Saltar al contenido

La brecha de producción de combustibles fósiles

Publicación: 23 junio, 2022 |

La producción de combustibles fósiles planificada por los gobiernos sigue estando peligrosamente fuera de sincronización con los límites del Acuerdo de París

El planeta entero está empezando a reconocer que una cooperación internacional sin precedentes será necesaria para prevenir la proliferación de combustibles fósiles, acabar con su infraestructura y reservas existentes, y asegurar una transición rápida y pacífica hacia alternativas más limpias y seguras.

Al igual que hace cincuenta años el mundo necesitó un tratado para disipar la amenaza que representaban las armas de destrucción masiva, hoy en día, el mundo necesita un Tratado de No Proliferación de Combustibles Fósiles.

Los gobiernos aún planean producir más del doble de la cantidad de combustibles fósiles en 2030 de lo que sería consistente con limitar el calentamiento global a 1,5 °C, en marcado contraste con las mayores ambiciones climáticas y los compromisos de cero emisiones netas.

El informe, lanzado por primera vez en 2019, mide la brecha entre la producción planificada de carbón, petróleo y gas de los gobiernos y los niveles de producción global consistentes con el cumplimiento de los límites de temperatura del Acuerdo de París. Dos años después, el informe de 2021 encuentra que la brecha de producción prácticamente no ha cambiado.

Durante las próximas dos décadas, los gobiernos están proyectando colectivamente un aumento en la producción mundial de petróleo y gas, y solo una modesta disminución en la producción de carbón. En conjunto, sus planes y proyecciones prevén un aumento de la producción global total de combustibles fósiles hasta al menos 2040, creando una brecha de producción cada vez mayor.

«Los impactos devastadores del cambio climático están aquí para que todos los vean. Todavía hay tiempo para limitar el calentamiento a largo plazo a 1,5 °C, pero esta ventana de oportunidad se está cerrando rápidamente. En la COP26 y más allá, los gobiernos del mundo deben dar un paso al frente, tomando medidas rápidas e inmediatas para cerrar la brecha en la producción de combustibles fósiles y garantizar una transición justa y equitativa. Así es como se ve la ambición climática

Inger Andersen
Directora Ejecutiva del PNUMA

Este informe [PDF] introdujo y cuantificó por primera vez la «brecha de producción» en 2019, y descubrió que los gobiernos del mundo planeaban producir muchos más combustibles fósiles de lo que es compatible con su compromiso del Acuerdo de París para limitar el calentamiento global. Dos años después, con la crisis climática más clara y urgente que nunca, los gobiernos continúan apostando por extraer mucho más carbón, petróleo y gas de lo que es compatible con los límites climáticos acordados.

Production Gap Report 2021

El informe del 2021 presenta la primera actualización integral del análisis de la brecha de producción desde nuestra evaluación de 2019. El informe también rastrea cómo los gobiernos de todo el mundo están apoyando la producción de combustibles fósiles a través de sus políticas, inversiones y otras medidas, así como también cómo algunos están comenzando a discutir y promulgar políticas hacia una transición administrada y equitativa lejos de la producción de combustibles fósiles.

El informe presenta perfiles de países individuales para los 15 principales países productores de combustibles fósiles y un capítulo especial sobre el papel de la transparencia para ayudar a abordar la brecha de producción.

Este informe proporciona perfiles de países para Australia, Brasil, Canadá, China, Alemania, India, Indonesia, México, Noruega, Rusia, Arabia Saudita, Sudáfrica, los Emiratos Árabes Unidos, el Reino Unido y EEUU. Los perfiles resumen las ambiciones climáticas nacionales declaradas de cada país; información disponible sobre opiniones gubernamentales, proyecciones y apoyo a la producción de combustibles fósiles; y políticas y debates emergentes hacia una liquidación gestionada y equitativa de la producción.

Estos países han anunciado objetivos de reducción de emisiones de GEI a través de sus NDC y, en algunos casos, han establecido objetivos de cero emisiones netas. Sin embargo, pocos han evaluado, al menos públicamente, si su producción de combustibles fósiles proyectada es consistente con los objetivos del Acuerdo de París. Este enfoque solo en las emisiones ignora sus roles y responsabilidades en la producción de la fuente predominante de estas emisiones.

Editorial Cultura Vegana
www.culturavegana.com

FUENTES BIBLIOGRÁFICAS

1- culturavegana.com, «El Tratado Basado en Plantas», Editorial Cultura Vegana, Última edición: 19 febrero, 2022 | Publicación: 15 febrero, 2022


Comparte este post sobre combustibles fósiles en redes sociales

Valora este contenido...

(Votos: 0 Promedio: 0)

...y compártelo