Saltar al contenido

Por qué soy vegano?

Publicación: 25 junio, 2020

Al igual que todas las industrias de explotación animal, el círculo de abuso terminará con el antagonista, los humanos, cayendo presa de su propia perfidia.

En el invierno de 1995, cuando tenía 19 años, conseguí un trabajo en una empresa llamada Dakota Mechanical. Construimos mataderos en el medio oeste, principalmente en Iowa. El estado de Iowa es el mayor productor de carne de cerdo de la nación. Cuando trabajaba en esa industria malvada, había 27 mataderos solo para cerdos. También ayudé a construir la planta de IBP en Logansport, Indiana. Era una planta nueva.

Nunca vi un animal asesinado en los más o menos 9 meses que trabajé en Logansport, pero no me fue difícil entender lo que harían muchas de esas máquinas cuando estuvieran en funcionamiento. Cuando empecé, era principalmente operador de montacargas, pero me abrí paso hasta ser aprendiz de fontanero industrial. Cuando acabamos de construir la fábrica, hubo un despido colectivo.

Pero pronto recibí la llamada para el próximo trabajo. El que cambiaría mi vida para siempre. Era un trabajo más pequeño; íbamos a construir una extensión de la planta de exterminio de IBP en Perry, Iowa. En este matadero ya en pleno funcionamiento, vi los asesinatos mecanizados más grizzly que se puedan presenciar. Como se trataba de una instalación antigua, nos llamaban constantemente para realizar trabajos de mantenimiento en toda la planta. Desde las corridas de la pluma, el piso de matanza hasta el renderizado, en el transcurso de 5 meses fui miembro confederado de la cuadrilla y cómplice de todo.

Cuando empecé, los olores, las imágenes y los sonidos eran dominantes. Me decía a mí mismo: “Esto es lo que comes; no te pongas aprensivo”. En 6 u 8 semanas sentí que mi alma estaba muerta. Durante 12 horas, a veces 15, a menudo trabajé con la sangre hasta los tobillos.

Como los 3 días que trabajé en las estaciones de lavado con tambores de 40 galones llenos de cabezas de cerdos sin piel mirándome.

O las veces que tendría que coger la carretilla elevadora detrás de la instalación para recolectar materias primas, justo al lado de la cual había una pila de cerdos defectuosos que no eran “aptos para el consumo humano“. Por una razón u otra, los dejaban amontonados, expuestos a los elementos y congelados hasta la muerte en el frío de Iowa. Con todos los horrores de los que estaba siendo testigo, ese montón de muertos congelados aún atormenta mi alma.

Entonces llegó el día que me cambió. Estábamos recogiendo todas nuestras herramientas y limpiando cuando un cerdo que había sido golpeado por una sacudida eléctrica, tenía la garganta atorada y había sido colgado boca abajo para desangrarse hasta la muerte, despertó, convulsionó y se liberó del pie que le sujetaba. Entonces salió corriendo del piso de matanza directamente hacia mí y el resto de operarios. Tres trabajadores del IBP lo persiguieron. Uno con una llave para tubos y dos con bates de béisbol. Comenzaron a golpear al cerdo hasta la muerte. Me di la vuelta como pensé que haría los demás, … me equivoqué. Cuando me volví, estaba cara a cara con el resto de mi cuadrilla. Mientras escuchaba los golpes y los chillidos de una muerte contundente a solo 30 pies detrás de mí, vi cómo mis compañeros de trabajo gritaban y vitoreaban, chocando los cinco cada vez que había un ruido seco, riendo y celebrando la muerte violenta de un ser sensible.

Esa noche en mi habitación de hotel mi mente se aceleró. Estaba disgustado conmigo mismo. Estaba disgustado con la humanidad. Dejé de comer carne. Unos días más tarde, mi capataz se me acercó y me preguntó si necesitaba pedir dinero prestado. Le dije: “No, ¿por qué lo preguntas?” Dijo que se había dado cuenta de que todo lo que había estado comiendo era mantequilla de maní y mermelada y que pensaba que estaba en la ruina. Le dije que no estaba arruinado y que simplemente había dejado de comer carne. Comenzó a molestarme y a llamarme “abrazador de árboles nacido de nuevo“. Dejé el trabajo en el acto.

Me fui a casa y comencé a estudiar derechos de los animales. Me hice vegano y me volví activo a título legal. Pasé años hablando de veganismo con la gente. Trabajaba en santuarios de animales y rescataba animales siempre que podía.

Nunca he sentido que nada de lo que he hecho o haré en nombre de nuestra Madre Tierra y sus naciones animales haya sido suficiente. Esas máquinas que construí en 1996 todavía están asesinando, incluso mientras escribo esto. Esa es mi culpa y mi vergüenza, me lo he ganado. Pero también son parte de mi fuerza y ​​resolución. Nada me hará olvidar la difícil situación de los animales de granja y el llamado campo libre, que es igual de enfermizo, incorrecto, innecesario e indefendible.

Al igual que todas las industrias de explotación animal, el círculo de abuso terminará con el antagonista, los humanos, cayendo presa de su propia perfidia. Un ejemplo, mi abuelo era un granjero de cerdos a quien nunca conocí. Murió en el año de mi nacimiento, después de que el amoníaco de los desechos de cerdo destruyera sus pulmones. Esa misma escorrentía de desechos de sus granjas porcinas adyacentes en los años 70 envenenó el agua subterránea, permitiendo que niveles ilegales de radio contaminasen el agua del grifo. A día de hoy, en ciertas áreas del medio oeste, se debe firmar una exención que indica que el agua del suministro público es peligrosa para tu salud y que estás “conforme” con eso antes de que te abran el suministro.

Lo he dicho antes, pero vale la pena repetirlo. Son estas industrias de la muerte las que son terroristas para los animales y la tierra. No aquellos que luchan contra ellos.

Walter Bond
9 de enero del 2010

Editorial Cultura Vegana
www.culturavegana.com

NOTAS BIBLIOGRÁFICAS

Este artículo es una versión traducida del original “Why I am Vegan”, publicado en SupportWalter.org

Walter Bond fue puesto en libertad el 18 de julio de 2020 y escribió su última carta siendo todavía prisionero y activista de los derechos animales.


Comparte este post de Walter Bond en redes sociales