Saltar al contenido

La dieta de Hesíodo

Publicación: 31 agosto, 2022 |

Hesíodo es el poeta por excelencia de la paz y de la agricultura, como Homero lo es de la guerra y de las virtudes “heroicas”.

Hesíodo nació alrededor del siglo VIII aC en Ascra, —un pueblo de Beocia, parte de la Hélade que, a pesar de su proverbial fama por la carne de vacuno—, donde el comer y la estupidez, dieron luz a otras tres personas eminentes: Píndaro, el poeta lírico, Epameinondas, el gran genio militar y estadista, y Plutarco, el moralista más amable de la antigüedad.

Lo poco que se sabe de la vida de Hesíodo se deriva de sus Works and Days. De este célebre poema aprendemos que su padre era un emigrante de Eolia, la parte griega de la esquina noroeste del Asia Menor; que su hermano mayor, Perses, en connivencia con los jueces, lo había privado de su justa herencia; que después de esto se estableció en Orchomenos, un pueblo vecino, en las edades prehistóricas una ciudad poderosa y renombrada. Esto es todo lo que ciertamente se sabe del autor de los Works and Days, Trabajos y Días, y The Theogony, La Teogonía. De la autenticidad del primero ha habido poca o ninguna duda; la de este último, al menos en parte, ha sido cuestionada. Además de estas dos obras principales, existe una pieza titulada El escudo de Heracles, en imitación del escudo homérico (Ilíada XVIII). El Catalogues of Women, un poema que conmemora a las heroínas amadas por los dioses, y que fueron así las antepasadas de la larga línea de héroes, los supuestos fundadores de las familias gobernantes en Hellas, —se ha perdido.

El encanto de Works and Days, el primer poema didáctico existente, es su aparente seriedad de propósito y simplicidad de estilo. Las frecuentes referencias y reproches del autor a las injusticias legales —su percepción de las cuales se había avivado por las inicuas decisiones de los jueces ya mencionadas— son tan ingenuas como patéticas.

En The Theogony, el tema, como implica el título, es la historia de la generación y las dinastías sucesivas de las divinidades olímpicas, los objetos de culto griego. De hecho, puede llamarse la Biblia helénica y, con las epopeyas homéricas, formó la principal teología de los antiguos griegos y de los posteriores romanos o latinos. El “Proœmium”, o versos introductorios, en los que se representa a las Musas apareciéndose a su devoto al pie del sagrado Helicón, y consagrándolo a la obra de revelar los misterios divinos mediante el regalo de una rama de laurel, y el Los versos siguientes, que describen su regreso a las mansiones celestiales, donde cantan al Padre omnipotente, son muy encantadores. A la larga descripción de la tremenda lucha de los dioses y titanes en guerra, luchando por la posesión del cielo, Milton le debe su famosa descripción de un conflicto similar.

Los Works and Days, en marcado contraste con el espíritu militar de la epopeya homérica, trata en verso simple y sencillo cuestiones éticas, políticas y económicas. La porción ética exhibe mucho sentimiento verdadero y una convicción de los males traídos sobre la tierra por el triunfo de la injusticia y la violencia. Los pasajes bien conocidos en los que el poeta figura la declinación y degeneración gradual de los hombres desde la raza dorada hasta la actual raza férrea, son el original remoto de todas las agradables ficciones poéticas posteriores de las edades doradas y los tiempos de la inocencia.

Según Hesíodo, hay dos agentes eternamente antagónicos trabajando en la Tierra; el espíritu de guerra y lucha, y el espíritu pacífico de la agricultura y la industria mecánica. Y en el apóstrofe en el que reprocha amargamente a sus jueces injustos:

¡Oh tontos! no saben, en su alma egoísta,
Hasta qué punto la mitad es mejor que el todo:
el bien que producen el asfódelo y la malva,
La fiesta de las hierbas, las delicias del campo
.”

