Saltar al contenido

La dieta de Ritson

Última edición: 24 octubre, 2022 | Publicación: 21 octubre, 2022 |

Conocido en el mundo en general como un eminente anticuario y, en particular, como uno de los primeros y más agudos investigadores de las fuentes de la poesía romántica inglesa.

Joseph Ritson [1761–1830]

Para los tiempos futuros su mejor y perdurable fama recaerá sobre su actualmente casi olvidado Ensayo moral sobre Abstinencia: una de las exposiciones éticas de la anticreofagia más hábiles y filosóficas jamás publicadas.

Su lugar de nacimiento fue Stockton en el condado de Durham. De profesión transportista, disfrutó del tiempo libre para actividades literarias con los ingresos de un nombramiento oficial. Durante los veinte años que van de 1782 a 1802 su tiempo y talento se emplearon incesantemente en la publicación de sus diversas obras, anticuarias y críticas. Su primera crítica destacada fueron sus Observations en Warton History of English Poetry, en forma de carta al autor (1782), en las que su afán crítico parece haber superado su amenidad literaria. De otras producciones literarias se pueden enumerar sus Remarks on the Commentators of ShakspereA Select Collection of English Songs, with a Historical Essay on the Origin and Progress of National Songs (1783); Ancient Songs from the Time of King Henry III. to the Revolution (1790), reimpreso en 1829, quizás el más valioso de sus trabajos arqueológicos; La The English Anthology (1793); Ancient English Metrical Romances y Bibliographia Poetica, un catálogo de poetas ingleses de los siglos XII al XVI, inclusive, con reseñas breves de sus obras. Estas son solo algunas de las producciones de su industria y genialidad.

Damos el origen de su adhesión al Credo Humanitario tal como lo registra él mismo en uno de los capítulos de su Ensayo, en el que, además, introduce el nombre de un ardiente y conocido reformador humanitario:

«Señor Richard Phillips, [1] el editor de esta compilación, un hombre vigoroso, sano y bien parecido, ha desistido de la comida animal durante más de veinte años; y el compilador mismo, inducido a una seria reflexión por la lectura de la Fable of the Bees de Mandeville, en el año 1772, siendo el año 19 de su edad, desde entonces, a la revisión de estas hojas [1802], se ha adherido firmemente a un dieta láctea y vegetal; haber probado, al menos, nunca, durante todo el curso de esos treinta años, ninguna carne, ave o pescado, o cualquier cosa, que a ella supiera, preparada en o con esas sustancias o cualquier extracto de ellas, a menos que, en una ocasión, cuando se sintió tentado por la humedad, el frío y el hambre en el sur de Escocia, se aventuró a comer unas papas aderezadas con carne asada, nada menos repugnante para sus sentimientos estaba disponible; o, salvo por ignorancia o imposición, a no ser que sea en comer huevos, lo cual, sin embargo, no priva de la vida a ningún animal, aunque puede impedir que unos vengan al mundo para ser asesinados y devorados por otros” [2].

Ritson comienza su Ensayo con una breve reseña de las opiniones de algunos de los antiguos filósofos griegos e italianos sobre el origen y la constitución del mundo, y con un esbozo de la posición del hombre en la Naturaleza en relación con otros animales. Entre otros, cita el Upon Inequality Amongst Men de Rousseau. Luego demuestra lo antinatural de comer carne por consideraciones derivadas de la fisiología y la anatomía, y de los escritos de varias autoridades; la falacia del prejuicio de que las carnes son necesarias o conducentes a la fuerza del cuerpo, una falacia que se manifiesta tanto en los ejemplos de naciones enteras que viven enteramente, o casi enteramente, de alimentos no carnales, como en los de numerosos individuos cuyos casos se detallan extensamente. Cita a Arbuthnot, Sir Hans Sloane, Cheyne, Adam Smith, Volney, Paley y otros. Luego insiste en la ferocidad o tosquedad mental engendrada directa o indirectamente por la dieta de la sangre:

