Saltar al contenido

El progreso humano está sembrado de cadáveres

Última edición: 24 mayo, 2020 | Publicación: 23 mayo, 2020

El destino de los animales de granja industrial es una de las cuestiones éticas más acuciantes de nuestro tiempo. Decenas de miles de millones de seres sensibles, cada uno con sensaciones y emociones complejas, viven y mueren en una línea de producción.

“Los animales son personas” by @clementmartz

Los animales son las principales víctimas de la historia, y el tratamiento de animales en granjas industriales es quizás el peor crimen de la historia. La marcha del progreso humano está sembrada de animales muertos. Hace decenas de miles de años, nuestros antepasados ​​de la edad de piedra ya fueron responsables de una serie de desastres ecológicos. Cuando los primeros humanos llegaron a Australia hace unos 45.000 años, rápidamente llevaron a la extinción al 90% de animales grandes. Este fue el primer impacto significativo que el homo sapiens tuvo en el ecosistema del planeta. Y no fue el último.

Hace unos 15.000 años, los humanos colonizaron América, eliminando en el proceso aproximadamente el 75% de sus grandes mamíferos. Numerosas especies desaparecieron de África, de Eurasia y de las innumerables islas alrededor de sus costas. El registro arqueológico de país tras país cuenta la misma triste historia. La tragedia comienza con una escena que muestra una población rica y variada de animales grandes, sin ningún rastro de homo sapiens. En la escena dos, aparecen humanos, evidenciados por un hueso fosilizado, una punta de lanza o tal vez una fogata. La escena tres sigue rápidamente, en la que hombres y mujeres ocupan el centro del escenario y la mayoría de los animales grandes, junto con otros muchos más pequeños, han desaparecido. En total, los sapiens llevaron a la extinción aproximadamente el 50% de todos los grandes mamíferos terrestres del planeta antes de plantar el primer campo de trigo, dar forma a la primera herramienta de metal, escribir el primer texto o acuñar la primera moneda.

El siguiente hito importante en las relaciones entre humanos y animales fue la revolución agrícola: el proceso por el cual pasamos de ser cazadores-recolectores nómadas a agricultores que viven en asentamientos permanentes. Implicaba la aparición de una forma de vida completamente nueva en la Tierra: los animales domésticos. Inicialmente, este desarrollo podría parecer de menor importancia, ya que los humanos solo lograron domesticar unas 20 especies de mamíferos y aves, en comparación con los innumerables miles de especies que permanecieron “salvajes”. Sin embargo, con el paso de los siglos, esta nueva forma de vida se convirtió en la norma. Hoy, más del 90% de todos los animales grandes son domesticados; “grande” se refiere a animales que pesan unos cuantos kilogramos. Consideremos el pollo, por ejemplo. Hace diez mil años, era un ave rara que habitaba en pequeños nichos del sur de Asia. Hoy en día, miles de millones de pollos viven en casi todos los continentes e islas, excepto en la Antártida. El pollo domesticado es probablemente el ave más extendida en los anales del planeta Tierra. Si medimos el éxito en términos numéricos, los pollos, las vacas y los cerdos son los animales más exitosos de la historia.


“Las setas pueden resetear el cerebro”

Anuncios Relevantes
Photo by Jaume Domenech

Por desgracia, las especies domesticadas pagaron por su éxito colectivo con un sufrimiento individual sin precedentes. El reino animal ha conocido muchos tipos de dolor y miseria durante millones de años. Sin embargo, la revolución agrícola creó tipos de sufrimiento completamente nuevos, que solo empeoraron con el paso de las generaciones.

A primera vista, los animales domesticados pueden parecer mucho mejores que sus primos y antepasados ​​salvajes. Los búfalos salvajes pasan sus días buscando comida, agua y refugio, y están constantemente amenazados por leones, parásitos, inundaciones y sequías. El ganado domesticado, por el contrario, disfruta del cuidado y la protección de los humanos. Las personas proporcionan comida, agua y refugio a las vacas y terneros, tratan sus enfermedades y los protegen de los depredadores y los desastres naturales. Es cierto que la mayoría de las vacas y terneros tarde o temprano irán al matadero sin embargo, ¿eso hace que su destino sea peor que el de los búfalos salvajes? ¿Es mejor ser devorado por un león que ser asesinado por un hombre? ¿Son los dientes de cocodrilo más amables que las cuchillas de acero?