Aquí Hesíodo parece tener una profunda convicción de la verdad enseñada por el vegetarianismo: que una vida lujosa es el padre fructífero del egoísmo en sus múltiples formas. [1]

Que Hesíodo consideraba que la dieta que depende principal o totalmente de la agricultura y de las frutas como el mejor y más alto modo de vida es suficientemente evidente en los siguientes versos que describen la vida de la “Edad de Oro”:

Como dioses, vivían con la mente tranquila y sin preocupaciones,
Libres del trabajo y de la angustia de nuestra especie,
Tampoco la edad decrépita deformó su estructura
.
********
Complacido con las fiestas no compradas de la tierra: todos los males eliminados, rico en rebaños, [2] y de los bienaventurados amados,
La muerte, como un sueño, apretaba sus párpados:
Todas las bendiciones comunes de la Naturaleza eran propias.
El dador de vida cultiva su fruto,
Una tienda completa, espontánea y desganada.
Ellos con abundantes bienes, ‘en medio de tierras tranquilas,
Todos dispuestos, compartieron las juntas de sus manos.
Cuando el pecho oscuro de la Tierra hubo cerrado esta carrera,
El gran Zeus, como demonios
, [3] los levantó del suelo;
Espíritus que se ciernen sobre la tierra, comenzaron su carga—
Los ministros del bien, y guardianes de los hombres.
Cubiertos con niebla de aire oscuro se deslizan,
y rodean la tierra, y pasan por todos lados;
Y se fíjan, con fervorosa vigilancia de los ojos,
Donde viven las acciones justas, o surgen caminos torcidos,
Y derrama la riqueza de las estaciones desde lo alto
.” [4]

La segunda raza —la “Edad de Plata”— inferior a la primera y totalmente inocente, era, sin embargo, inocente de derramamiento de sangre en la preparación de su alimento; ni ofrecieron sacrificios, a juicio del poeta, parece, un error condenable. La tercera, la “Edad de Bronce”, estaba reservada para inaugurar la fiesta de la sangre:

“Fuerte con la lanza de ceniza, y feroz y audaz,
Sus pensamientos estaban empeñados solo en la violencia,
El acto de la batalla, y el gemido agonizante.
Ensangrientan sus banquetes, con comida de trigo sin bendecir.”

Según Hesíodo, a quien siguieron los poetas posteriores, los «inmortales que habitan en las mansiones olímpicas» se deleitan siempre con el alimento puro y sin sangre de la Ambrosia, y su bebida es el Néctar, que puede tomarse como una especie de rocío refinado. Representa a las divinas Musas de Helicón, que inspiran su canto, como reprochando a los pastores, sus vecinos, “que apacientan los rebaños”, la posesión de “meros apetitos carnales”.

Ovidio, entre los latinos, es el pintor más encantador de la inocencia de la “Edad de Oro”. Entre nuestros propios poetas, Pope, Thomson y Shelley —el último como profeta del futuro y real más que poeta de una edad pasada y ficticia de la inocencia— han contribuido a embellecer la fábula del Pasado y la esperanza del Futuro.

Howard Williams
The ethics of diet, 1883

NOTAS BIBLIOGRÁFICAS

1— Cf. Horacio (a quien, sin embargo, no citamos como autoridad):

«Que se enciendan las aceitunas, las endibias, las malvas
Sea toda mi tarifa

y Virgilio indica así el encanto de una existencia rural para quien la realiza:

«Cualquiera que sea el fruto, las ramas y el hidromiel
Trae espontáneamente, él recoge para su necesidad

2— La misma contradicción aparente, la coexistencia de “rebaños y manadas” con el predominio de la dieta sin carne, aparece en la teología judía, en Génesis. Es obvio, sin embargo, que en ambos casos los “rebaños y manadas” podrían estar existiendo para fines distintos al sacrificio.

3— Daimones. El daemon en la teología griega era simplemente una divinidad menor, —un ángel.

4— Compare los encantadores versos de Spenser («Faery Queen», Libro II., canto 8): «And is there care in heaven«, etc.

Editorial Cultura Vegana
www.culturavegana.com

FUENTES BIBLIOGRÁFICAS

1— culturavegana.com, «La ética de la dieta», Howard Williams, Editorial Cultura Vegana, Publicación: 7 julio, 2022. En la actualidad, en todas las partes del mundo civilizado, las antaño ortodoxas prácticas del canibalismo y los sacrificios humanos son contempladas universalmente con perplejidad y con horror.


Comparte este post sobre la Ética de la Dieta en redes sociales

Valora este contenido...

(Votos: 0 Promedio: 0)

...y compártelo