Saltar al contenido

Comer animales

Publicación: 19 agosto, 2020

Cuando Jonathan Safran Foer iba a convertirse en padre empezó a preocuparse por la forma más responsable de alimentar a su hijo.

¿Cuáles son las consecuencias de comer animales para la salud? ¿Cuáles los efectos económicos, sociales y ambientales de hacerlo? Mezclando con maestría filosofía, literatura, ciencia y la narración de sus propias aventuras detectivescas, Comer animales explora el origen de nuestros hábitos alimenticios: desde las costumbres nacionales a las tradiciones familiares, pasando por una atroz falta de información.

Con una profunda perspicacia, un equilibrado sentido ético y una creatividad desbordante, Safran Foer revela la espeluznante verdad sobre el precio pagado por el medio ambiente, el Tercer Mundo y los animales para que podamos tener carne en nuestras mesas.

¿Necesitamos proteínas animales? No.

Podemos vivir vidas más largas y saludables sin proteína animal. La mayoría de los adultos estadounidenses comen aproximadamente el doble de la ingesta recomendada de proteínas, incluidos los vegetarianos, que consumen un 70% más de lo que necesitan. Las personas que comen dietas altas en proteínas animales tienen más probabilidades de morir de enfermedades cardíacas, diabetes e insuficiencia renal. Por supuesto, la carne, como el pastel, puede ser parte de una dieta saludable. Pero ningún nutricionista sólido recomendaría comer pastel con demasiada frecuencia.

¿No podemos trabajar con corporaciones de granjas industriales para mejorar el sistema alimentario? No.

Bueno, a menos que creas que aquellos que se hicieron poderosos mediante la explotación destruirán voluntariamente los vehículos que les han otorgado una riqueza espectacular. La agricultura industrial es para la agricultura real lo que los monopolios criminales son para el emprendimiento. Si durante un solo año el gobierno eliminara sus más de 38.000 millones de $ en ayudas y subvenciones, y exigiera que las corporaciones de carne y lácteos compitieran según las reglas capitalistas normales, los destruiría para siempre. La industria no podría sobrevivir en el mercado libre.

Quizás más que cualquier otro alimento, la carne inspira comodidad e incomodidad. Eso puede dificultar actuar según lo que sabemos y queremos. ¿Realmente podemos desplazar la carne del centro de nuestros platos? Esta es la pregunta que nos lleva al umbral de lo imposible. Por otro lado está lo inevitable.

Con el horror de la pandemia presionando desde atrás, y el nuevo cuestionamiento de lo que es esencial, ahora podemos ver la puerta que siempre estuvo allí. Como en un sueño donde nuestras casas tienen habitaciones desconocidas para nosotros mismos, podemos sentir que hay una mejor manera de comer, una vida más cercana a nuestros valores. Por otro lado, no es algo nuevo, sino algo del pasado: un mundo en el que los agricultores no eran mitos, los cuerpos torturados no eran comida y el planeta no era la factura al final de la comida.

Una comida frente a la otra, es hora de cruzar el umbral. En el otro lado está el hogar.

Jonathan Safran Foer
Escritor de origen judío.​ Conocido por su trabajo de no-ficción Eating Animals y por sus novelas Everything Is Illuminated ó Extremely Loud & Incredibly Close.


Editorial Cultura Vegana
www.culturavegana.com

NOTAS BIBLIOGRÁFICAS

1- Wikipedia.org/Jonathan_Safran_Foer

2- CulturaVegana.com, “El fin de la carne está aquí“, Jonathan Safran Foer, 21 de mayo de 2020.

3- CulturaVegana.com, “… y sigues comiendo carne?“, Jaume Domenech, 3 mayo, 2020

4- Amazon.com, “Comer Animales“, Jonathan Safran Foer

5- Amazon.com, “Come con conciencia: Un análisis sobre la moralidad del consumo de animales“, Gary L. Francione y Anna Charlton


Comparte este artículo con tus amigos en redes sociales