Con el cristianismo no sé, pero no acabo de entender cómo encaja el veganismo con el verdadero catolicismo. Si profesas el catolicismo estrictamente, creer que con la consagración del pan y el vino se produce el misterio de la transubstanciación: se convierten la verdadera carne y la verdadera sangre de Jesús. Al comulgar no comer pan, sino la carne auténtica de Jesús.
Sin entrar a analizar el canibalismo postmitraísta de este rito, el católico vergano come carne al comulgar.

Responder