Saltar al contenido

El creciente alcance de la cultura animal

Última edición: 1 junio, 2021 | Publicación: 28 mayo, 2021 |

Antes de mediados del siglo XX, se asumía generalmente que la cultura, el comportamiento aprendido de otros, era específico de los humanos.

Sin embargo, comenzando con la identificación en unas pocas especies, la evidencia de que los animales pueden aprender y transmitir comportamientos se ha acumulado a un ritmo cada vez mayor. Hoy en día, no hay duda de que la cultura está muy extendida entre las especies animales, tanto vertebrados como invertebrados, marinos y terrestres.

Andrew Whiten revisa la evidencia de la cultura animal y elabora la amplia gama de formas que adopta dicha cultura. Reconocer que otras especies tienen una cultura compleja y variada tiene implicaciones para la conservación y el bienestar y para comprender la evolución de este componente esencial de las sociedades animales, incluida la nuestra.

Antecedentes

La cultura, la herencia de una variedad de tradiciones de comportamiento a través del aprendizaje social de otros, alguna vez se pensó que era específica de los humanos.

Evidencia reciente y acumulada ha demostrado que, por el contrario, la cultura impregna la vida de una gran diversidad de animales, con implicaciones de gran alcance para la biología evolutiva, la antropología y la conservación. Las primeras pruebas de la cultura animal surgieron a mediados del siglo XX con el descubrimiento de los dialectos regionales del canto de los pájaros y la difusión del lavado de patatas aprovisionadas en los monos japoneses.

Estimulados por estos descubrimientos, los estudios a largo plazo de chimpancés y orangutanes salvajes a finales de siglo XX revelaron culturas complejas compuestas por múltiples tradiciones que abarcan diversos aspectos de la vida de los simios, desde el uso de herramientas hasta el comportamiento social y sexual.

En parte a través de la acumulación de más estudios de campo a largo plazo, el actual siglo XXI ha sido testigo de una explosión en los descubrimientos sobre el aprendizaje social y la cultura, no solo en los primates sino también en una gama de especies animales en rápido crecimiento, desde los cetáceos hasta una diversidad de especies aves, peces e incluso invertebrados.

Avances

Los nuevos diseños experimentales han demostrado rigurosamente la transmisión cultural y la difusión de las innovaciones conductuales introducidas por los investigadores, tanto en la naturaleza como en los laboratorios.

Los nuevos métodos estadísticos han detectado las firmas de las innovaciones conductuales a medida que se difunden a través de las redes sociales, identificando culturas en especies como por ejemplo las ballenas, para las que los experimentos no son prácticos. A través de estos y otros avances metodológicos, ahora se sabe que el alcance del aprendizaje cultural abarca una gama inesperada de especies, con nuevos descubrimientos sorprendentes que se extienden incluso a los insectos, desde las abejas hasta las moscas de la fruta.

De manera similar, se ha descubierto que el alcance de la cultura abarca la diversidad en los dominios del comportamiento, incluidas las técnicas de alimentación, el uso de herramientas, la comunicación vocal, las costumbres sociales y las preferencias por presas particulares, rutas migratorias, sitios de anidación y parejas.

Se reconoce cada vez más que la revelación de que la herencia cultural impregna la vida de muchas especies tiene profundas implicaciones para la biología evolutiva en general, porque proporciona una segunda forma de herencia que se basa en el sistema primario de herencia genética, lo que facilita la evolución cultural. Los dos sistemas de herencia pueden generar ricos efectos interactivos, como lo han hecho en los humanos.

Una plétora de experimentos innovadores ha identificado además una variedad de procesos cognitivos involucrados en el aprendizaje de otros, que van desde formas simples y ubicuas hasta formas especializadas como la imitación y la enseñanza. Se ha demostrado que estas formas de aprendizaje social se refinan aún más a través de una variedad de sesgos selectivos, como conformarse a las mayorías o copiar a los ancianos particularmente capacitados.

Panorama

Los organismos de las Naciones Unidas que operan bajo la égida de convenciones internacionales han reconocido recientemente la importancia de todo lo que se ha descubierto sobre la cultura animal, para las políticas y prácticas de conservación.

Entre los cachalotes y los chimpancés, se ha reconocido que las entidades culturales específicas, a diferencia de las unidades genéticamente definidas, merecen la conservación por derecho propio.

Este hallazgo, a su vez, insta a un mayor enfoque en la comprensión de los fenómenos culturales en la naturaleza. La tarea de identificar rigurosamente el aprendizaje social se ha basado en gran medida en experimentos controlados en cautiverio, pero los experimentos de campo se llevan a cabo cada vez más. Estos y otros métodos innovadores para identificar y rastrear culturas animales en la naturaleza merecen ser desarrollados y aplicados más a las poblaciones silvestres.

La riqueza de los avances metodológicos y los descubrimientos empíricos sobre las culturas animales en el actual siglo XXI proporciona una base interesante desde la que explorar cuestiones más profundas. ¿Las culturas animales evolucionan, acumulativamente, como lo han hecho las culturas humanas de manera impresionante durante los últimos milenios? ¿Cuán profundamente el alcance de la cultura en la vida de los animales modifica nuestra comprensión de la ecología del comportamiento y los fundamentos de la evolución en general? ¿Qué tan cercanas se percibe ahora que están las culturas humana y animal, y dónde quedan las principales diferencias?