“Que el uso de alimentos animales predispone al hombre a acciones crueles y feroces es un hecho del que da amplio testimonio la experiencia de las edades. Los escitas, de beber la sangre de su ganado, procedieron a beber la de sus enemigos. Se supone que la disposición feroz y cruel de los árabes salvajes surge principalmente, si no únicamente, de su alimentación con la carne de los camellos; de los alimentos animales, por lo que el uso común de esta dieta, con otras naciones, en opinión de M. Pagès, ha intensificado el tono natural de sus pasiones; y no puede explicar, dice, sobre ningún otro principio, los rasgos duros de los musulmanes y los cristianos en comparación con los rasgos suaves y el aspecto plácido de los Gentoos. ‘Los hombres vulgares y desinformados’, observa Smellie, ‘cuando se les mima con una variedad de comida animal, son mucho más coléricos, feroces y crueles en su temperamento que aquellos que viven principalmente de vegetales’. Este afecto es igualmente perceptible en otros animales

—’Un oficial, en el servicio ruso, tenía un oso al que alimentaba con pan y avena, pero nunca le dio carne. Sin embargo, un cerdo joven que paseaba cerca de su celda, el oso lo agarró y tiró de él; y, una vez que hubo sacado sangre y probado la carne, se volvió ingobernable, atacando a cada persona que se le acercaba, de modo que el dueño se vio obligado a matarlo.’—[Memoirs of P. H. Bruce].

No fue, dice Porfirio, de los que vivían de legumbres de que han salido ladrones, o asesinos, o tiranos, sino de carnívoros [3]. Siendo la presa casi el único objeto de pelea entre los animales carnívoros, mientras que los frugívoros viven juntos en constante paz y armonía, es evidente que si los hombres fueran de este último tipo, encontrarían mucho más fácil subsistir felizmente.”

“Los deportes bárbaros e insensibles (como se les llama) de los ingleses —las carreras de caballos, la caza, el tiro al blanco, las peleas de toros y osos, las peleas de gallos [4], el boxeo profesional y similares— proceden todos de su desmedida adicción a la comida animal. Su temperamento natural es así corrompido, y están en la comisión habitual y puntual de crímenes contra la naturaleza, la justicia y la humanidad, de los cuales una mente sensible y reflexiva, no acostumbrada a tal dieta, se rebelaría, pero en los que profesan tomar deleitar. Los reyes de Inglaterra se han dedicado desde tiempos remotos a la caza; en la cual persiguió uno de ellos, y el hijo de otro perdió la vida. James I., según Scaliger, fue misericordioso, excepto en la caza, donde fue cruel, y se enfureció mucho cuando no pudo atrapar al Ciervo. ‘Dios’, solía decir, ‘está enojado contra mí, de modo que no lo tendré’. Cada vez que atrapaba a su víctima, ponía su brazo entero en su vientre y entrañas. Esta anécdota puede compararse con lo siguiente de uno de sus sucesores: “La cacería del martes pasado (1 de marzo de 1784) comenzó cerca de Salthill y permitió una persecución de más de cincuenta millas. Su Majestad estuvo presente en la muerte del ciervo cerca de Tring, en Herts. Es el primer ciervo que ha sido atropellado en muchos meses; y cuando se abrió, se encontró que las fibras del corazón estaban bastante desgarradas, como se supone, por la fuerza de la carrera.’ [5] Siste, vero, tandem carnifex! La trata de esclavos, esa abominable violación de los derechos de la Naturaleza, muy probablemente se debe a la misma causa, así como a una variedad de actos violentos, tanto nacionales como personales, que suelen atribuirse a otros motivos. En las sesiones del Parlamento de 1802, la mayoría de los miembros votó a favor de la continuación de las corridas de toros, y algunos de ellos tuvieron la confianza de abogar a favor de ellas.”[6]

Ritson refuerza sus observaciones sobre este punto citando a Plutarco, Cowper y Pope (en Guardian, Nº 61, una protesta muy enérgica y elocuente contra las crueldades del “deporte” y la glotonería). [7] En su quinto capítulo rastrea el origen de los sacrificios humanos hasta la práctica de comer carne:

