Saltar al contenido

Future Farms en Malasia nace en plena pandemia y las ventas suben

Publicación: 10 septiembre, 2020

La organización de la empresa agrícola de los dos amigos fue inusual. Su granja está al lado de una estación de servicio, dentro de un contenedor de envío donde las plantas crecen en estantes apilados verticalmente.

Y el momento de sus primeras ventas, durante los primeros días del brote de coronavirus en Malasia, parecía menos que ideal.

Shawn Ng, con 28 años es cofundador de la granja vertical The Vegetable Co. «Éramos un producto naciente en un mercado incierto. No estábamos muy seguros de si despegaría, pero de alguna manera el mercado jugó a nuestro favor». A medida que las compras en persona disminuyen durante la pandemia, la operación de Shawn con sede en Malasia es una de las muchas granjas pequeñas en todo el mundo que venden productos frescos directamente a los consumidores de manera que pasan por alto las tiendas tradicionales.

Algunas granjas venden en plataformas de comercio electrónico como Amazon o Lazada, el emporio en línea de Alibaba para el sudeste asiático, o a través de otras más pequeñas como Harvie, un sitio web con sede en Pensilvania que conecta a los consumidores con granjas individuales en los EEUU y Canadá. Otros, como The Vegetable Co., venden directamente a los clientes.

«Yo estaba muy ‘kan cheong’ durante el período de confinamiento», dijo una de las clientas habituales, la Sra. Ayu Samsudin, usando una palabra en cantonés para ansiedad. «Recibir verduras frescas en la puerta de tu casa fue un gran alivio».

Agricultura 4.0

The Vegetable Co. consiste en un contenedor de transporte de 320 pies cuadrados en el borde de un estacionamiento en Kuala Lumpur, la ciudad más grande de Malasia. Abrió sus puertas, con solo un puñado de clientes, aproximadamente un mes antes de que el bloqueo restrictivo del país entrara en vigor a mediados de marzo.

Los ingresos crecieron un 300% en las primeras semanas y el contenedor se está acercando a su capacidad de producción debido a la alta demanda. Además de la estación de servicio, los otros vecinos del contenedor son un campo de prácticas y una plantación de palma aceitera. En el interior, estantes apretados con lechuga hidropónica, brotes y otras verduras crecen bajo luces LED.

El papel tapiz del exterior de la cámara de cultivo muestra el cielo azul y las nubes, evocando la vista de una granja antigua. Los empleados deambulan por el estrecho pasillo de la cámara con guantes de goma, mascarillas quirúrgicas y batas blancas de laboratorio, como si fuera una sala de hospital. Los fundadores tienen poca experiencia con la agricultura tradicional y hablan de su trabajo con jerga de Silicon Valley.

Shawn se interesó por primera vez en la agricultura vertical después de ver The Martian, la película de 2015 en la que un astronauta estadounidense interpretado por Matt Damon está varado en Marte y aprende a cultivar su propia comida.

«Estaba asombrado por el grado de precisión de la tecnología junto con la elegancia de la solución para cultivar verduras en un entorno de gravedad cero. Desde entonces, me he metido en la madriguera de la investigación independiente.»

El coronavirus despegó en Malasia en marzo, después de que la reunión de un grupo de reavivamiento islámico allí se convirtiera en uno de los principales vectores de la pandemia en el sudeste asiático. Desde entonces, el país de unos 32 millones de habitantes ha resistido el brote relativamente bien, al menos en comparación con algunos de sus vecinos.

El confinamiento inicial de Malasia permitió que solo una persona por hogar saliera a la calle para hacer diligencias esenciales, y la policía impuso restricciones de viaje locales con barricadas. A pesar de que las reglas se relajaron gradualmente para permitir que la mayoría de las empresas reabrieran, muchos malayos urbanos han mantenido los hábitos de compra online que desarrollaron durante el confinamiento inicial.

«No muchos clientes finales están dispuestos a volver al mercado húmedo.»

La empresa matriz de The Vegetable Co., Future Farms, ahora busca capital inicial para financiar una expansión a una instalación más grande. Acaban de contratar a un arquitecto y un desarrollador de software para diseñarlo. Por ahora, sin embargo, la operación sigue siendo modesta.

Una de las clientes de la ruta a más de 40 millas, Gudrun Olafsdottir, dice que junto con el yoga y la meditación, los vegetales de The Vegetable Co. son parte de una rutina que le ayuda a mantenerse en forma física y mental durante la pandemia. Olafsdottir, que es de Islandia y trabaja en el comercio minorista, encontró la granja en redes sociales a través de un chef local de cocina cruda y vegana. Dijo que era una de varias empresas locales a las que estaba apoyando estos días con un abrazo financiero.

Editorial Cultura Vegana
www.culturavegana.com

NOTAS BIBLIOGRÁFICAS

1- Web de Future Farms


Comparte este post sobre The Vegetable Co. en redes sociales