Lo que hace que la existencia de animales de granja domesticados sea particularmente cruel no es solo la forma en que mueren sino, sobre todo, cómo viven. Dos factores competitivos han dado forma a las condiciones de vida de los animales de granja: por un lado, los humanos quieren carne, leche, huevos, cuero, potencia muscular de los animales y diversión; Por otro lado, los humanos tienen que asegurar la supervivencia y reproducción a largo plazo de los animales de granja. Teóricamente, esto debería proteger a los animales de la crueldad extrema. Si un granjero ordeña a su vaca sin proporcionarle comida y agua, la producción de leche disminuirá y la vaca misma morirá rápidamente. Desafortunadamente, los humanos pueden causar un tremendo sufrimiento a los animales de granja de otras maneras, incluso mientras aseguran su supervivencia y reproducción. La raíz del problema es que los animales domésticos han heredado de sus ancestros salvajes muchas necesidades físicas, emocionales y sociales que son redundantes en las granjas. Los agricultores ignoran habitualmente estas necesidades sin pagar ningún precio económico. Encierran a los animales en pequeñas jaulas, mutilan sus cuernos y colas, separan a las madres de la descendencia y crían selectivamente monstruosidades. Los animales sufren mucho, pero viven y se multiplican.

¿No contradice eso los principios más básicos de la evolución darwiniana? La teoría de la evolución sostiene que todos los instintos e impulsos han evolucionado en interés de la supervivencia y la reproducción. Si es así, ¿la reproducción continua de animales de granja no prueba que se satisfacen todas sus necesidades reales? ¿Cómo puede una vaca tener una “necesidad” que no es realmente esencial para la supervivencia y la reproducción?

“Para sobrevivir y reproducirse, el antiguo ganado salvaje tenía que comunicarse, cooperar y competir con eficacia”

Es cierto que todos los instintos e impulsos evolucionaron para satisfacer las presiones evolutivas de supervivencia y reproducción. Sin embargo, cuando estas presiones desaparecen, los instintos y los impulsos que formaron no se evaporan instantáneamente. Incluso si ya no son instrumentales para la supervivencia y la reproducción, continúan moldeando las experiencias subjetivas del animal. Las necesidades físicas, emocionales y sociales de las vacas, perros y humanos actuales no reflejan sus condiciones actuales, sino las presiones evolutivas que sus antepasados ​​encontraron hace decenas de miles de años. ¿Por qué la gente moderna ama tanto los dulces? No es porque a principios del siglo XXI debamos atiborrarnos de helado y chocolate para sobrevivir. Más bien, es porque si nuestros antepasados ​​de la edad de piedra se encontraron con frutas dulces y maduras, lo más sensato era comer tantas de ellas como pudieran lo más rápido posible. ¿Por qué los jóvenes conducen imprudentemente, se involucran en grupos violentos y piratean sitios confidenciales de Internet? Porque están obedeciendo a viejos patrones genéticos. Hace setenta mil años, un joven cazador que arriesgó su vida persiguiendo a un mamut eclipsó a todos sus competidores y ganó la mano de la belleza local, y ahora estamos atrapados con sus genes machos.

Exactamente la misma lógica evolutiva da forma a la vida de las vacas y terneros en nuestras granjas industriales. El antiguo ganado salvaje era un animal social. Para sobrevivir y reproducirse, necesitaban comunicarse, cooperar y competir de manera efectiva. Como todos los mamíferos sociales, el ganado salvaje aprendió las habilidades sociales necesarias a través del juego. A los cachorros, gatitos, terneros y niños les encanta jugar porque la evolución implantó este impulso en ellos. En la naturaleza, necesitaban jugar. Si no lo hicieran, no aprenderían las habilidades sociales vitales para la supervivencia y la reproducción. Si un gatito o un ternero nació con alguna mutación rara que los hizo indiferentes a jugar, era poco probable que sobrevivieran o se reprodujeran, ya que en primer lugar no existirían si sus antepasados ​​no hubieran adquirido esas habilidades. Del mismo modo, la evolución implantó en cachorros, gatitos, terneros y niños un deseo abrumador de vincularse con sus madres. Una mutación casual que debilita el vínculo madre-hijo es una sentencia de muerte.

Lo que sucede cuando los granjeros ahora toman una cría joven, la separan de su madre, la ponen en una pequeña jaula, la vacunan contra diversas enfermedades, le proporcionan comida y agua y luego, cuando tenga la edad suficiente, la inseminan artificialmente con un toro ¿esperma? Desde una perspectiva objetiva, esta cría ya no necesita lazos maternos ni compañeros de juego para sobrevivir y reproducirse. Todas sus necesidades están siendo atendidas por sus amos humanos. Pero desde una perspectiva subjetiva, la cría todavía siente una fuerte necesidad de vincularse con su madre y jugar con otras pantorrillas. Si no se cumplen estos impulsos, el ternero sufre mucho.

Esta es la lección básica de la psicología evolutiva: una necesidad formada hace miles de generaciones se sigue sintiendo subjetivamente, incluso si ya no es necesaria para la supervivencia y la reproducción en el presente. Trágicamente, la revolución agrícola dio a los humanos el poder de asegurar la supervivencia y reproducción de animales domesticados mientras ignoraban sus necesidades subjetivas. En consecuencia, los animales domésticos son colectivamente los animales más exitosos del mundo y, al mismo tiempo, son individualmente los animales más miserables que jamás hayan existido.

