Yuval Noah Harari, Editorial Cultura Vegana, Publicación: 29 septiembre, 2021


Compartir este post sobre veganismo en redes sociales

Valora este contenido...

(Votos: 0 Promedio: 0)

...y compártelo