Saltar al contenido

La dieta de Lord Byron

Publicación: 3 septiembre, 2022 |

En Memoriales de Byron es frecuente la referencia a su aversión por toda “carne de carnicero”. Durante la mayor parte de su vida, parece haber observado, de hecho, una abstinencia extrema en cuanto a comer.

Lord Byron no mostraba la misma repugnancia por comer pescado que por comer carne. Ya se ha señalado que esta abstinencia de carnes se basaba en razones físicas o mentales, más que morales. Desgraciadamente, tampoco era tan abstinente en beber como en comer; a cuyo hecho, en gran medida, debe atribuirse el fracaso de su alimentación más pura para efectuar todo el bien que, de otro modo, habría producido.

«Como ninguno de nosotros habíamos sido informados de sus peculiaridades con respecto a la comida, la vergüenza de nuestro anfitrión [Samuel Rogers] no fue poca, al descubrir que no había nada sobre la mesa que su noble invitado pudiera comer o beber. Lord Byron no tocaría ni la carne, ni el pescado, ni el vino; y de galletas y agua de soda, que él pidió, no había habido, por desgracia, ninguna provisión. Sin embargo, declaró estar igualmente complacido con las papas y el vinagre; y de estos escasos materiales se las arregló para hacer una comida bastante sustanciosa. …»

«Frecuentemente, durante los primeros meses de nuestra relación, cenábamos juntos solos… Aunque a veces bebía clarete con bastante libertad, todavía se adhirió a su sistema de abstinencia en la comida. Parecía, de hecho, haber concebido la noción de que la comida animal tiene una influencia peculiar en el carácter [1]; y recuerdo un día, mientras estaba sentado frente a él, ocupado, supongo, con bastante seriedad en un filete de ternera, después de observarme durante unos segundos, dijo con un grave tono de interrogación: Moore, ¿no crees que comer bistec te hace violento?»

Life, Letters, and Journals de Lord Byron
Por Tomás Moore. Nueva edición. Murray, 1860.

Las observaciones del autor de un libro titulado Philozoa, publicado en 1839, y notado con la aprobación de Schopenhauer, son suficientemente dignas de nota y pueden concluir adecuadamente este trabajo:

«Muchos hombres muy inteligentes, en diferentes momentos de sus vidas, se han abstenido por completo de la carne; y esto, también, con una ventaja muy considerable para su salud. El Sr. Lawrence, cuya eminencia como cirujano es bien conocida, vivió durante muchos años con una dieta vegetal. Byron, el poeta, hizo lo mismo, al igual que P. B. Shelley y muchos otros distinguidos literatos a quienes podría nombrar. El Dr. Lambe y el Sr. F. Newton han publicado obras muy capaces en defensa de una dieta de hierbas, y han condenado el uso de la carne por tender a socavar la constitución por una especie de envenenamiento lento. Sir R. Phillips ha publicado dieciséis razones para abstenerse de la carne de los animales, y existe una gran sociedad en Inglaterra de personas que no comen nada que haya tenido vida.»

«Las investigaciones más atentas que he podido hacer sobre la salud de todas estas personas, me inducen a creer que el alimento vegetal es la dieta natural del hombre. Lo intenté una vez con una ventaja muy considerable. Mi fuerza se volvió mayor, mi intelecto más claro, mi poder de esfuerzo continuo se prolongó y mi ánimo mucho más alto que cuando vivía con una dieta mixta. Me inclino a pensar que las «inconveniencias» que algunas personas afirman experimentar con los alimentos vegetales son sólo temporales. Unos cuantos intentos repetidos pronto lo harían no sólo seguro sino agradable, y el resultado del experimento sería una repugnancia por el sabor de la carne, bajo cualquier disfraz. Los carmelitas y otras órdenes religiosas, que subsisten sólo de los productos del mundo vegetal, viven más años que los que se alimentan de carne; y, en general, las personas frugívoras son más suaves en su disposición que otras personas. Se ha demostrado que la misma cantidad de suelo es capaz de sustentar una mayor población [2] y más fuerte con una dieta vegetal que con una dieta de carne; y la experiencia ha demostrado que los jugos del cuerpo son más puros, y las vísceras mucho más libres de enfermedad, en aquellos que viven de esta manera sencilla.»