La situación solo ha empeorado en los últimos siglos, tiempo durante el cual la agricultura tradicional dio paso a la agricultura industrial. En sociedades tradicionales como el antiguo Egipto, el imperio romano o la China medieval, los humanos tenían una comprensión muy parcial de la bioquímica, la genética, la zoología y la epidemiología. En consecuencia, sus poderes de manipulación eran limitados. En las aldeas medievales, las gallinas corrían libres entre las casas, picoteaban semillas y gusanos del montón de basura y construían nidos en el granero. Si un campesino ambicioso intentara encerrar a 1.000 gallinas dentro de un gallinero abarrotado, probablemente habría producido una epidemia mortal de gripe aviar, que aniquilaría a todas las gallinas, así como a muchos aldeanos. Ningún sacerdote, chamán o médico brujo podría haberlo evitado. Pero una vez que la ciencia moderna ha descifrado los secretos de las aves, los virus y los antibióticos, los humanos han podido comenzar a someter a los animales a condiciones de vida extremas. Con la ayuda de vacunas, medicamentos, hormonas, pesticidas, sistemas centrales de aire acondicionado y alimentadores automáticos, ahora es posible meter decenas de miles de pollos en pequeños gallineros y producir carne y huevos con una eficiencia sin precedentes.

El destino de los animales en tales instalaciones industriales se ha convertido en uno de los problemas éticos más apremiantes de nuestro tiempo, en términos de números y estadísticas. En estos días, la mayoría de los animales grandes viven en granjas industriales. Nos imaginamos que nuestro planeta está poblado de leones, elefantes, ballenas y pingüinos. Eso puede ser cierto para el canal de National Geographic, las películas de Disney y los cuentos de hadas para niños, pero ya no es cierto para el mundo real. En el mundo habitan 40.000 leones pero, por el contrario, hay alrededor de 1 billón de cerdos domesticados; 500.000 elefantes y 1,5 billones de vacas domesticadas; 50 millones de pingüinos y 20 mil millones de pollos.

En 2009, había 1.600 millones de aves silvestres en Europa, contando todas las especies juntas. Ese mismo año, la industria europea de carne y huevo crió 1.900 millones de pollos. En total, los animales domesticados del mundo pesan alrededor de 700 millones de toneladas, en comparación con 300 millones de toneladas de los humanos, y menos de 100 millones de toneladas para los grandes animales salvajes.

“Los animales son personas”
www.culturavegana.com

Anuncios Relevantes

Es por eso que el destino de los animales de granja no es un problema ético secundario. Se trata de la mayoría de las grandes criaturas de la Tierra: decenas de miles de millones de seres sintientes, cada uno con un complejo mundo de sensaciones y emociones, que viven y mueren en una línea de producción industrial. Hace cuarenta años, el filósofo moral Peter Singer publicó su libro canónico Animal Liberation, que ha hecho mucho para cambiar la opinión de las personas sobre este tema. Singer afirmó que la soberanía alimentaria y la agricultura industrial es responsable de más dolor y miseria que todas las guerras de la historia juntas.

El estudio científico de los animales ha jugado un papel sombrío en esta tragedia. La comunidad científica ha utilizado su creciente conocimiento de los animales principalmente para manipular sus vidas de manera más eficiente al servicio de la industria humana. Sin embargo, este mismo conocimiento ha demostrado más allá de toda duda razonable que los animales de granja son seres sensibles, con intrincadas relaciones sociales y patrones psicológicos sofisticados. Puede que no sean tan inteligentes como nosotros, pero ciertamente conocen el dolor, el miedo y la soledad. Ellos también pueden sufrir, y ellos también pueden ser felices.

Ya es hora de que tomemos en serio estos hallazgos científicos, porque a medida que el poder humano sigue creciendo, nuestra capacidad de dañar o beneficiar a otros animales crece con él. Durante 4.000 millones de años, la vida en la Tierra estuvo gobernada por la selección natural. Ahora se rige cada vez más por el diseño inteligente humano. La biotecnología, la nanotecnología y la inteligencia artificial pronto permitirán a los humanos remodelar a los seres vivos de formas radicalmente nuevas, lo que redefinirá el verdadero significado de la vida. Cuando lleguemos a diseñar este nuevo mundo valiente, debemos tener en cuenta el bienestar de todos los seres sintientes, y no solo del homo sapiens.

Editorial Cultura Vegana
www.culturavegana.com

NOTAS BIBLIOGRÁFICAS

1- Traducción del artículo “Industrial farming is one of the worst crimes in history” de Yuval Noah Harari, 2015