Saltar al contenido

Por huevos !

Publicación: 7 junio, 2020

Las granjas de huevos crían aves continuamente para tener un suministro fresco de gallinas ponedoras.

Si los pollos en la planta de incubación resultan ser machos, se consideran subproductos inútiles porque los machos no ponen huevos. Estos polluelos son arrojados vivos a la basura, chillando por sus madres perdidas, o arrojados vivos a enormes máquinas de triturado y renderizado donde son molidos y utilizados como alimento para otros animales. A las gallinas se les corta parte de sus picos mientras están completamente conscientes para evitar que se picoteen entre sí o picoteen los huevos en entornos superpoblados.

Autores como Michael Pollan, Eric Schlosser, Derrick Jensen, Lierre Keith y Mark Bittman hacen afirmaciones escandalosas del tipo: la cría al aire libre, en libertad, orgánica, libre de jaulas, libre de antibióticos, libre de hormonas, alimentada con pasto, es una fuente de productos animales locales y es saludable. Pero no te dejes engañar por estos hipócritas liberales bien hablados que son adictos a la carne, los lácteos y los huevos y no tienen la mente clara. Ya sea que los animales residan en praderas espaciosas que coman pasto libre de pesticidas o en almacenes superpoblados que tragan maíz y soja genéticamente modificados, tu riesgo de osteoporosis, enfermedades cardíacas, enfermedades renales, diabetes, cáncer y otras enfermedades sigue siendo el mismo. ¡No hay tal cosa como carne, lácteos y huevos saludables, así como tampoco hay cigarrillos, cigarros y tabaco de mascar saludables!

… Si no te entra por los ojos, por qué te entra por la boca?

Pero más importante aún, es un hecho que las industrias de carne, lácteos y huevos existen para ganar dinero, todos los animales criados en granjas ecológicas, en libertad, orgánicas, sin jaulas, sin antibióticos, sin hormonas, alimentados con pasto de la zona —incluidos los pollos: su precio no es mejor que la de los cautivos en las grandes instalaciones de granjas industriales. Esto se debe a que cuando llega el momento de vender sus partes desmembradas para el consumo, TODOS los animales, incluidos los asesinados a través de cortes de garganta al estilo religioso kosher o halal, se trocean en pedazos en un matadero. Este hecho parece olvidado por las personas que solo condenan las granjas industriales y sólo consumen productos de otros entornos. “Comprar localmente” y Km0 parece ser el último truco que coloca un halo de santidad alrededor de las personas que apoyan la esclavitud y el asesinato de animales, que es similar al discurso del marketing que afirma que los cazadores son santos porque donan carne de ciervo a los bancos de alimentos.

Cuando se tienen en cuenta el precio y el volumen, es mucho más efectivo alimentar a personas hambrientas con arroz, frijoles, verduras y tofu. Gracias a Dios, la organización más grande del mundo que alimenta a los hambrientos, Food for Life Global, comprende esto y solo reparte comida vegana. Estoy de acuerdo con la filosofía local de compra cuando las frutas, verduras y otros productos de origen vegetal están en juego. Pero comprar los cadáveres cortados de animales asesinados localmente, o las cosas repugnantes que exudan de sus cuerpos, leche y huevos, es tan malo como soportarlo desde lejos. Además, ¿por qué la forma de vida local de compra solo se aplica a los alimentos? He notado que a estas personas no les importa gastar dinero en computadoras, teléfonos móviles, televisores, muebles, ropa, automóviles y otros artículos materiales de compañías ubicadas en otros estados o países.

¿Sabías que los animales en las industrias de carne, lácteos y huevos no reciben protección legal alguna? Después de todo, ¿cómo podrían coexistir la esclavitud y los mataderos con la libertad y la protección de los derechos animales? Aquí hay un extracto de la sección dos de la Ley de Bienestar Animal (AWA), la ley federal que supervisa el uso de animales en Estados Unidos: “Cuando se usa en esta ley, el término “animal”… excluye a los animales de granja, como, pero no limitado a, ganado y aves de corral utilizados o destinados a ser utilizados como alimento … ” Eso es bastante sorprendente, ¿no? Los animales esclavizados o comidos ni siquiera son reconocidos como animales bajo la ley. ¿Te recuerda esto a otra legislación que ignoraba a las víctimas y existía para proteger a los victimarios del enjuiciamiento? Cuando se promulgó la Constitución, solo los hombres blancos de ascendencia europea, propietarios de tierras y esclavos, estaban protegidos, los negros, nativos, mujeres y muchos otros fueron excluidos convenientemente.

La Ley de Bienestar Animal, los asesinatos al estilo kosher y halal, y los términos de mercadeo local, cría en libertad, granja ecológica y orgánica, libre de jaulas, libre de antibióticos, libre de hormonas, alimentado con pasto, compra local, … se utilizan para manipular a las personas convencidas que la producción de carne, lácteos y huevos se puede hacer de forma feliz y humanamente. La desafortunadamente conocida Temple Grandin, diseñadora de mataderos perfectos, también se ha consagrado como ejemplo de mujer de éxito y defensora del bienestar animal por procurar una muerte “humana” a las víctimas del holocausto animal. Pero no existe la matanza feliz y humana, así como tampoco la violación humana y feliz, la esclavitud humana y feliz o el abuso sexual infantil feliz y humano. Desde el punto de vista de los animales, cualquiera que comercialice sus cuerpos es igualmente un depravado.

La mayoría de la gente no sabe que Himmler, el Comandante de la Gestapo que creó el sistema de cámara de gas del Holocausto judío, casi se desmayó cuando vio a 100 judíos asesinados a tiros en su honor. La Biblioteca Virtual Judía declara: “Después de esta experiencia, ordenó como medio de ejecución más humano el uso de gas venenoso en cámaras especialmente construidas y disfrazadas de duchas“. Si Himmler o Hitler todavía estuvieran vivos, estoy seguro de que les encantaría comer con los idiotas “humanos” que consumen carne, lácteos y huevos y que perpetúan sus locas creencias. Y si por alguna razón mis palabras mencionadas no son prueba suficiente de las afirmaciones de terrorismo que estoy presentando contra los establecimientos de carne, lácteos y huevos, y las personas que consumen estos productos, tal vez los miles de millones de cuerpos de animales muertos y desmembrados consumidos anualmente puedan servir como prueba.

Editorial Cultura Vegana
www.culturavegana.com

NOTAS BIBLIOGRÁFICAS

1- Este artículo es una versión traducida del original: “Chickens, Eggs, and the Free-Range Scam” de Gary Yourofsky

2- LaVanguardia.com, “Francia prohibirá la venta de huevos criados por gallinas en jaulas“, EFE, París 18/02/2018