Saltar al contenido

E-120 rojo para comer

Última edición: 26 junio, 2020 | Publicación: 29 octubre, 2018


Im√°gen del Dactylopius coccus

El √°cido carm√≠nico, E-120, C.I. 75470, Natural Red 004, es una sustancia qu√≠mica compleja utilizada como colorante rojo extra√≠do de la cochinilla, Dactylopius coccus,  u otros insectos. Se utiliza como colorante en cosm√©ticos como pintalabios, maquillaje, pintau√Īas, etc. y como E-120 en la industria alimenticia para dar un color rojo a los alimentos o a bebidas, chorizo, zumo de fresa, … Un sustituto utilizado es el Ponceau 4R , un colorante azoico con el n√ļmero E124.El colectivo vegano desconoce en muchos casos que est√° ingiriendo con forma de insecto en productos de alimentaci√≥n y de cosm√©tica. Se considera que es el mejor colorante natural del mercado, y procede de la cochinilla. La industria y el marketing ocultan su presencia modificando el nombre como carm√≠n, √°cido carm√≠nico o, simplemente, bajo el cr√≠ptico E-120. No es de extra√Īar que en cualquier foro, grupo de Facebook o tertulia vegana sea un tema recurrente porque detectar cualquier alimentos que encubra el dichoso E-120 pasa a ser uno de sus objetivos prioritarios.

La cochinilla es un insecto peque√Īo que vive como hu√©sped de la tuna, aliment√°ndose de la savia de la penca; que parasita en los cladodios o pencas del cacto nopal. El macho no tiene aparato bucal pero posee un par de alas que le sirven para moverse y fecundar a la hembra; √©ste vive tres d√≠as √ļnicamente. Los insectos que producen esta sustancia son muy peque√Īos, pero son muy ricos en colorante, alcanzando las hembras adultas hasta el 21% de producto en su peso seco.

Despu√©s del descubrimiento de Am√©rica se consigue m√°s f√°cilmente de las hembras de la cochinilla Dactylopius coccus, que vive sobre todo en plantas suculentas del tipo Opuntia, llegan a su edad adulta a los 200 d√≠as. Para la cr√≠a de este insecto se introdujeron estas plantas incluso en las Islas Canarias y en la Espa√Īa peninsular.

Como explica la web de Eroski Consumer est√° en “jarabes, confituras, mermeladas, gominolas, pasteles industriales… todos contienen E-120. Tambi√©n en conservas vegetales, helados y l√°cteos como los yogures de fresa o frutos rojos y el queso fresco, y en productos c√°rnicos y en bebidas“. En esta larga lista faltan los palitos de cangrejo hechos con surimi, algunas bebidas energ√©ticas, verm√ļs y embutidos. 


Ocultan su presencia usando nombres como: carm√≠n, √°cido carm√≠nico o  E-120

¬ŅPor qu√© no pueden ni verlo los vegetarianos, veganos y muchos omn√≠voros? Porque se hace con unos peque√Īos insectos: los Dactylopius coccus, conocidos popularmente como cochinillas. Y es que aunque no se ven directamente al consumir este colorante, proceden evidentemente del mundo animal y est√°n en muchos de los alimentos que consumimos a diario.

El colectivo vegetariano se ha movilizado en muchas ocasiones en contra de este colorante. Una de sus campa√Īas internacionales m√°s sonadas exig√≠a a grandes marcas de alimentaci√≥n que dejaran de utilizar cochinillas en alimentos con titulares tan potentes como “Dile a Danone que elija bayas y no insectos para sus yogures” o “Comes insectos y todav√≠a no te hab√≠as dado cuenta“.

Puede parecer algo repugnante saber que la industria utiliza habitualmente estos insectos, pero “es una pr√°ctica ancestral y natural que se usaba hace m√°s de 2.000 a√Īos. Los espa√Īoles la introdujeron en el siglo XVI para te√Īir vestidos y dar color rojo a los alimentos“, comenta Lorenzo P√©rez, productor de este insecto para la industria en Las Palmas de Gran Canaria.