“La superstición es la madre de la Ignorancia y la Barbarie. Los sacerdotes comenzaron por persuadir a la gente de la existencia de ciertos seres invisibles, a quienes pretendían convertir en los creadores del mundo y los dispensadores del bien y del mal; y de cuyos testamentos, en fin, eran los únicos intérpretes. De ahí surgió la necesidad de sacrificios [ostensiblemente] para apaciguar la ira o procurar el favor de dioses imaginarios, pero en realidad era para satisfacer los apetitos glotones y antinaturales de los demonios reales. Los animales domésticos fueron las primeras víctimas. Estos estaban inmediatamente bajo la mirada del sacerdote, y estaba complacido con su sabor. Estaba satisfecho por un tiempo; pero había comido de las mismas cosas tan repetidamente, que su apetito lujurioso requería variedad. Había devorado a las ovejas y ahora estaba deseoso de devorar al pastor. La ira de los dioses, atestiguada por una tempestad de truenos oportuna, no debía ser mitigada sino por un sacrificio de extraordinaria magnitud. El pueblo tiembla y le ofrece a sus enemigos, a sus esclavos, a sus padres, a sus hijos, para obtener un cielo claro en un día de verano, o una luna brillante en la noche. No se sabe cuándo, o en qué ocasión particular, el primer ser humano fue sacrificado, ni es importante investigarlo. Ya se habían ofrecido cabras y bueyes, y la transición del «bruto» al hombre fue fácil. La práctica, sin embargo, es de una antigüedad remota y de alcance universal, y apenas hay un país en el mundo en el que no haya prevalecido, en algún momento u otro”.

Apoya esta probable tesis con referencia a Porfirio, el más erudito de los últimos griegos, que repite los relatos de escritores anteriores sobre este asunto, y con una comparación de los ritos religiosos de varias naciones, pasadas y presentes. Igualmente natural y fácil fue el paso del uso de cuerpos no humanos al de cuerpos humanos:

“Así como los sacrificios humanos fueron un efecto natural de esa crueldad supersticiosa que primero produjo la matanza de otros animales, así es igualmente natural que aquellos acostumbrados a comer el ‘bruto’ no se abstengan mucho tiempo del hombre. Más especialmente porque, cuando se asan o se asan sobre el altar, la apariencia, el sabor y el gusto de ambos serían casi, si no del todo, iguales. Pero, cualquiera que sea la causa que se deduzca, nada puede ser más cierto que el comer carne humana ha sido una práctica en muchas partes del mundo desde un período muy remoto, y lo es, en algunos países, en la actualidad. Que es consecuencia del uso de otros alimentos de origen animal no cabe duda, ya que sería imposible encontrar un caso entre personas que estuvieran acostumbradas únicamente a una dieta vegetal. El progreso de la crueldad es rápido. El hábito lo vuelve familiar y, por lo tanto, se considera natural.

“El hombre que, acostumbrado a vivir de raíces y vegetales, devoraba primero la carne del más pequeño mamífero, cometía una violencia mayor a su propia naturaleza que la que la mujer más hermosa y delicada, acostumbrada a otras carnes animales, sentiría al derramar la sangre de su propia especie para el sustento; poseídos como están de sentimientos exquisitos, un grado considerable de inteligencia, e incluso, según su propio sistema religioso, de un alma viviente. Que este es un principio en la disposición social de la humanidad, es evidente por la frialdad deliberada con la que los marineros, cuando se han agotado sus provisiones ordinarias, se sientan a devorar a aquellos de sus camaradas que el azar o la invención convierten en víctimas del momento; un hecho del que hay demasiados, y esos ejemplos demasiado bien autenticados. Tal crimen, que ninguna necesidad puede justificar, nunca pasaría por la mente de un Gentoo hambriento, ni, de hecho, de cualquiera que no haya estado previamente acostumbrado a otra carne animal. Incluso entre los beduinos, o los árabes errantes del desierto, según la observación del ilustrado Volney, aunque experimentan tan a menudo el hambre extrema, nunca se ha oído hablar de la práctica de devorar carne humana.