En resumen

La cultura se puede definir como todo lo que se aprende de los demás y se transmite repetidamente de esta manera, formando tradiciones que pueden ser heredadas por generaciones sucesivas.

Esta forma cultural de herencia alguna vez se pensó que era específica de los humanos, pero la investigación de los últimos 70 años ha revelado que está muy extendida en la naturaleza, impregnando la vida de una diversidad de animales, incluidas todas las clases principales de vertebrados. Estudios recientes sugieren que el alcance de la cultura puede extenderse también a los invertebrados, en particular a los insectos.

En este siglo XXI, se ha descubierto que el alcance de la cultura animal se extiende a muchos dominios conductuales diferentes y se basa en un conjunto de procesos de aprendizaje social facilitados por una variedad de sesgos selectivos que mejoran la eficiencia y adaptabilidad del aprendizaje. Se están explorando cada vez más implicaciones de gran alcance para disciplinas que van desde la biología evolutiva hasta la antropología y las políticas de conservación.

La cultura en otros animales

Cuando se investiga a otros terrícolas, la exploración cultural resulta entre escasa y lejana. Se han hecho importantes investigaciones con ratas negras, ratas noruegas, lebistes y hormigas.

«Existe una creciente evidencia de la cultura animal, la mayor parte oculta en notas de campo e informes técnicos, que merece ser más conocida. Cultura simplemente significa que el conocimiento y los hábitos se adquieren de otros, a menudo, pero no siempre de la generación anterior, lo que explica por qué dos grupos de la misma especie pueden comportarse de manera diferente

Frans de Waal

Dentro de los estudios culturales de las ratas, la investigación más amplia que se ha tratado es la que realizó Joseph Terkel en 1991 sobre las ratas negras, quien las había estado observando originalmente en el estado salvaje de Israel. Terkel llevó a cabo un profundo estudio con el objetivo de determinar si el despojo sistemático de las escamas de la piña antes de comer era una conducta adquirida socialmente por el hecho de que es un comportamiento que no se había observado antes en ningún otro lugar. La experimentación y observación de estas ratas fue uno de los primeros proyectos que integraron las observaciones de campo con experimentos de laboratorio para analizar el aprendizaje social en cuestión.

«Aristóteles estaba equivocado, al menos en su mayor parte, sobre la capacidad de imitar de los animales no humanos. Fue un gran descuido.»

Lee Dugatkin

De la combinación de estos dos tipos de investigación, Terkel establece que esta conducta alimentaria es el resultado de una combinación entre ecología y transmisión cultural, ya que las ratas no podrían descubrir la manera de comerse las piñas sin que las ratas adultas se lo enseñaran antes. A pesar de que esta investigación es reciente, se utiliza a menudo como un ejemplo excelente para evidenciar la cultura en los no primates y en los seres no cetáceos.

Quién es Andrew Whiten

El británico David Andrew Whiten nace en 1948 y es un reconocido zoólogo y psicólogo, profesor de Psicología Evolutiva y del Desarrollo y profesor emérito de Derecho en la Universidad de St Andrews en Escocia.

Es conocido por su investigación en cognición social, específicamente sobre el aprendizaje social, la tradición y la evolución de la cultura, la inteligencia social maquiavélica, el autismo y la imitación, así como la ecología conductual de la socialidad. En 1996, Andrew Whiten y sus colegas inventaron una fruta artificial que permitió estudiar el aprendizaje en simios y humanos.

Sus intereses de investigación recientes y actuales se centran en el aprendizaje social, las tradiciones y la cultura. Para dilucidar la evolución de estos fenómenos, estudia y compara primates humanos y no humanos, especialmente nuestros parientes vivos más cercanos, los chimpancés.

Los estudios incluyen tanto encuestas de comportamiento a gran escala en la naturaleza como experimentos de comportamiento con niños y primates no humanos. Estos últimos estudios incluyen los primeros que rastrean la difusión de técnicas conductuales introducidas experimentalmente en grupos existentes.

Actualmente se estudia el desarrollo de las capacidades de aprendizaje social en niños y primates no humanos juveniles.

Editorial Cultura Vegana
www.culturavegana.com

FUENTES BIBLIOGRÁFICAS

1- science.sciencemag.org, «The burgeoning reach of animal culture», Andrew Whiten, Science Magazine, 2 de abril de 2021

2- bbc.com, «La cultura es tan común entre los animales que incluso los insectos y los peces la tienen», Alejandro Millán Valencia, BBC News, 25 de mayo de 2021

3- zmescience.com, «Human interference is destroying chimpanzee culture, a new paper reports», Alexandru Micu, ZME Sciences, 8 de marzo de 2019

4- es.wikipedia.org, «Cultura Animal», Llach, Wikipedia, 11 de diciembre de 2014, última revisión 12 de marzo de 2021

5- animals.howstuffworks.com, «Animal Facts», How Stuff Works, consultado el 28 de mayo de 2021


Comparte este post sobre cultura animal en redes sociales

Valora este contenido...

(Votos: 0 Promedio: 0)

...y compártelo