«Todos estos hechos, tomados colectivamente, apuntan a un período en la historia de la civilización cuando los hombres dejarán de matar a sus congéneres mortales para comer, y tenderán a realizar las ficciones de la Antigüedad y de los oráculos sibilinos con respecto a una ‘Edad de Oro’». [3]

Howard Williams
The ethics of diet, 1883

NOTAS BIBLIOGRÁFICAS

1— Este sentimiento aparece ocasionalmente en sus poemas, como, por ejemplo, al describir un «banquete» y sus invitados carnívoros, se pregunta cómo «Tales cuerpos podrían tener almas, o almas tales cuerpos».

2— Nótense sobre este punto las palabras del difunto W. R. Greg, en el sentido de que “la cantidad de vida humana sostenida en un área determinada puede aumentar casi indefinidamente mediante la sustitución de alimentos vegetales por animales”; y su declaración adicional: «Una superficie determinada de trigo alimentará al menos a diez veces más hombres que la misma superficie empleada en el cultivo de ‘cordero’. Por lo general, se calcula que el consumo de trigo por un adulto es de aproximadamente una cuarta parte por año, y sabemos que la buena tierra produce cuatro cuartas partes. Pero supongamos que un hombre que vive de cereales necesitaría dos trimestres al año; todavía un acre soportaría a dos hombres. Pero, un hombre que vive de carne [carne] necesitaría 3 libras. por día, y se considera un cálculo liberal si un acre gastado en el pastoreo de ovejas y ganado producirá más de 50 libras de ‘carne de res’ y ‘cordero’. En promedio: el mejor agricultor en Norfolk tiene un promedio de 90 libras, pero la gran mayoría de las granjas en Gran Bretaña solo alcanzan las 20 libras. Según estos datos, se necesitarían 22 acres de pastizales para mantener a una persona adulta que vive de carne [flesh]. Es obvio que en vista de la adopción de una dieta vegetal se encuentra la indicación de un gran aumento en la población sostenible en un área determinada.” —Social and Political ProblemsTrübner.

3— “De la Crueldad relacionada con las Artes Culinarias” en Philozoa; o Moral Reflections on the Actual Condition of the Animal Kingdom, and on the Means of Improving the Same; con numerosas anécdotas y notas ilustrativas, dirigidas a Lewis Gompertz, Esq., presidente de la Animal’s Friend Society: por T. Forster, M.B., FRAS, FLS, &c. Bruselas, 1839. Bien insiste el escritor en que, por remota que sea una Reforma universal, toda persona individual, pretendiendo cualquier cultura o refinamiento mental, está moralmente obligada a abstenerse de sancionar, por sus hábitos dietéticos, las repugnantes atrocidades relacionadas con las artes culinarias, de las cuales el Sr. Young, en su Book on Cruelty, ha dado un largo catálogo.


Editorial Cultura Vegana
www.culturavegana.com

FUENTES BIBLIOGRÁFICAS

1— culturavegana.com, «La ética de la dieta», Howard Williams, Editorial Cultura Vegana, Publicación: 7 julio, 2022. En la actualidad, en todas las partes del mundo civilizado, las antaño ortodoxas prácticas del canibalismo y los sacrificios humanos son contempladas universalmente con perplejidad y con horror.

2— culturavegana.com, «La dieta de Hesíodo», Howard Williams
The ethics of diet, 1883. Publicación: 31 agosto, 2022. Hesíodo es el poeta por excelencia de la paz y de la agricultura, como Homero lo es de la guerra y de las virtudes “heroicas”.


Comparte este post sobre la dieta de Lord Byron en redes sociales

Valora este contenido...

(Votos: 0 Promedio: 0)

...y compártelo