En los dos capítulos siguientes, Ritson atribuye una gran proporción de las enfermedades y el sufrimiento humanos, físicos y mentales, a la indulgencia en una vida antinatural. Cita a los Dres. Buchan, Goldsmith, Cheyne, Stubbes (Anatomy of Abuses, 1583) y Sparrman, el conocido alumno de Linné (Voyages).

En su noveno capítulo, ofrece un copioso catálogo de “naciones y de individuos, pasados ​​y contemporáneos, que subsisten enteramente a base de alimentos vegetales”, lo que no es la parte menos interesante de su obra. Se citan algunos de los más eminentes filósofos e historiadores griegos y latinos antiguos, así como varios viajeros modernos, como Volney y Sparrman. Especialmente valiosas son las investigaciones de Sir F. M. Eden (State of the Poor), quien, en una comparación de la dieta de los pobres, en diferentes partes de estas islas, prueba que la carne tiene, o en todo caso tuvo, apenas alguna participación en esto, un hecho que todavía es cierto en los distritos agrícolas, manifiesto no solo por la observación más común, sino también por las investigaciones científicas y oficiales de los últimos años.

De los casos individuales, dos de los más interesantes son los de John Williamson de Moffat, el descubridor del famoso manantial chalybeate, que vivió casi hasta la edad de cien años, habiéndose abstenido de todo alimento de carne durante los últimos cincuenta años de su vida [8] y de John Oswald, el autor de The Cry of Nature. Es en esta parte de su obra que Ritson narra la historia de su propia conversión y experiencias dietéticas, y de su conocido editor, el Sr. Richard Phillips.

Howard Williams
The ethics of diet, 1883

NOTAS BIBLIOGRÁFICAS

1— Después se cita en su debido lugar a Sir Richard Phillips, cuya admirable exposición de sus razones para abandonar el consumo de carne, publicada en el Medical Journal en julio de 1811.

2— Abstinence from Animal Food a Moral Duty, IX. Ritson, en una nota, cita la expresión de sorpresa de un escritor francés, que mientras que los sucesores inmediatos de Cristo ordenan especial y solemnemente la abstinencia “de sangre y de cosas estranguladas”, en una prohibición bien conocida, sin embargo, esta sagrada obligación es diariamente “anulada” por aquellos que se llaman Cristianos.

3— “He conocido”, dice el Dr. Arbuthnot, “más de un caso de pasiones irascibles que han sido muy subyugadas por una dieta vegetal”.—Nota de Ritson.

4— Escrito en 1802. Desde entonces el “pasatiempo” de inquietar toros y osos, en este país se ha vuelto ilegal y extinguido. Las peleas de gallos, aunque ilegales, parecen seguir siendo populares entre las clases «deportivas» de la comunidad.

5— General Advertiser, 4 de marzo de 1784. Desde que Ritson citó esto del periódico de su época, hace 80 años, las mismas escenas de igual y posiblemente mayor barbarie se han registrado en nuestros periódicos, temporada tras temporada, de la cacerías reales y otras, con repugnante monotonía de detalles. Las observaciones de Voltaire sobre este punto son dignas de citarse: “Se ha afirmado que Carlos IX. fue el autor de un libro sobre la caza. Es muy probable que si este príncipe hubiera cultivado menos el arte de torturar y matar a otros animales, y no hubiera adquirido en los bosques la costumbre de ver correr la sangre, hubiera sido más difícil obtener de él la orden de San Bartolomé. La caza es uno de los medios más seguros para embotar en los hombres el sentimiento de piedad por su propia especie; un efecto tanto más fatal cuanto que aquellos que son adictos a él, colocados en un rango más elevado, tienen más necesidad de esta brida.”—Ouvres LXXII., 213. En la notable historia de Flaubert de La Légende de St. Julien, el el héroe “desarrolla gradualmente una propensión al derramamiento de sangre. Mata los ratones en la capilla, las palomas en el jardín, y pronto su avanzada edad le dio la oportunidad de complacer este gusto por la caza. Pasa días enteros en la persecución, preocupándose menos por el ‘deporte’ que por la matanza». Un día le dispara a un Cervatillo, y mientras la madre desesperada, “mirando hacia el cielo, lloraba a gran voz, agonizante y humana”, St. Julien la mata también sin piedad. Luego, el progenitor masculino, un ciervo de aspecto noble, recibe el último disparo; pero, avanzando, no obstante, se acerca al aterrorizado asesino, y “deteniéndose de repente, y con ojos llameantes y tono solemne, como de un justo juez, habló tres veces, mientras una campana tañía a lo lejos: ‘¡Maldito! despiadado de corazón! matarás también a tu padre y a tu madre’, y tambaleándose y cerrando los ojos, expiró”. El hombre ensangrentado en una ocasión es seguido de cerca por todas las víctimas de su crueldad desenfrenada, que se agolpan a su alrededor con miradas y gritos de venganza. Cumple la profecía del Ciervo y asesina a sus padres.—Véase Fortnightly Review, abril de 1878.