Mermeladas que a√Īaden E-120 para mejorar el rojo carm√≠n

¬ŅD√≥nde se usa la cochinilla? En pr√°cticamente todo. Seg√ļn Lorenzo Perez, la cochinilla est√° presente en ‚Äúla industria c√°rnica, en los l√°cteos, en la cosm√©tica de alta calidad, pinturas labiales, lacas de u√Īas, en las golosinas, en las bebidas alcoh√≥licas, en la industria farmac√©utica, en el textil, en las pinturas hist√≥ricas y tambi√©n en pinturas industriales de alta gama en edificios con dise√Īo de lujo o hist√≥ricos“.

Para los productores, el lobby contra ellos intenta confundir al consumidor desinformado con bulos en publicaciones sobre alimentos cancer√≠genos. Recientemente han aparecido listas de naturopat√≠a hol√≠stica o la famosa lista fake del Hospital de Majadahonda. Lorenzo P√©rez lo tiene claro: ‚ÄúEl 99% de las campa√Īas contra el E-120 son publicidades enga√Īosas en las que colocan fotos de otros insectos‚ÄĚ, dice Lorenzo P√©rez que a√Īade que ‚Äútanto la FDA como la UE han aprobado su uso como colorante natural, que adem√°s es inocuo‚ÄĚ.


El 99% de las campa√Īas contra el E-120 son publicidades enga√Īosas con fotos de otros insectos.

La cochinilla vive en determinadas especies de cactus como el nopal, la chumbera o la tunera y no todas sirven para su cr√≠a. Por eso, necesitan climas c√°lidos como los que se dan en determinadas zonas de M√©xico, Chile, Per√ļ y en la Uni√≥n Europea √ļnicamente sobreviven en las islas Canarias.


Aprovechar los alimentos naturales que contienen rojo no manipulado

Para lograr este colorante, “se cultivan durante dos a√Īos esas especies de cactus. Posteriormente, se infestan las plantas con cochinillas madres listas para criar y se introducen manualmente en unos saquitos de tela porosa. Estos saquitos los colocamos sobre plantas libres de cochinilla. A los 3 meses ya se puede proceder a la recolecci√≥n de las nuevas madres que han parasitado la planta“, dice Lorenzo P√©rez.

Este proceso se suele hacer con una cuchara met√°lica caracter√≠stica para dicho fin o barriendo suavemente con cepillos apropiados para desprender la cochinilla de la planta.Los siguientes pasos ya son en el laboratorio, donde se muelen, se hierven y se filtran las cochinillas para lograr el √°cido carm√≠nico: el pigmento puro. A partir de ah√≠, el proceso resulta m√°s qu√≠mico, puesto que se le a√Īaden sales de aluminio y calcio, que funcionan como quelantes, para hacerlo m√°s estable y comestible a la vez.

El aspecto de las cochinillas no es muy atractivo: tienen unas telillas que las unen entre s√≠ y son de un tama√Īo muy reducido de apenas cinco mil√≠metros. Son uno de los pocos insectos que producen √°cido carm√≠nico, que en teor√≠a funciona a modo de protecci√≥n para que otros insectos no las coman, pero que es la clave para su explotaci√≥n comercial por su pigmentaci√≥n.

Hacen falta 100.000 hembras para obtener un kilo de producto. Es una cantidad peque√Īa, pero se calcula que hay 200 millones de insectos por cada ser humano de la Tierra. Aunque muchos recelaban en su d√≠a de un informe [1] de la Organizaci√≥n de las Naciones Unidas para la Alimentaci√≥n y la Agricultura (FAO) que promov√≠a el consumo de insectos comestibles como soluci√≥n de prote√≠nas sostenible, la verdad es que ya est√°bamos comiendo insectos como la cochinilla sin saberlo. T√ļ decides: alquitr√°n con el E-124 o cochinilla con el E-120. O si no, a dejar de comer cosas rojas que no sean frutas o verduras de ese color.

FUENTES BIBLIOGR√ĀFICAS

[1] – http://www.fao.org/docrep/018/i3253e/i3253e.pdf
[2] РArtículo basado en un texto original de Gonzalo López-Huerta


Editorial Cultura Vegana
www.culturavegana.com