Saltar al contenido

Tradiciones, hábitos y costumbres malditas

Publicación: 3 junio, 2020 |

El ritual de Kaporos, celebrado por muchos judíos jasídicos, no todos, poco antes de la festividad de Iom Kipur como un medio de «expiación por los pecados«.

En este loco, y bárbaro ritual, un pollo vivo y preferiblemente blanco porque significa «pureza», se balancea violentamente sobre la cabeza mientras el autor invoca un encantamiento sobre la expiación. Acto seguido, el pollo es sacrificado y supuestamente donado a una familia necesitada, aunque por muchos motivos el cadáver del pollo simplemente es arrojado a la basura. Muchos judíos ortodoxos han aborrecido este ritual, porque claramente no solo es moralmente humillante, sino también profundamente contradictorio. Si el objetivo del ritual es reflexionar sobre el destino del pollo, y extraer que «el pollo podría haber sido yo«, entonces ¿por qué alguien elegiría para infligir tal carnicería y crueldad a este ser inocente?

Por fortuna, muchos judíos ortodoxos han evolucionado hasta el punto de reconocer que algunas de sus tradiciones simplemente no son dignas de perpetuarse. Irónicamente, sin embargo, muchos de los que se horrorizan por prácticas como la de Kaporos les sorprendemos defendiendo su propio hábito de comer carne, huevos y productos lácteos a través de una lógica muy similar: a saber, por un recurso falaz a alguna tradición, o alguna costumbre, ritual, norma cultural o religiosa, o un mero hábito.

Es obvio que muchas personas intentan justificar su hábito de comer carne, lácteos y huevos argumentando algo como: «Es una tradición en mi cultura comer carne, lácteos y huevos» o «es costumbre entre mi familia comer carne, lácteos y huevos«, o, simplemente,»es mi hábito comer carne, lácteos y huevos«, y a medida que avanzan los hábitos, son difíciles de romper. Sin embargo, mantener una tradición, costumbre o hábito por una razón que no sea que es una tradición, una costumbre o un hábito, es una racionalización no válida para preservar por ejemplo: la esclavitud, la crueldad y el asesinato. Al igual que los hábitos, algunas tradiciones y costumbres son buenas, algunas son inofensivas y otras son extremadamente malas. Ya sea que demuestren ser buenos, malvados o simplemente inofensivos, no lo hicieron solo porque se practicaban de forma rutinaria, o porque las personas de cierta cultura los abrazaban sin cuestionamientos. ¡Siempre fueron buenos, malos o inocuos! Es comprensible que las tradiciones, costumbres y hábitos sean difíciles de romper, pero las tradiciones malas, las costumbres nocivas y los malos hábitos deben romperse. La abolición de la esclavitud en EEUU y de la sati en la India, la quema de mujeres viudas junto con sus maridos muertos en la pira funeraria, demuestra que el mal puede erradicarse y que las mentes racionales pueden superar la atrocidad de muchas tradiciones y costumbres que convierten a seres inocentes en víctimas, sin razón ni piedad.

Intenta colocarte en la posición de los animales: confinado a un mundo artificial, negado de tu libertad y la oportunidad de vivir una vida larga y saludable, incluso negado a ver la luz del sol la mayor parte del tiempo. Luego imagínate en un camión de campo de concentración, aterrorizado y confundido, de camino al matadero para que alguien pueda cortarte la garganta y cortarte en pedazos. Si honestamente tratas de asumir el punto de vista de los animales, comprenderás por qué deben eliminarse las adicciones psicóticas a la carne, el queso, la leche y los huevos. Si comes animales y los derivados que salen de los animales, estás causando dolor y sufrimiento y contaminándote con la sangre de seres inocentes. Hoy, a sabiendas contribuimos a un ciclo sin fin de esclavizar y matar animales para preservar la noción abstracta de tradición, los rituales vacíos de la costumbre y el hábito asesino y egoísta de la carne, el queso, la leche y el consumo de huevos. La paz comienza en la mesa, con lo que pones en tu cuerpo diariamente.

Las buenas personas, las que mantienen buenos hábitos y observan tradiciones y costumbres valiosas, no solo hablan de amabilidad, la practican, no rezan por amor. De hecho lo dan. No es tu derecho, basado en tus tradiciones, tus costumbres y tus hábitos, negarle a los animales su libertad para que puedas dañarlos, esclavizarlos, matarlos y comértelos. De eso no se tratan los derechos animales. Eso es injusticia. No hay contraargumento al veganismo. Acéptalo. Pide disculpas por la forma en que has estado viviendo. Haz las paces y sigue adelante.

Editorial Cultura Vegana
www.culturavegana.com

NOTAS BIBLIOGRÁFICAS

1-Este artículo es una versión traducida del original: «The Insipid Appeal to Traditions, Customs, and Habits» de Gary Yourofsky

2- Wikipedia.org/Kapparot


Comparte este post con tus amigos en redes sociales

Valora este contenido...

(Votos: 0 Promedio: 0)

...y compártelo