6— Apenas es necesario recordar a nuestros lectores que un cuarto de siglo después (1827), cuando Martin tuvo el coraje de presentar el primer proyecto de ley para la prevención de la crueldad con ciertos animales domésticos (una medida muy parcial después de todo), el intento humanitario fue recibido por un grito casi universal de burla y escarnio, tanto dentro como fuera de la Legislatura.

7— Ver Apéndice.

8— Citado de un artículo en Gentleman’s Magazine (agosto de 1787), firmado Etonensīs, quien, entre otros detalles, afirma del héroe de su boceto que fue «uno de los genios más originales que jamás hayan existido… .. Era muy hábil en filosofía natural, y podría decirse que fue un filósofo moral, no solo en teoría, sino en una práctica estricta y uniforme. Era notablemente humano y caritativo; y, aunque pobre, era un enemigo audaz y declarado de toda especie de opresión… Cierto es que consideraba el asesinato (como él lo llamaba) del animal más insignificante, excepto en defensa propia, una infracción muy criminal de sus derechos. las leyes de la naturaleza; insistiendo en que el creador de todas las cosas había constituido al hombre no en tirano, sino en soberano legítimo y limitado de los animales inferiores, quien, según él, respondía a los fines de su ser mejor que su pequeño señor despótico… No lo hizo. Piénsalo

Suficiente
En esta edad tardía, aventureros por haber tocado
Luz sobre los preceptos del Sabio Samian
,’

porque actuó en estricta conformidad con ellos… Su dieta vegetal y láctea le proporcionó, en particular, un alimento muy suficiente; porque cuando lo vi por última vez, todavía era un hombre alto, robusto y bastante corpulento, aunque más de ochenta años. Se informó, al parecer, que creía en la Metempsicosis. “Probablemente lo dijo así”, comenta Ritson, “por gente ignorante que no puede distinguir la justicia o la humanidad de un sistema absurdo e imposible. El compilador del presente libro, al igual que Pitágoras y John Williamson, se abstiene de comer carne, pero no cree en la Metempsicosis, y duda mucho si era la verdadera creencia de cualquiera de esos filósofos.”—Abstinence from Animal Food a Moral Duty, de Joseph Ritson. R. Phillips, Londres, 1802.


Editorial Cultura Vegana
www.culturavegana.com

FUENTES BIBLIOGRÁFICAS

1— culturavegana.com, «La ética de la dieta», Howard Williams, Editorial Cultura Vegana, Publicación: 7 julio, 2022. En la actualidad, en todas las partes del mundo civilizado, las antaño ortodoxas prácticas del canibalismo y los sacrificios humanos son contempladas universalmente con perplejidad y con horror.


Comparte este post sobre la dieta de Ritson en redes sociales

Nuestra puntuación
(Votos: 0 Promedio: 0)

Valora este contenido...

(Votos: 0 Promedio: 0)

...y compártelo