Saltar al contenido

Los primeros cristianos eran vegetarianos

Publicación: 25 agosto, 2022 |

Los animales se habrían ahorrado mucho sufrimiento si Jesús de Nazaret hubiera sido escuchado al ordenar a sus seguidores que no comieran carne. 

Cacciata dei cambiavalute · Giotto, 1305

Sin embargo, en los evangelios de la Biblia hay pocos rastros de su conexión con la naturaleza y los animales, como el relato de las aves del cielo que no se preocupan [Mateo, 6]. O en la parábola de la semilla de mostaza, donde una sola semilla crece hasta convertirse en un árbol completo en el que los pájaros pueden anidar. Así será también con el venidero reino de la paz, que también es pequeño como un grano de mostaza al principio y luego se vuelve «más grande que las otras plantas», [Mateo, 12]. 

Y si Jesús «moró con las fieras» en el desierto durante 40 días [Marcos, 1], entonces podrías tener una idea del gran plan del hombre de Nazaret para restaurar el antiguo paraíso en la tierra. Sin embargo, la Biblia proporciona información insuficiente o incluso incorrecta sobre cómo Jesús trató a los animales de una manera muy práctica y qué pasos concretos puede tomar el individuo en esta dirección. Es por eso que también incluimos fuentes antiguas fuera de la Biblia, donde se puede encontrar información cada vez más detallada, sobre si los cristianos cumplieron el mandamiento de Jesús de no comer carne.

Mucha información sobre este tema está recopilada en el libro del erudito religioso Carl Anders Skriver, «The way of life of Jesus and the first Christians», Lübeck 1973, sobre Pedro, uno de los discípulos más famosos. 

Carl Anders Skriver cita a Pedro según las Homilías clementinas (=discursos), un escrito sobre Clemente, el líder de la comunidad romana, que podría haberse originado en Palestina alrededor del año 220, pero cuyos orígenes se remontan al siglo II. En consecuencia, Pedro explica que «sólo necesita pan y aceitunas y rara vez verduras» [XII, 6.4]. Algo similar se dice del discípulo Mateo.

El padre de la iglesia Clemente de Alejandría (siglo III), —reconocido como confiable por amigos y oponentes—, escribe sobre Mateo que «vivió de alimentos vegetales y no tocó carne» (Paidagogos [= «El Pedagogo», el primer libro cristiano de ética] II.1, 16) , así como el discípulo Matías, quien después de la muerte de Judas es elegido en el círculo de los doce discípulos. El erudito religioso Carl Anders Skriver añade que según el testimonio de los escritores del siglo II, los apóstoles Andrés, Felipe y Tomás y los evangelistas Marcos y Lucas también son vegetarianos.

El ejemplo de Santiago, el hermano de Jesús de Nazaret, —el primer líder de la iglesia primitiva en Jerusalén—, muestra que al grupo original de doce pronto se unirán otros que cargarán con la responsabilidad principal de la joven cristiandad primitiva. En la Biblia, se considera a Santiago uno de los tres «pilares» que «gozan de respeto» (Pablo, Gálatas 2, 9) junto a los apóstoles vivos, amigos de los animales, Pedro y Juan.

El padre de la iglesia «católica primitiva», Hegesipo escribió sobre Santiago (alrededor del 180 dC): «No disfrutaba del vino ni de las bebidas embriagantes; tampoco comía carne» (Eusebio, Kirchengeschichte II, 23, 5-6). Esto lo confirma el Padre de la Iglesia Agustín con estas palabras:

«Santiago, el hermano del Señor vivía de semillas y plantas y no tocó carne ni vino

Agustín
Epistulae contra Faustum XXII, 3

La forma de vida de los primeros cristianos primitivos en Palestina es una piedra de tropiezo para muchas personas. Porque el templo con sus sacrificios diarios de animales sigue siendo el centro religioso y político de la sociedad. Y en cada uno de los muchos festivales a lo largo del año, se prescriben ciertas matanzas. Y comer ciertos cortes de carne en los banquetes se considera no solo un hábito de comer, sino la obediencia a un dios que se dice que lo ordenó. 

Por lo tanto, la forma de vida amigable con los animales de Santiago y la iglesia primitiva cuenta como apostasía de Dios y sus mandamientos, una acusación por la cual Santiago es asesinado y apedreado por los seguidores de los sacerdotes de Jerusalén en el año 62 dC. Su sucesor es Simeón, primo de Jesús, (Skriver, loc. cit., pág. 15 y s.). Y la razón de la sentencia de muerte de Jesús fue que no había observado las normas dietéticas y de matanza para la Pascua. 

Por lo tanto, se puede suponer que Jesús y los primeros cristianos, por amor a los animales, se negaron a sacrificarlos y comerlos y de esta manera se arriesgaron a ser asesinados.

Unos años antes, Jesús de Nazaret había explicado a la población que las normas de los sacrificios no procedían de Dios, sino de los sacerdotes, quienes luego culpaban a Dios de sus invenciones y adopciones de otros cultos (por ejemplo, de Egipto). El padre de la iglesia Clemente de Alejandría escribe: 

«Pero creo que los sacrificios sangrientos solo fueron inventados por personas que buscaban una excusa para comer carne.» 

