Saltar al contenido

Mi embarazo vegano

Última edición: 28 febrero, 2021 | Publicación: 27 febrero, 2021 |

Cuando mi pareja y yo nos dimos cuenta de que estábamos embarazadas, muchas preocupaciones genuinas siguieron a nuestra alegría y júbilo inicial.

Nos preocupaba criar a un niño con un presupuesto de bajos ingresos, financiar un parto sin seguro médico y cómo prepararnos mejor para un parto natural. Este fue nuestro primer hijo y todos estos problemas eran nuevos para nosotros. Lo que no nos preocupó en absoluto fue la seguridad de mi dieta vegana para nuestro feto en crecimiento. Hace años nos habíamos dado cuenta de que el consumo de carne y leche de animales no favorecía la salud (la de los humanos, los animales o la tierra). La confianza en el conocimiento que habíamos adquirido sobre este tema lo había transformado en un virtual no problema. Tanto es así que el tema de un embarazo vegano apenas se presentó durante los nueve meses que duró la celebración que fue la gestación de mi hijo.

Foto by Daniel Reche

Debo decir que realmente disfruté estando embarazada. Al principio experimenté algunas náuseas leves junto con una sensación indescriptible de estar reconfigurada por dentro, pero estas sensaciones pasaron después de los primeros meses. Una vez en pleno apogeo del embarazo, mi compostura general fue de consuelo y felicidad. Realmente pude disfrutar y maravillarme de cada cambio en mi cuerpo. Mi vientre se expandió gradualmente y mi peso aumentó de manera constante (alrededor de cinco libras al mes durante los últimos seis meses). Todos decían que era «todo un bebé», ya que parecía que casi todo el peso extra se limitaba a mi creciente barriga. Me sentí viva de una manera que nunca antes había sentido: verdaderamente hermosa y vibrante.

Foto by Janko Ferlic

Cuando nuestra partera Karen planteó por primera vez el tema de la nutrición durante mi primera cita prenatal, describí mi dieta de comidas preparadas en su mayoría en casa hechas con una variedad de productos orgánicos, granos y legumbres. Ella estuvo de acuerdo en que estaba comiendo de manera muy saludable, pero me pidió que le llevara un diario de alimentos de tres días de todos modos. En mi siguiente examen, Karen verificó la idoneidad de mi vitamina prenatal (una marca vegana hecha de alimentos integrales) y también revisó el diario. Ella sugirió que intentara comer más alimentos crudos todos los días, como ensaladas y frutas frescas. Gran parte del contenido de vitaminas, minerales y enzimas de los alimentos se destruye en el proceso de cocción, y que incluyera más vegetales amarillos en mi dieta, como calabaza y zanahorias. También sugirió que mis refrigerios entre comidas deberían ser alimentos con proteínas como nueces y semillas o barras energéticas de proteínas, ya que la ingesta de proteínas es importante tanto para el bebé como para la madre durante la gestación. Estos sencillos cambios fueron fáciles de incorporar a mi rutina diaria.

Foto by Soul.photobr

A medida que avanzaba mi embarazo, preparé mi cuerpo y mi mente para el próximo parto. Leí todos los libros que pude encontrar sobre el parto natural, traté de salir y caminar todos los días y practiqué yoga prenatal varias veces a la semana. Mi pareja me frotaba la barriga a diario con aceite de lavanda. Tomamos una clase de hipnoparto que me enseñó a relajar todo el cuerpo y permitir que las oleadas de contracciones se desplazaran a través de mí sin tensarme. A medida que se acercaba la fecha de parto, me mantuve activa y cómoda. Hubo días en los que quería descansar más que otros, y cumplí esta necesidad al disminuir mi actividad. Sin embargo, en su mayor parte, no tenía ninguna queja, y a los nueve meses no tenía ninguno de los síntomas negativos habituales del embarazo: estrías, edemas, venas varicosas, etc.

Foto by Dhemer Gonçalves

Durante el trabajo de parto, instintivamente me retiré de mí misma, permitiendo que mi cuerpo trabajara sin obstáculos. Cuando comenzaron las oleadas, pronto aprendí a relajarme con ellas. Usé las técnicas de respiración y relajación que había practicado para liberar toda la tensión de mi cuerpo. No sentí dolor, solo presión con las oleadas y pude mantener mi energía. Aunque mi partera trató de hacerme comer, no pude retener nada y casi no comí nada durante las veintitrés horas del trabajo de parto. Mirando hacia atrás, veo esto como algo natural. Mi cuerpo necesitaba poner su energía en el proceso del parto y no en la digestión. Agua y jugo era todo lo que necesitaba para mantenerme hidratada y fuerte.