Clemente de Alejandría [1]

Y Jesús dijo: «Vine a abolir los sacrificios, y a menos que dejéis de los sacrificios, la ira no cesará de vosotros«, la palabra «ira» que significa el efecto negativo que está sobre la causa negativa del acto del sacrificio. Esta palabra de Jesús está documentada en el evangelio ebioneano cristiano primitivo (principios del siglo II), que hizo destruir la iglesia unos 300 años después. Desafortunadamente, solo han sobrevivido unas pocas frases, que el maestro de la iglesia católica Epifanio de Salamina (ca. 315-403) entregó en su libro Caja de medicina contra todos los falsos maestros (un título cínico) (Panarion omnium haeresium 30, 16, 4- 5)

Epifanio también informa que los ebioneos o ebionitas, —a los que llamó por un hombre llamado Ebion—, cuando se les preguntó por qué rechazaban estrictamente los alimentos cárnicos y el culto de los sacrificios, explicaron que Jesús lo dijo (Panarion 30, 18, 9), un testimonio antiguo muy importante de las enseñanzas de Jesús de Nazaret. Y para aquellos que no quieran llamar «mentirosos» a los ebionitas, esto es incluso una prueba de que Jesús enseñó a no matar animales para el consumo de carne.

Pero la mayoría del pueblo preferiría seguir escuchando a los sacerdotes que al hombre de Nazaret. El Templo en Jerusalén, en el que se sacrifican los animales, sigue ganando importancia y, como obra de arte, ni siquiera se completó hasta la década de 1960. Casi al mismo tiempo, comienza el levantamiento contra el poder de ocupación romano. Sin embargo, esto termina en una catástrofe con más de 100.000 muertos y la destrucción del templo en el año 70 dC. poco después de su finalización. Algunos de los supervivientes ahora están recuperando el sentido, y una fuente judía dice:

«Cuando el Templo fue destruido, el celibato aumentó en Israel, sin comer carne ni beber vino

Talmud
Baba Batra 60b

El fin de la guerra y la destrucción del templo, en la que se realizaban los terribles sacrificios de sangre, podría haber significado un nuevo comienzo en la sociedad, también en relación con los animales. Pero solo algunos de los que apelan a Cristo y que, por lo tanto, están excluidos de las sinagogas, las restantes casas de oración, están haciendo concesiones gradualmente y se está volviendo a comer carne. Al menos eso es lo que se desprende de un documento sobre los cristianos en Palestina a principios del siglo II, la conocida carta del enviado romano Plinio al emperador Trajano.

Plinio, un opositor de los cristianos, escribe después de Roma que los antiguos cristianos le informaron de lo siguiente: «Después de eso, se acostumbraron a dispersarse y [después] se reúnen de nuevo para tener una comida, aunque sea muy corriente e inocente«, que bien podría interpretarse como una comida vegetariana. Sin embargo, Plinio ve que cada vez más cristianos se apartan de su fe y continúa escribiendo:

«Una cosa es cierta … que … la carne de los animales sacrificados, para la que apenas había comprador, se vende de nuevo en todas partes. En consecuencia, es fácil imaginar que un gran número de personas serían puestas en el camino correcto si solo se les permitiera el arrepentimiento [activo]

Plinio [2]

Pero antes de que las personas que se llamaban a sí mismas cristianas comenzaran a comer carne nuevamente en Palestina, una presa protectora para los animales ya se había roto en otras partes del Imperio Romano.
¿Cómo? Después de que los seguidores de Jesús inicialmente sólo tuvieran que hacerse valer frente a los sacerdotes judíos y sus seguidores, hacia el año 50 se abrió un nuevo frente. Un solitario llamado Pablo comienza su propia campaña para ganar personas para Cristo, fuera de Israel.

Porque Pablo, como partidario de los fariseos, perseguía a los seguidores de Jesús en Jerusalén, inicialmente hay alegría por su conversión, experiencia en la que, según sus propias declaraciones, Cristo se le apareció. Pero pronto hay un conflicto entre la iglesia primitiva en Jerusalén y el nuevo converso, ya que Pablo se desvía de la enseñanza de Jesús de Nazaret en muchos aspectos, en su enseñanza de que la fe es suficiente para la salvación del alma, mientras que Jesús señaló repetidamente la acción correcta.

Editorial Cultura Vegana
www.culturavegana.com

NOTAS BIBLIOGRÁFICAS

1— Paidagogos II, citado después de Robert Springer, Enkarpa, la historia cultural de la humanidad a la luz de las enseñanzas pitagóricas, Hanover 1884, pp. 288-291

2— Epístula X, 96, citada después de Adolf Martin Ritter, Alte Kirche, Iglesia e historia teológica en fuentes, volumen I, Neukirchen 1977, p. 15


Comparte este post sobre comer carne en redes sociales

Valora este contenido...

(Votos: 0 Promedio: 0)

...y compártelo