Foto by Lucas Mendes

Mi hijo Rainer nació en las cálidas aguas de una piscina de partos en el ambiente cómodo y seguro de nuestro dormitorio. Su aparición en este mundo fue hermosa, sana y tranquila. Cuando lo sostuve en mis brazos por primera vez, me sorprendió su vigor y alerta. Comenzó a respirar por sus propios esfuerzos minutos después de su nacimiento, todo el tiempo mirando a su alrededor con grandes ojos azules bien abiertos. Pronto estuvo en mi pecho amamantando sanamente. Tan pacífico fue este parto que pasaron casi dos horas antes de que escuchamos su primer llanto. Esos primeros momentos preciosos e íntimos juntos son recuerdos muy apreciados para mí. Después de veintitrés horas de parto todavía tenía una increíble cantidad de energía para saludar a mi hijo y cuidarlo durante las primeras horas en este mundo.

Foto by Cleyton Ewerton

Un embarazo vegano para mí fue fácil. Sin embargo, no puedo atribuirme todo el mérito a este hecho. Tuve la suerte de contar con un apoyo increíble en mi compañero de vida, que comparte mi filosofía y estilo de vida veganos, y en las extraordinarias mujeres que fueron mis parteras. El embarazo y el parto son procesos de transformación normales, aunque profundos. El cuerpo de una mujer que es fuerte y saludable (y sin obstáculos por el miedo y la tensión) es capaz de manejar estos procesos maravillosamente. Una dieta saludable, libre de productos animales y otras toxinas, sin duda jugó un papel importante en la capacidad de mi cuerpo para desempeñarse con elegancia durante el embarazo y el parto.

Foto by Jonathan Borba

Mis sentimientos de gratitud por una experiencia de parto tan positiva se agravaron el día después del nacimiento mientras sostenía a mi recién nacido y contaba la experiencia en mi mente. Mi hijo y yo nos sentamos a descansar juntos de nuestro trabajo el día anterior cuando llegó mi partera para nuestro examen posparto. Tal sentimiento de orgullo de madre resonó en mi corazón cuando la escuché entrar en la habitación y preguntar: «¿Dónde está mi bebé vegano saludable?»

April Lee Coburn
Madre de Rainer

April es una madre a tiempo completo que aprende cada día nuevas lecciones sobre sí misma y de la vida de su hijo Rainer de dieciséis meses. Vive con su compañero de vida Ed en el sur de Pensilvania. Juntos, trabajan para descubrir formas de vivir una vida vibrante, apacible y pacífica en este planeta madre que llamamos Tierra.

Editorial Cultura Vegana
www.culturavegana.com

NOTAS BIBLIOGRÁFICAS

1- healthline.com, «Is It Safe to Follow a Vegan Diet While Pregnant?», Alina Petre, 6 de abril de 2020, artículo revisado por el Dr. Miho Hatanaka

2- nhs.uk, «Vegetarian and vegan mums-to-be», NHS, Artículo revisado el 8 de agosto de 2018, próxima revisión: antes del 8 de agosto de 2021

3- ncbi.nlm.nih.gov, «The Effects of Vegetarian and Vegan Diet during Pregnancy on the Health of Mothers and Offspring», Giorgia Sebastiani, Ana Herranz Barbero, Cristina Borrás-Novell, Miguel Alsina Casanova, Victoria Aldecoa-Bilbao, Vicente Andreu-Fernández, Mireia Pascual Tutusaus, Silvia Ferrero Martínez, María Dolores Gómez Roig y Oscar García-Algar, NCBI, 6 de marzo de 2019

4- vegan.com, «Vegan Pregnancy: Nutrition Advice & Key Supplements», Dr. Reed Mangels, Vegan.com, consultado el 27 de febrero de 2020

5- womenshealthmag.com, «I’m Pregnant And Vegan. And No, That’s Not Bad For My Baby», Danielle Prado, Womens Health Magazine, 15 de julio de 2020

6- peta.org, «What to Expect When You’re Vegan and Expecting», Katherine Sullivan, PETA, Publicación del 17 de octubre de 2018. Última actualización del 19 de febrero de 2021.

7- pcrm.org, «A plant-based diet is a healthful choice at every stage of life, including pregnancy and breastfeeding», 2021 Physicians Committee for Responsible Medicine

8- culturavegana.com, «Embarazo, bebés y niños veganos», Editorial Cultura Vegana, Última edición: 27 enero, 2021 | Publicación: 23 agosto, 2020


Comparte este post sobre Embarazo saludable y vegano en redes sociales

Valora este contenido...

(Votos: 1 Promedio: 2)

...y compártelo